Ambientes jóvenes

Miércoles, 3 Mayo 2017

Hoy en día es cada vez más común que hombres y mujeres independientes sub 40 contacten a un diseñador de interiores para que les decore o remodele sus viviendas. Y no es raro. Los jóvenes están cada vez más conectados e interesados en vivir en ambientes amables, espacios que los inviten a quedarse, a convidar amigos y a disfrutarlos. Entienden que invertir en una buena pieza de arte, un buen sofá, o en una buena iluminación no es botar la plata a la basura, sino que todo lo contrario, están dispuestos incluso a pagar más por ello. No sé si es una suerte de competencia entre sus pares sobre quién es el que tiene la “casa más rica”, pero si pasa mucho que saben lo que tiene el de al lado y quieren tener lo mismo o mejor. Son personas que buscan experiencias en cada cosa que hacen o en cada lugar que frecuentan. Gastan plata en buenos restaurantes, bueno hoteles, buenos autos, buscan destinos exóticos y luego les gusta vivir a diario toda esa carga de emociones y aprendizajes en sus propias viviendas.

Cuando busco departamentos nuevos a la venta, existe obviamente el típico de la configuración tradicional con cocina americana y pieza en suite. Pero también existen algunas inmobiliarias que han sabido entender perfectamente a este público, ofreciéndoles más metros cuadrados y menos recintos, de manera que los espacios sean amplios, con cocinas exquisitamente diseñadas para poder compartir con sus amigos o familia, con baños con duchas in situ, mucho espejo, buena iluminación, semejante a los de los hoteles, con clóset en donde la ropa queda perfectamente a la vista, priorizando el espacio de colgar por sobre el de doblar, con tinas de hidromasaje en las terrazas, algunas tipologías con terraza en el techo con vistas panorámicas a la ciudad, o bien primeros pisos con jardín y piscina, y todo esto con el fin de que esa experiencia vivida en un viaje pueda ser replicada todos los días.

Luego, al minuto de decorar, recorren tiendas donde abundan las réplicas de diseños reconocidos, pero si su poder adquisitivo les alcanza, no duda en ir a tiendas de diseño original, ya que entienden el valor de las cosas para toda la vida. Buscan vivir en lugares en donde todo sea una novedad. Espacios que reflejan lo mejor posible sus propias personalidades aventureras. Se atreven y a nosotros los interioristas nos exigen mucho más. Debemos ir un paso más adelante, ya que su vida corre a mil por hora y saben que existe eso que ellos imaginan y no lo han visto aún. Piden darle forma a sus fantasías y a su prototipo de casa perfecta que está acorde a su estilo de vida.

Los jóvenes refrescan el ambiente y nos invitan a reinventarnos cada vez, en cada nuevo proyecto y desafío. Es entretenido ver como cada nuevo restaurante, tienda o hotel que aparece va a la vangaurdia, siempre en la onda de estar vigente, de estar joven y actual.

El uso del metal, de la madera, de los materiales en su estado natural, en no esconder lo que con belleza aparece deteriorado, son audaces, aceptan propuestas atrevidas como muros y cielos oscuros, tecnología que les ayude a vivir mejor incluso, configuraciones poco convencionales, como por ejemplo, no disponer del típico sofá y dos sitiales en torno a una mesa de centro,sino que se atreven a poner solo sitiales en torno a una mesa baja en etanol, o bien cojines en el suelo para estar más cómodos y relajados, sin prejuicios y ataduras.

En definitiva, son una generación que les gusta vivir bien y a su manera, en espacios que los identifiquen y que les den ganas de quedarse. No el tienen miedo a los espacios vacíos, en donde cada objeto resalte por sí mismo, pero tampoco pavor a los llenos en donde la suma de elementos conforma un total y relata una historia, la que está recién empezando a construir y les queda mucho aún por contar.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS