100 por ciento diseño original

jueves, 14 septiembre 2017

Los arquitectos Ramón Valdés, Pablo Valenzuela y Josefina Valdés están detrás de esta oficina que se ha especializado en proyectos de mobiliario y espacios de trabajo, privilegiando la calidad, las piezas únicas y los espacios innovadoras y atemporales. En esta entrevista nos entregan su visión sobre la evolución del diseño y la cultura que existe en Chile en torno a esta disciplina.

Por: Catalina Plaza S. / Fotos: Matías Bonizzoni S.

Si pensamos en cómo se trabajaba en una oficina o cómo se vivían los espacios de una casa hace 20 años, se constata inmediatamente que las costumbres han cambiado y que el diseño se ha hecho cargo de estas transformaciones de manera silenciosa. En esa línea, por ejemplo, hoy es común encontrar largos mesones de trabajo donde cada persona se sienta con su notebook y no necesita ni cajones ni objetos personales o cocinas

integradas absolutamente a los otros espacios de las casas o departamentos. Todo lo anterior, sumado a la valoración que hoy tiene el diseño, realidad que no es ajena a Chile y de la cual conversamos con los socios de la oficina Acero, los arquitectos Ramón Valdés, Pablo Valenzuela y Jose na Valdés, representantes en Chile de marcas tan des- tacadas como Vitra o USM, entre otras. Su vínculo con estas empresas comenzó cuando solo se dedicaban a la arquitectura y tenían como cliente al Banco Security y les tocó hacerse cargo del equipamiento de las oficinas. Tras el contacto directo y fluido con Vitra España, la empresa suiza-alemana se transformó en un importante referente que también llevaron a otros proyectos. Así comenzó la aventura que hoy los tiene vinculados en un cien por ciento al diseño, experiencia que los transforma en voces autorizadas para hablar sobre la evolución que este ha tenido en los últimos años en el país, a la cultura que lo rodea y a cómo cambia la manera en que vivimos. Hoy, los muebles de Citterio, Prouvé, Panton, Noguchi o los de los hermanos Bouroullec son parte importante de los proyectos que desarrollan para oficinas de abogados, de inversiones, universidades, inmobiliarias y bancos. Una realidad impensada cuando comenzaron. De hecho, la última novedad que se puede ver en su showroom es la silla diseñada por Barber & Osgerby especialmente para las nuevas oficinas de Apple.

–Hoy se venden muchas copias de los grandes clásicos del diseño e incluso hay tiendas dedicadas a estas. ¿Cómo los afecta?

Ramón: –Las patentes duran 20 años y después pasan a ser públicas, pero no se puede usar ni el nombre ni el diseñador. En Chile, en vez de copias les llaman “réplicas”, pero se trata de copias. Estas son infinitamente diferentes en términos de calidad, terminaciones y detalles, diría que casi peligrosas.

Pablo: –La copia nos ha hecho mucho daño, pero es un tema generalizado a nivel mundial, no es que pase solo acá, la diferencia es que aquí pareciera no importarle a mucha gente; en otras partes, la copia es severamente castigada. Todo el mundo sabe que si compra una copia le va a durar menos que un original, pero detrás de un original hay mucho más que solo la duración.

Josefina: –Yo lo encuentro una pena, ya que hay muchos buenos diseños, algunos clásicos, que la gente ya no quiere ni ver porque los venden en todas partes y se terminan trivializando. Además, con una calidad deplorable.

¡Te invitamos a revisar la entrevista completa en nuestra edición impresa!

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS