Casa Conejo: Wonderland

lunes, 8 enero 2018

Viajar y entrar a un mundo desconocido, dejar la rutina por un rato. Sentarse y disfrutar de un exquisito cóctel, escuchando grupos en vivo… todo envuelto en un ambiente lleno de color, detalles y frescura. Eso y más ofrece este nuevo bar restaurante.

Por: María José Mora D. / Fotos: Matías Bonizzoni S.

Muchas veces cuesta encontrar lugares lindos y, que al mismo tiempo, tengan onda. Si a esto le sumamos buena música en vivo, ya estamos hablando de una aguja en un pajar. Eso es justamente Casa Conejo, un bar restaurante único en su tipo, que abrió sus puertas a mediados de este año, refrescando la escena musical santiaguina.

La idea principal era crear un espacio donde la música y los artistas chilenos fueran protagonistas, ya que sus dueños, los fundadores de la productora y agencia de booking de músicos Mágiko SCL, María José Manríquez y Ricardo González, por años habían sentido la falta de espacios que le dieran la oportunidad de mostrar su trabajo a los nuevos músicos chilenos. “Junto a mi marido tuvimos el Mágiko Bar en Bellavista. Hace varios años lo cerramos, pero siempre quedé con las ganas de volver a hacer algo similar. Nosotros tenemos una productora de músicos, fiestas y eventos, entonces pensamos, ¿por qué no hacer un bar donde el centro sea la música en vivo? Espacios de ese tipo siempre faltan en Santiago, así que nos entusiasmamos”, cuenta María José Manríquez.

Así fue que nació este bar restaurante que impacta por su diseño lleno de sorpresas y detalles que dan cuenta de que aquí todo se buscó con mucha dedicación y cariño. “Esta casa estuvo abandonada unos dos años, recuerdo que siempre pasaba por fuera, ya que vivo súper cerca, y siempre la miraba. Cuando nos decidimos junto a mi marido a hacer el bar, nos acordamos de este lugar y no dudamos en remodelarla. Tenía mucho potencial, pero había que invertir en ella. Botamos muros, cambiamos todo el sistema eléctrico, construimos baños, hicimos el jardín, cambiamos los pisos, prácticamente la hicimos de nuevo”, asegura Manríquez. Además de todos estos cambios, hubo que darle una personalidad única y la que tomó el desafío fue la misma María José, quien es una fan de ambientar espacios y darles nuevos aires. En Casa Conejo se inspiró en el cuento Alicia en el País de las Maravillas y principalmente el conejo blanco, un símbolo muy importante para ella y que simboliza la búsqueda de tus sueños, asumir el riesgo e ir por ellos. “Igual que Alicia, que siguió al conejo sin saber dónde la llevaba, nosotros seguimos una idea que no sabíamos si iba a resultar”, cuenta Manríquez. Con el concepto ya definido, se priorizaron guiños a la estética del cuento de Lewis Carroll, es por eso que vemos el piso de ajedrez, espejos y conejos diseminados por todo el lugar, además de mucho verde. Sí, porque entre el jardín y los papeles murales tropicales de WallProyect, este color es protagonista y entrega un aire fresco a todo el lugar.

El jardín posterior lo hizo completamente de nuevo y la ex cochera de la casa fue trasformada en un una exquisita sanguchería llamada “Cómeme”, que distribuye al restaurante y también tiene servicio delivery. Para abastecerse de plantas, la propietaria tuvo la ayuda de su jardinero de toda la vida quien, poco a poco, fue trayendo diversas plantas para poder finalmente crear un frondoso jardín, lleno de maceteros de todos los tipos y tamaños. Los detalles que se ven acá fueron comprados en diversas ferias y tiendas, no hay nada fijo, todo se dio de manera bastante espontánea y orgánica. Los muebles de madera los hizo un primo de su marido, mientras que los dibujos y las frases que se pueden encontrar en todas las paredes del bar fueron pintadas a mano por José Orrego –[email protected]–, un joven talento que logró interpretar a la perfección lo que María José quería. “Busqué que ciertos elementos dialogaran y tuvieran un punto en común, como el tema de las líneas, así nació la idea de que las lámparas fueran hechas de alambres y que los logos de los conejos también tuvieran ese tipo de trazo. Creo que hoy hay muchas herramientas para inspirarse como Pinterest o Instagram, que ayudan a encontrar buenas ideas. Si a uno le gusta el diseño, tiene tiempo y tiene buen gusto no es necesario contratar a alguien para que te ayude”, asegura la dueña.

Es así como este club social es ideal para venir a comer o tomar algo, ya sea a la hora de almuerzo o en la noche en un ambiente relajado y entretenido. Además, como abre a las 12:30, muchos siguen de largo y lo usan como cowork. Aquí no hay restricciones.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS