Artistas mujeres y abstracción de posguerra

Lunes, 24 Abril 2017

“Making Space: Woman artists and postwar abstraction” es la nueva exposición que presenta el MoMA. De gran envergadura, la muestra reúne más de 100 obras de arte abstracto de posguerra de más de 50 artistas. La exposición resalta los impactantes, pero aún relativamente poco reconocidos logros de las mujeres artistas entre el final de la Segunda Guerra Mundial (1945) y el inicio del Movimiento Feminista (alrededor de 1968). En la era de la posguerra, los cambios sociales hicieron posible que un mayor número de mujeres trabajara profesionalmente como artistas, pero su obra era a menudo descartada en el mundo del arte, dominado por los hombres.

Realizada enteramente a base de la colección del museo, la exposición consta de pinturas, esculturas, fotografías, dibujos, impresiones, textiles y cerámicas. Entre estas obras se cuentan desde los lienzos audazmente gestuales de Lee Krasner, Helen Frankenthaler y Joan Mitchell, a las geometrías radicales de Lygia Clark, Lygia Pape y Gego, solo por nombrar algunas.

La historia aquí trazada comienza en las décadas del 40 y 50, con varias mujeres que intentaron hacerse espacio en los campos de la pintura y la escultura, así como otras que persiguieron visiones independientes, a través de la fotografía o de las obras sobre papel. Culmina en la década del 60, con obras de vanguardia forjadas a partir de las tradiciones del tejido y las artesanías (disciplinas que históricamente habían acogido a las mujeres), así como nuevos tipos de objetos poco ortodoxos, cuya naturaleza desafiaba las convenciones y fronteras históricas del arte.
La exposición se divide en cinco etapas o subgéneros de la abstracción, comenzando con “Abstracción Gestual”, que presenta obras de gran formato que visualizan las luchas existenciales de las artistas, todas norteamericanas. Una segunda etapa presenta “Abstracción Geométrica”, que incluye artistas latinoamericanas, algunas recientemente integradas gracias a la donación de la colección de Patricia Phelps de Cisneros de arte moderno de América Latina. Entre los objetos expuestos en esta sección se encuentran obras importantes de la uruguaya María Freire y las venezolanas Gego y Elsa Gramcko. La tercera etapa, “Abstracción reductiva”, presenta artistas que trabajaron a fines de los ’50 y principios de los ’60, quienes reaccionaron contra los gestos emocionalmente cargados del expresionismo abstracto. Sus obras minimalistas cuentan con superficies planas y formas altamente simplificadas. Junto con do- cenas de hombres cuyo trabajo fue anunciado bajo el paraguas de minimalismo, había algunas mujeres claves, incluyendo Jo Baer y Agnes Martin, ambas estadounidenses.

“Fibra y Línea” se presenta en la cuarta sala y recupera la historia del arte textil, históricamente relacionado al “arte de mujeres”. Las artistas que aparecen en esta sección crearon formas tejidas radicales que superan las fronteras tradicionales entre el arte y la artesanía. Colgando del techo se encuentran los tejidos monumentales de Magdalena Abakanowicz (Polonia) y Lenore Tawney (Estados Unidos), quienes fueron las pioneras de un nuevo género conocido como fibra artística.

La última sección, “Abstracción Excéntrica”, muestra cómo en la década de los 60, las mujeres artistas se encontraban entre los pioneros de una nueva dirección para la abstracción que hizo hinca- pié en materiales y procesos inusuales. Esta nueva tendencia fue identificada por primera vez por la crítica e historiadora del arte Lucy Lippard, quien organizó la exposición de 1966 “Excentric Abstraction” para la Galería Fischbach de Nueva York. Estas artistas inyectaron contenido subversivo y oblicuamente feminista en la retórica de la pureza estética que había sido uno de los hilos que definían el modernismo y la abstracción de la posguerra.

Desde el 15 de abril hasta el 13 de agosto.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS