¡Cocinar, disfrutar, crear!

Martes, 1 Abril 2014

Lugares de encuentro, de buenos momentos, de vida en familia, las cocinas son eso y mucho más. Aquí les mostramos tres donde se conjugan buena decoración, funcionalidad y una calidez insuperable.

Por: María José Mora D y Catalina Plaza S. Fotos: Matías Bonizzoni S y Bárbara San Martín S.

_CDK6301

 

 

LUGAR DE ENCUENTRO

_CDK6360

Esta familia disfruta de pasar el tiempo reunida, por lo que la cocina es un lugar muy importante. “Lo que logramos en nuestra cocina, ha sido fruto de un especial interés por estar siempre en contacto unos con otros. Tenemos cuatro niños y la cocina funciona, además de lo básico, como un lugar de juegos, encuentros y panoramas”, asegura la dueña de casa. Pero para lograr esto, la cocina necesitó una profunda remodelación, ya que la original era angosta y muy oscura. Lo primero que se hizo fue ampliarla y conectarla con el jardín, para que así entrara mucha luz natural. Además, los propietarios quisieron darle un sello moderno, pero muy cálido a la vez, y para eso mezclaron objetos de diferentes estilos. Todo lo que destaca estéticamente se puso en estantes de fierro; aquí jarros, fuentes y lindos platos son los protagonistas, junto a los preciosos relojes de pared –coleccionados por el dueño de casa– son los que hacen una cocina de cuento. Finalmente, el toque moderno lo dan los mesones de hormigón a la vista, lo que entrega un aire cool y a la vez acogedor a este espacio.

DE  COLECCIÓN

_CDK6201F

La cocina de esta casa es todo un mundo por descubrir, llena de detalles, encanta por esos toques de originalidad, como la colección de tazones colgados de pequeños ganchos de bronce o la lámpara hecha con un antiguo juego de té. Amplia y muy luminosa, adquirió nueva vida tras una intensa remodelación que buscaba principalmente no romper el sello del arquitecto Jaime Sanfuentes. Por esto se replicó en uno de los muros, el clásico ladrillo típico de las fachadas del destacado arquitecto.

_CDK6201F

Originalmente, el espacio que hoy ocupa la cocina estaba dividido en cuatro áreas, donde se encontraban el repostero, el comedor de diario, la cocina y el lavadero… Espacios pequeños y con muy poca luz natural que se transformaron gracias a la oficina Elton y Léniz y también a la dueña de casa, que estuvo detrás de cada uno de los detalles del lugar, incluido el recorrido y el diseño de los muebles. Respecto a éstos, destaca el mesón isla que estructura todo el espacio y que fue hecho en piedra granito por el escultor Alfredo Fernández. “Quería que la cocina tuviera un recorrido circular, que fuera súper funcional, que tuviera movimiento y que pudiéramos pasar mucho tiempo ahí”, cuenta la dueña de casa.

_CDK6181F

El mesón isla fue hecho en piedra granito por el escultor Alfredo Fernández.

Llaman también la atención la grifería y el lavaplatos, que fueron traídos desde Estados Unidos y Londres, para dar con el mismo estilo de la casa original. Un detalle que demuestra la intensa tarea de restauración que se realizó en este lugar que encanta por cada detalle.

¡UN  AGRADO!

Más que una cocina, este espacio está pensado como un comedor. Aquí la meta era lograr un lugar de reunión, donde dueña de casa e invitados pudieran gozar en torno a la comida. “El comedor era una pieza perdida y siempre terminaba convidando a comer a la cocina… Como me gusta cocinar, es entretenido que mis invitados me acompañen mientras lo hago”, cuenta la dueña de casa. Para integrar el comedor a la cocina, el anterior pasó a ser una enorme salita de juegos para los niños y todos los muebles, incluyendo una preciosa mesa antigua de madera donde caben 14 personas cómodamente sentadas, se trasladaron a la cocina, que creció gracias a una gran ampliación. Así se género un exquisito lugar que posee un gran ventanal que conecta a la cocina-comedor con el jardín, lo que da una preciosa vista y grata luz. Y para darle una onda bien acogedora a este nuevo espacio, la dueña de casa empapeló algunas paredes con un precioso diseño de Laura Ashley y puso a la vista sus variadas colecciones de vajillas en dos grandes vitrinas antiguas. “Me fascina coleccionar… los platos son una de mis debilidades. Los he comprado en anticuarios, ventas de garaje, mercados libres. Los más lindos son los que están en la vitrina chica, eran de mi bisabuela”, explica la propietaria.

IMG_9690F

Finalmente, para darle unidad al espacio, el arquitecto Ignacio Correa propuso unificar el piso y usar las mismas baldosas que están en el hall de entrada de la casa. Como son bastante antiguas, hubo que cortar una a una y, si bien fue un trabajo lento, el resultado fue excepcional.

IMG_9527F

IMG_9602F

Las grandes vitrinas de madera son las encargadas de mostrar las numerosas colecciones de vajillas y platos que la dueña de casa atesora hace años.

 

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS