En la Dehesa, back to black

viernes, 5 mayo 2017

Uno de los sellos de esta casa es la presencia imponente del negro en los muros, una apuesta arriesgada que se transforma en el mejor telón de fondo para una muy bien lograda decoración.

Por: María José Mora D./Fotos:Matías Bonizzoni S./Producción: María Teresa Wiegand R.

Hace solo un par de meses que la diseñadora y dueña de la tienda De Afuera, María José Mujica, junto a su marido, el diseñador industrial Anibal Montero, se cambiaron a esta casa que remodelaron por completo, dándole nuevos y originales aires. “Nosotros vivíamos en una casa chiquitita y muy acogedora en Pedro de Valdivia Norte. Estaba bien para nosotros dos y Roberta, nuestra primera hija, pero cuando llegó el segundo, se nos hizo pequeña”, cuenta María José. Fue así como comenzó la travesía de buscar casa. La diseñadora estuvo seis meses revisando portales y yendo a ver todas las casas imaginables, “soy intensa y cuando algo se me mete en la cabeza no hay nadie que me lo saque, así que no iba a parar hasta encontrar la casa que quería”, asegura riendo. Para elegir el nuevo lugar, habían dos requisitos importan- tes: el primero era que la nueva propiedad tuviera piscina y, el segundo, que tuviera cuatro dormitorios, ya que necesitaban un taller para trabajar.

Fue así como después de mucho buscar, María José dio con el lugar perfecto. Si bien la casa solo tenía tres piezas, decidieron remodelar todo el living-comedor y en una parte de ese espacio dejar la oficina. La casa estaba impecable, tenía un gran jardín con piscina y era muy luminosa, lo único que necesitaba era ser modernizada y para eso este matrimonio era ideal. Fue tanta la alegría de encontrar y lograr quedarse con la casa que partieron con sacos de dormir a pasar el Año Nuevo en su nuevo hogar, invitaron a sus amigos e hicieron una fiesta para darle la bienvenida al año y a esta nueva etapa que comenzaban. Partieron con los arreglos a mediados de diciembre y a fines de enero ya estaba todo listo. Para lograr esta hazaña llevaron a todo su equipo de maestros, los que fueron guiados por los dueños de casa. “Teníamos tan claro lo que queríamos que no fue necesario contratar a un arquitecto, Aníbal estuvo a cargo del mobiliario –www.mondera.cl– y yo de la decoración”, enfatiza la propietaria. Lo primero que hicieron fue botar un par de muros y la chimenea que se encontraba en el living; la idea era unificar todo el espacio y aprovecharlo al máximo, así fue como decidieron utilizar un desnivel y ahí levantaron un muro divisorio de un metro cuarenta de alto que separa la oficina del estar. Lo último fue reemplazar el piso de baldosas por uno de madera, lo que daba un aire más cálido y acogedor. Sí, porque esta pareja no quiso recrear un típico living, más bien hicieron un gran y estiloso estar, el que aprovechan al máximo. “Queríamos un espacio que se ocupara todos los días no solo cuando vienen amigos,tienda De Afuera, María José Mujica, junto a su marido, el diseñador industrial Aníbal Montero, se cambiaron a esta casa que remodelaron por completo, dándole nuevos y originales aires. “Nosotros vivíamos en una casa chiquitita y muy acogedora en Pedro de Valdivia Norte. Estaba bien para nosotros dos y Roberta, nuestra primera hija, pero cuando llegó el segundo, se nos hizo pequeña”, cuenta María José. Fue así como comenzó la travesía de buscar casa. La diseñadora estuvo seis meses revisando portales y yendo a ver todas las casas imaginables, “soy intensa y cuando algo se me mete en la cabeza no hay nadie que me lo saque, así que no iba a parar hasta encontrar la casa que quería”, asegura riendo. Para elegir el nuevo lugar, habían dos requisitos importan- tes: el primero era que la nueva propiedad tuviera piscina y, el segundo, que tuviera cuatro dormitorios, ya que necesitaban un taller para trabajar.

Fue así como después de mucho buscar, María José dio con el lugar perfecto. Si bien la casa solo tenía tres piezas, decidieron remodelar todo el living-comedor y en una parte de ese espacio dejar la oficina. La casa estaba impecable, tenía un gran jardín con piscina y era muy luminosa, lo único que necesitaba era ser modernizada y para eso este matrimonio era ideal. Fue tanta la alegría de encontrar y lograr quedarse con la casa que partieron con sacos de dormir a pasar el Año Nuevo en su nuevo hogar, invitaron a sus amigos e hicieron una fiesta para darle la bienvenida al año y a esta nueva eta- pa que comenzaban.

Partieron con los arreglos a mediados de diciembre y a fines de enero ya estaba todo listo. Para lograr esta hazaña llevaron a todo su equipo de maestros, los que fueron guiados por los dueños de casa. “Teníamos tan claro lo que queríamos que no fue necesario contratar a un arquitecto, Aníbal estuvo a cargo del mobiliario –www.mondera.cl– y yo de la decoración”, enfatiza la propietaria. Lo primero que hicieron fue botar un par de muros y la chimenea que se encontraba en el living; la idea era unificar todo el espacio y aprovechar- lo al máximo, así fue como decidieron utilizar un desnivel y ahí levantaron un muro divisorio de un metro cuarenta de alto que separa la oficina del estar. Lo último fue reemplazar el piso de baldosas por uno de madera, lo que daba un aire más cálido y acogedor. Sí, porque esta pareja no quiso recrear un típico living, más bien hicieron un gran y estiloso estar, el que aprovechan al máximo. “Queríamos un espacio nosotros ahora lo usamos muchísimo, vemos películas, comemos, etcétera y, cuando vienen amigos, ponemos videos de música. Es el espacio más rico de la casa, no tenía sentido que quedara sin uso como pasa con los clásicos livings. Creo que hoy en día está cambiando la forma de proyectar y vivir ese espacio”, cuenta Aníbal Montero. Es así como este diseñador se encargó de hacer todos los muebles de la cocina, los closets de la pieza principal y también la mesa de comedor. Por otro lado, María José fue la encargada de la decoración y de la decisión de pintar el interior de la casa de negro. “Si bien al principio fue una idea que Aníbal resistió, al final cedió y el resultado fue alucinante”, afirma la dueña de casa. El recorrido comienza por el hall de entrada, que posee un precioso jardín interior, el cual está enmarcado por un papel mural de la tienda Papel Pintado, desde ahí se pasa a la salita de los niños, la que está llena de juegos y colores que resaltan gracias a las paredes negras. “Esta salita es de total propiedad de los niños, ellos saben que este es su lugar y que el estar es de los grandes, eso hace que el desorden y todos sus juguetes estén aquí y no desperdigados por toda la casa”, dice María José.

En el estar destaca un cómodo sofá gris de la tienda Milk, cuadros de Paz Lira, Benito Rojo, Germán Roca, Mario Carreño, entre otros. Además de una preciosa y gigante planta que da un aire “tropical” al espacio. En el comedor podemos ver unas coloridas PetLamp que María José compró en Si Studio y una lámina china encontrada en la feria Maison&Objects de París. Ese espacio está conectado de manera directa por una puerta corredera a la cocina, la que fue totalmente he- cha a medida y diseñada por Aníbal y su oficina Mondera, ellos realizaron el mobiliario ideal para las necesidades de su familia. Aquí el toque de color está dado por un precioso papel mural importado desde Alemania.

La pieza principal, en tanto, es muy sencilla. En ella, los dueños de casa decidieron tapar un enorme ventanal y cubrirlo con un mueble diseñado por Aníbal, ya que necesitaban más espacio para guardar cosas. Aquí destaca el cuadro de Alejandra Prieto, la lámpara de centro dorada de Laura Ashley y las lámparas de los veladores que fueron compradas en “Un cuarto de luz”. Todo esto se corona con una preciosa vista al jardín de la casa, el que está siempre verde y rodeado de enormes árboles, los que dan la sensación de estar en un lejano lugar del sur de Chile.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS