Bienal de Artesanía Révélations, las manos de Chile a la conquista del mundo

miércoles, 21 junio 2017

El pasado mes de mayo se realizó en París una nueva versión de esta prestigiosa bienal. En esta oportunidad Chile fue el invitado de honor y fue representado por 27 artesanos seleccionados los que mostraron la más destacada y autóctona artesanía, logrando conquistar a la más exigente audiencia.
Por: María José Mora D.

Violeta Parra hubiese cumplido 100 años este 2017. Por eso y por mucho más fue el personaje elegido para servir de hilo conductor y fuente de inspiración para los artesanos que participaron de la Bienal de Artesanía Révélations en París. La selección de los participantes nacionales estuvo a cargo de un equipo interdisciplinario integrado por el Área de Artesanía del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), la DIRAC y Nury González, destacada artista visual y directora del Museo Popular Americano de la Universidad de Chile (Mapa), quien fue la curadora de la muestra.“Considero que cada una de las piezas expuestas, al ser realizadas por creadores chilenos que acostumbran a trabajar con el territorio y el imaginario nacional, están directamente relacionadas con el espíritu de Violeta. Además, sobre la figura de la cordillera que dominaba nuestro stand escribimos unos versos de ‘Gracias a la vida’. La idea tras esto era hacer una relectura de Violeta Parra a partir del hecho que en su época ella fue una mujer muy vanguardista”, cuenta Nury. Y si Parra fue vanguardista, nuestros artesanos no se quedan atrás. Piezas realizadas con cobre, madera, plata, cacho, fibras vegetales y otros materiales, fueron expuestas en este evento donde participaron más de 400 invitados provenientes de 15 países.

Révélations es la Bienal de Artesanía Contemporánea más importante de Europa y sitúa al artista en el núcleo del evento, fomentando el diálogo entre la artesanía y la creación de lujo más fina del mundo.“Somos el tercer país invitado de honor después de Noruega y Corea del Sur. Por lo tanto, tener un pabellón dedicado a Chile es un reconocimiento internacional a una labor que se viene haciendo hace muchos años, pero que hoy adquiere un nuevo valor gracias a la artesanía de autor con una mirada contemporánea. Hay que entender, además, que una bienal de esta envergadura no es solamente de exhibición, sino también es una oportunidad comercial, por lo que se abren espacios de exportación, de servicios y comercialización de obras y autores, lo que ayuda a los artesanos que asistieron y a todo el rubro que está trabajando con el mismo nivel profesional y creativo. En misma línea, nuestra participación en Révélations también demuestra que hoy en día la economía creativa abarca distintos campos. Ya no se trata solamente de los ámbitos tradicionales, como el audiovisual, la música o el mundo editorial, sino que también involucra artesanía, diseño, arquitectura y gastronomía. Esto nos demuestra que se están considerando las distintas disciplinas del sector cultural y artístico, las que están hoy representadas en el Consejo de la Cultura”, añade el ministro de Cultura, Ernesto Ottone.

Los 27 protagonistas que brillaron en París fueron: Juan Betancourt, Tere Marín, Pascale Lehmann, Claudia Betancourt, Nano Pulgar, Mauricio Clavero, Eliana Carter, Paola Moreno, Lise Moller, Juan Carlos Orellana, Rodolfo Castro, Claudia Hurtado, Cristián Molina, Egon Muñoz, Carlos Reyes, Marcos Paillamilla, Juan Lobos, Ruth Krauskof, Carolina Irarrázaval, Paulina Brugnoli, Constanza Urrutia, Cristóbal Betancourt, Cristián Salineros, Paula de Solminiac, Marcela Undurraga, Elisa Aguirre y Bernardo Oyarzún. Entre ellos destacan joyeros, creadores textiles, grabadores, escultores, cercanos a la contemporaneidad. El criterio de selección se concentró en la creatividad de cada una de las propuestas y, junto a eso, la manufactura de cada una de ellas. Al mismo tiempo se valoró la diversidad material. “Para nosotros eso era muy importante, ya que representaba la nobleza de las materias primas que tiene nuestro país”, asegura Nury González.

Cada pieza que fue llevada a la bienal fue creada especialmente para la muestra, las que fueron exhibidas dentro de un stand que reflejaba el espíritu de nuestro país y que fue diseñado en conjunto por la curadora de la muestra y Pablo Núñez. “El stand representa la multifacética territorialidad de nuestro país. Chile es una larga y angosta franja de tierra. Al norte, el desierto más árido del mundo, con largas extensiones de tierras rojas, ocres y violetas. Al sur, verdes superficies de campos, bosques nativos y también azules glaciares flotando por los canales. Al este una imponente Cordillera de los Andes que desde tiempos remotos atesora en sus entrañas infinitas materias nobles como el cobre, la plata y el oro. Al este el Océano Pacífico, más de 4.200 kilómetros de agrestes costas y de playas interminables. Una loca geografía que muchas veces Violeta Parra tradujo en alguna de sus múltiples creaciones”, enfatiza González. Todo este despliegue llamó la atención del público internacional, el que muchas veces vio por primera vez materiales como el cochayuyo, el crin de caballo y diversos textiles. Uno de los puntos más importantes–además de haber logrado que los artesanos participantes hayan podido vivir una experiencia increíble donde pudieron mostrar el gran diseño y calidad de sus piezas, lo que a muchos les permitió darse cuenta del enorme valor que tiene su trabajo–, es haber sido el primer país americano en ser homenajeado en este espacio. “El rol que tiene la artesanía artística en Francia es relevante, son parte de un sector creativo de tradición y a la vez de vanguardia. Este sector en Chile es más desconocido; sin embargo, representa un nuevo espacio para el desarrollo de nuestra artesanía. Un nuevo lenguaje que pone las obras artesanales en un lugar destacado y valorando lo único, la excelencia en el saber hacer, las materias primas de nuestro país, los nuevos discursos y conceptos de obra, dando una nueva mirada para su futuro. Por lo que es un desafío tremendo para nuestros creadores continuar con esta puerta que se abre y, a su vez, es una responsabilidad de las instituciones públicas poder velar por su desarrollo”, afirma Bárbara Velasco, coordinadora nacional del Área de Artesanía del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

Una de las participantes que más disfrutó de esta experiencia fue Juanita Maribur, ella fue la mujer encargada de llevar la fibra de la ñocha a Francia y, al mismo tiempo, representar a todo el grupo de mujeres artesanas que están detrás de Ñocha Malen, agrupación que fue creada el 2012 cuando Claudia Hurtado comenzó, gracias al apoyo de Forestal Mininco, a trabajar y apoyar a estas notables tejedoras de ñocha, material con el que se hacen cestos, canastos, lámparas y una infinidad de utensilios. Para Juanita todo fue un sueño y una gran oportunidad. “La verdad, nunca soñé con estar en París, me encantaron los museos, las calles, todo está lleno de ¡gente! Estar acá y contar con el apoyo de Ñocha Malen, poder mostrar nuestro trabajo es un gran honor”, cuenta Juanita, a lo que Claudia Hurtado, fundadora de Ideartesana y directora de Ñocha Malen, agrega: “Fue una gran experiencia haber tenido la oportunidad de participar en una bienal de la envergadura de Révélations. Estar en París es muy significativo para Ñocha Malen, fuimos seleccionados por la calidad de la obra que rescata el valor de la tradición sumándole un diseño más contemporáneo, que es lo que busca el público de este tipo de ferias. Es emocionante ver cómo la artesanía chilena tuvo un lugar tan preponderante como país anfitrión e invitado de honor con motivo de los 100 años de Violeta Parra”.

Finalmente, esta invitación fue un gran reconocimiento a nuestra artesanía y al gran potencial que hay en ella, hay muchas expectativas de que este rubro pueda afianzarse, “ya no solamente desde la artesanía tradicional o como parte del imaginario mundial que hay de América Latina y de Chile en específico, sino también en el tema autoral, que es el rescate de los oficios. Este camino se debe trabajar en conjunto con el sector artesanal y la institucionalidad pública. Debemos hacer el cruce desde los programas de patrimonio, artesanía y diseño, y entender que estos creadores están reflexionando en torno a la materialidad, a la identidad y en relación al valor agregado que significa el trabajo artesanal tan específico y de vanguardia”, concluye el ministro Ottone.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS