5 DÍAS EN EL MUNDO DEL ARTE

domingo, 19 junio 2016

ArteBA

Las bodas de plata de una de las ferias de arte más importantes de Latinoamérica fue el punto de encuentro de quienes se inclinan y asombran ante el verdadero arte y la belleza, quienes saben sacar de este especial lenguaje una enseñanza, inspiración o simplemente admiración.

Por: Cristián Aninat / Fotos: Cristián Aninat y Francisca Reyes.

El aniversario número 25 de ArteBA, la feria de arte contemporáneo de Argentina, fue el lugar perfecto para celebrar esta disciplina y sus diferentes formas. Ubicada en el recinto ferial La Rural, en la mitad de Buenos Aires, fue el escenario perfecto para dar rienda suelta a un mundo que toma la creatividad como principio fundamental de creación y punto de partida, lo que da para las más diversas, trascendentes, particulares y algunas veces “delirantes” interpretaciones.

El arte por definición es la forma en que el hombre recrea, con una finalidad estética, un aspecto de la realidad o un sentimiento en formas bellas valiéndose de la materia, la imagen o el sonido. Es un lenguaje que representa y refleja la sociedad actual; sus inquietudes y planteamientos, desde un lenguaje informal, muy personal y muchas veces intangible e incomprendido.

Artistas de peso y pseudo-artistas; intermediarios, coleccionistas, curadores y los más variados personajes, tuvieron la situación y contexto perfecto para exponer sus inquietudes y lograr potenciales clientes. Por su parte los medios hicieron su trabajo a través de las más variadas críticas o elogios para que los coleccionistas, compradores y afines al mundo del arte abrieran sus billeteras y se entregaran a una puja de egos, para conseguir la obra más preciada, el hit del momento o esa pieza del puzzle que falta en sus ya atiborradas colecciones.

Chile no se quedo atrás, teníamos algo que decir y eso se hizo tangible en los pasillos de la feria, marcando presencia con grandes artistas, tales como Raúl Zurita, quien consolida su obra entre textos y una propuesta visual interesante; Iván Navarro, quién a estas alturas, con sus obra y claridad, se perfila como uno de los grandes artistas chilenos en mercados internacionales y Catalina Swinburn, quien con un arte bastante asertivo y comercial logra hacerse un nombre fuera del país.

Por otro lado, grandes galeristas, donde podemos destacar la trayectoria y reconocimiento de Isabel Aninat, quién vendió una importante obra de la reconocida artista nacional, Voluspa Jarpa (quién además prepara la primera muestra de un artista chileno en solitario en el mismo lugar), al MALBA. La galería Die Ecke, de la mano de Paul Birke, que consolida su propuesta innovadora, con artistas de mucho contenido y proyección. A su vez, Sagrada Mercancía, colectivo independiente de artistas chilenos, que funciona de forma autogestionada, promocionando una nueva forma de llevar galerías de arte, marcaba presencia en el sector de arte emergente.

También, de forma más reducida pero contundente, dieron un gran paso e hicieron presencia grandes coleccionistas de nuestra escena local, como el empresario Ramón Sauma y el arquitecto Gabriel Carvajal, los cuales con mucho entusiasmo y pasión fueron por primera vez jurados del Premio Barrio Jovén Chandón, sector de la feria, que presentó las nuevas apuestas y formas en el arte, que en el marco del aniversario de la feria, abrieron por primera vez un espacio a jueces internacionales.

Una de las cosas valorables, fue la presencia de nuevos medios nacionales preocupados de generar un contenido responsable y trascendente en este mundo que muchas veces peca de esnob y poco informado. Es así como la revista Tonic, fundada por Camila Op y Nicole Andreu, buscaban mostrar y encantar a nuevos suscriptores, Artishock que de la mano de Alejandra Villasamil hacia un registro casi en vivo de lo que ocurría, el grupo Antenna generaba contenido a un grupo de gente a través de la interacción con distintos actores del ambiente artístico. Hay muchos que ya vienen opinando con contundencia sobre lo que pasa en este mundo, muchas veces disfrazado de circo, que fusiona a verdaderos y potentes creadores con los charlatanes de siempre, que hacen de estos encuentros algo único.

La feria es al arte lo que un mundial o copa por países es al futbol, un lugar donde se da cabida al artista como motor fundamental, al intermediario como generador de contenido y al público y/o comprador final quien valida y da un valor concreto a la obra, en resumen, el ciclo vital y necesario para que el arte siga asombrando nuestras vidas.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS