ADIÓS A LOS DÍAS DE CAMPO

Martes, 2 Diciembre 2014

Ubicada en el Fundo Santa Clara, en el Camino Cuesta Barriga, esta casa es un verdadero oasis que nos traslada a mediados del siglo pasado, cuando su dueña, Mercedes Bustamante de García-Huidobro, decidió mandarla a construir como su casa de campo. Hoy, a días de ser rematada, es imposible dejar de admirar la decoración de la época, verdadero patrimonio que merece ser puesto en valor.

Por: Catalina Plaza S. / Fotos: Matías Bonizzoni S. / Producción: María Teresa Weigrand R.
12
La entrada del Valle de Curacaví y visible desde el camino que une Santiago con Viña del Mar se encuentra esta maravillosa casa mandada a edificar por el matrimonio formado por Mercedes Bustamante Yrarrázaval y Edmundo García-Huidobro Jaraquemada en los años 40. Una verdadera joya de marcado estilo colonial inglés que muestra cómo se vivía en esos años y cómo el afrancesamiento imperante también tiñó las casas de campo. De hecho, ésta conserva gran parte del mobiliario y los objetos traídos de París a Chile, para decorar la gran casa de la familia Bustamante en la Alameda, la que hoy alberga las oficinas de la Dirección Nacional del Metro. Este domingo 16 de noviembre se escribió un nuevo capítulo de la historia de la Casona “Cerrillos”, porque tras permanecer varios años sin uso, fue rematada junto a los muebles, cuadros y objetos que hay en su interior. El gestor de esta subasta, el decorador Francisco Monge, dedicado hace ya 10 años al tema, cuenta que el mérito de esta casa es que no se planeó con los criterios con que se proyectaban las casas de campo chilenas, “que eran súper austeras y que se ponían con los muebles viejos y pasados de moda de Santiago. Esta, en cambio, se amobló trayendo cosas buenas de afuera, siguiendo un poco el esquema que se usaba en Argentina, en tiempos en que la casa de la ciudad se ponía en estilo francés y la casa de campo en estilo inglés. En este caso, hay una mezcla de ambos estilos”, explica el decorador. Monge, además pone énfasis en que visitar la casa puede tener un carácter muy formativo para la gente.

3El cuadro “Composición con personajes”, del artista Carlos Sotomayor, corona el paso entre living y comedor, dando un toque moderno al espacio y al gobelino flamenco en seda y algodón del siglo XVI, atribuido a Jan Van Tieghem.

4En el costado izquierdo de la foto podemos apreciar una linda mesa lateral inglesa del siglo XIX, de fina marquetería frutal, que posee sus puertas con lomos de libros.
5En la entrada destaca el precioso e imponente farol que cuelga del techo. Este fue hecho en Inglaterra en el siglo XIX y fue fabricado en broncecincelado con vidrios curvos. Otra joya es la bastonera de loza china del siglo XVIII.

EN CADA ESPACIO DE LA “CASONA CERILLOS” SE RESPIRA UNA GRAN ELEGANCIA DADA POR LA TOTALIDAD DEL ESPECTACULAR MOBILIARIO, QUE EN SU MAYORIA FUE TRAIDO DESDE FRANCIA POR ENCARGO DE LOS DUEÑOS DE CASA.

6Sobre el espectacular arrimo de estilo barroco italiano, hecho en madera tallada y dorada al agua con su superficie de mármol rosso, siglo XVIII, destaca un cuadro de Pablo Burchard.
7El fuerte amarillo de la obra de Carlos Sotomayor, convive sinproblemas con la cómoda estilo Luis XV, con cubierta de mármol, Francia S. XIX.
8Esta funcional y elegante mesa de comedor ovalada, estilo Luis XVI con extensiones, cuenta con 12 sillas estilo directorio patinadas.

9

“Este tipo de casas se está extinguiendo, por lo que venir a verla es como un paseo donde, además, la gente tiene la oportunidad de comprar cosas de muy buena calidad, bien presentadas y bien iluminadas. La gente puede ver  que este país no es tan nuevo, y que hay toda una historia y tradición que es bueno conservar porque es lo que va afiatando la cultura”, dice Francisco, que también es uno de los directores de la Corporación de Amigos del Patrimonio Cultural, que por estos días impulsa la creación de un Museo de Artes Decorativas en la calle República.
Respecto al mobiliario a rematar, destacan una cómoda francesa, cuatro sillas de la casa Krugher de París, muebles ingleses de los siglos XVII, XVIII y XIX y federales norteamericanos, entre otros. El resto de los muebles, en tanto, proviene de afamadas mueblerías chilenas de la época. Entre los adornos destacan algunos orientales y otros de bronce y porcelana. También llama la atención una serie de alfombras persas y una gran colección de arte, en la que sobresalen nombres de la talla de Rugendas, Pedro Lira, Joaquín Fabres, Roko Matjasic, Alfredo Helsby, Juan Francisco González y Camilo Mori. Se incorporaron también para la ocasión, obras de pintores chilenos de la generación del 60, pertenecientes a la colección de don Raúl Peña Larraguibel, destacado galerista y marchand de arte.
Para los interesados en participar de este remate es importante tener en cuenta que se usará el sistema de “subasta silenciosa”, que permite a los visitantes hacer sus ofertas sin estar presentes en la subasta, tan sólo llenando un formulario, respaldado por un documento en garantía, el que será depositado en una caja sellada, la que posteriormente abrirá un notario público.

 

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS