BELLEZA CÚBICA

viernes, 14 noviembre 2014

Enclavado en medio de la exuberante vegetación de Xiamen, se encuentra el lujoso Hotel Wind. Este fue proyectado por la oficina TEAM_BLDG, la que intentó hacer “crecer” un edificio desde las raíces de la tierra, usando cubos que se superponen y creando una estructura que equilibra modernidad y naturaleza.

Por: María José Mora D. / Fotos: Nacasa & Partners
1 2

Para un arquitecto, el sentimiento al terminar un proyecto es bastante parecido al que tiene una persona cuando, finalmente, pone una carta en el correo. Lo más probable es que haya escrito miles de borradores antes de llegar a la obra final. Fue exactamente así como nos sentimos al entregar Wind. Nos preguntábamos si la ‘carta’ sería leída con alegría, si sería guardada o si directamente sería tirada a la basura. Para nosotros la arquitectura es como las palabras para un escritor, es nuestra mejor forma de expresión, pero no sólo la usamos para comunicar algo, no. Acá lo más importante es pensar en las personas que habitarán el edificio y cómo se sentirán en él”, cuenta el equipo de TEAM_BLDG. Detrás del diseño del Hotel Wind hay dos filosofías que se fusionan.
114La primera tiene que ver con un concepto muy usado en la arquitectura japonesa, que radica en la palabra “crecimiento”, la que hace referencia a un edificio que nace de la tierra, del suelo, y que le otorga vida a la estructura. A pesar de que este concepto es fundamental, los arquitectos a cargo del proyecto, Xiao Lei y Wang Jin, usaron como palabras claves al aire, agua, clima y a los propios habitantes de Xiamen. “En el comienzo del año 2011, visitamos el terreno donde se localizaría el Hotel Wind. Tan pronto como subimos a la cima de la Montaña Yunding, detrás del sitio, un chico se nos acercó y en el idioma local nos explicó las características geológicas del lugar. ‘Verde emanado de miles de piedras’ fue lo que nos dijo. Esto se da debido al clima cálido y húmedo, único en el sur de Fujian; aquí la abundante vegetación es muy común, incluso crece en la brecha y separaciones existentes entre las piedras. De aquí surgió nuestro concepto, cajas de arquitectura ‘creciendo’ de la montaña, frente al mar sin límites y sin fin”, cuenta Xiao Lei. La otra inspiración arquitectónica viene de la tradicional forma de los templos ancestrales del sur de la provincia de Fujian, los que se usan como centro cultural, familiar y de comunicaciones. Estos tienen funciones materiales y espirituales, y todas las viviendas de las villas deben ser construidas frente al templo. Este tipo de espacio atrae a las casas hacia el centro, que sería el espacio público, mientras que lo que queda alrededor de él es lo privado: las residencias. Desde este punto de vista, el hotel es muy similar a una pequeña villa. Los huéspedes no tienen comunicación entre sí, pero pueden experimentar la interacción en espacios públicos. Algunas de las cosas más interesantes del diseño de Wind fueron las tres cajas invertidas, tipo pozo, que atraviesan el hotel desde el techo hasta el lobby y que incluso pasan entremedio de algunas suites. Estas instalaciones tienen como meta introducir el exterior al interior del hotel y, al mismo tiempo, al ser muy visibles, difuminar los límites de lo público y lo privado, creando un espacio que conecta a los huéspedes con la naturaleza infinita.
5EL RESTAURANTE BANQUET, SE UBICA EN LA AZOTEA DEL HOTEL. ENTERO BLANCO Y PROTEGIDO POR PAREDES DE CRISTAL, ESTE LUGAR ENTREGA UNA VISTA DE 360 GRADOS QUE ENFRENTA TANTO AL MAR, COMO A LAS VERDES MONTAÑAS DE FUJIAN.

6 7 8LA MADERA DE TECA FUE EL PRINCIPAL MATERIAL QUE SE USO EN LA CONSTRUCCIÓN Y DECORACIÓN DE LAS SUITES. ÉSTA LE DA CALIDEZ A LAS HABITACIONES

9 10

VISTAS DE POSTAL
Si bien el edificio se basó fundamentalmente en la geografía y la cultura del lugar, las suites se pensaron en función de quienes dormirían ahí. “Durante el proceso de diseño, siempre estuvimos pendientes de qué cosas harían más confortable la estadía; siempre pensando más allá de las lujosas amenidades. Nosotros queríamos enfocarnos en las necesidades reales de los huéspedes, tanto físicas como mentales, ése era el desafío”, asegura Wang Jin. Una de las principales preocupaciones del equipo fue diseñar las ventanas. “Como cada suite tiene diferentes vistas, no podíamos tener ventanas estándar para todas las habitaciones, queríamos que éstas fueran como un lente de fotógrafo, el que apuntara a la mejor vista posible; así cada pieza tiene su propia y única ‘vista de postal’”, explican los arquitectos. En cuanto a la elección de los materiales, se prefirió trabajar con diferentes materias primas, dependiendo de los espacios. Tomaron madera de teca de la más alta calidad, como el principal material de las suites, no sólo por su precioso color y suavidad al tacto, sino porque su clásico olor genera un ambiente más acogedor. En cuanto a los baños, éstos están hechos en granito y concreto, para generar una sensación de limpieza y simplicidad, que busca entregar a sus usuarios estados de calma y relax. Por último y, no por eso menos importante, se encuentra el restaurante Banquet, que se ubica en la azotea del hotel. Entero blanco y protegido completamente por paredes de cristal, este lugar entrega una vista de 360 grados que enfrenta tanto al mar como a las verdes montañas de Fujian. El cielo y el mar se confunden, extendiendo a los comensales hacia el infinito, y es el verde de los árboles el encargado de traer de vuelta a los visitantes, haciendo que éstos finalmente coman “casi” en medio de un bosque.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS