DAVID HOCKNEY 9 DE JULIO DE 1937

jueves, 9 julio 2015

ESTE INGLÉS AMANTE DE HOLLYWOOD, ES UNO DE LOS PINTORES MÁS INFLUYENTES DEL SIGLO XX. FUE UNO DE LOS PRECURSORES DEL ARTE POP BRITÁNICO Y MUCHOS LO COMPARAN CON FRANCIS BACON, PERO HOCKNEY TIENE UN ESTILO PROPIO Y COMO ÉL MISMO AFIRMA, “EL HECHO DE QUE SEA UN DESCARADO NO IMPLICA QUE NO SEA SERIO”.

Por: María José Mora D.

 

Este mes, David Hockney cumplirá 78 años, una edad nada despreciable y a la que muchos asociarían a jubilación, pero en el caso de este pintor esto está lejos de ser realidad. Hockney está más vigente y trabajólico que nunca. Nacido en Bradford, Inglaterra, es el menor de cinco hermanos, siempre tuvo inquietud por el arte, admirando tempranamente el trabajo de Picasso, Matisse y Fragonard. Su familia lo alentó tempranamente, por lo que en 1959 entró al prestigioso Royal College of Art de Londres, donde se sumergió en el expresionismo. Cuando estaba a punto de graduarse, la RCA le pidió un ensayo escrito, a lo que Hockney se negó –argumentando que él debía ser evaluado solo por sus obras–, provocando que la universidad le negará el derecho a graduarse. Hockney contestó, en forma de protesta, con el sketch “El diploma”. Fue tal el revuelo y el talento de este alumno, que la RCA revocó la sentencia y lo graduó con honores. Los primeros trabajos de Hockney incorporan fragmentos de poemas de Walt Whitman y denotan la influencia que tuvo el cine hollywoodense en sus obras. Tanto que cuando visitó Los Ángeles por primera vez, en 1963, quedó totalmente alucinado por esta ciudad y su glamoroso estilo de vida, el que inspira gran parte de su obra. Fue aquí donde empezó su icónica etapa de las piscinas, objetos que se transformaron en su obsesión y por las que se hizo muy conocido. “A Bigger Splash” es una de sus obras más reconocidas de esa etapa, una en donde el hedonismo era el foco y donde su homosexualidad se expresaba abiertamente a través de su arte. Poco a poco, el trabajo de Hockney fue evolucionando a uno más realista y la fotografía comenzó a hacer su aparición. De hecho, a mediados de los ’70, dejó por un tiempo la pintura y se enfocó en proyectos fotográficos por medio de retratos hechos con una cámara Polaroid. Al mismo tiempo, incursionó creando escenografías para el ballet y el teatro en lugares tan emblemáticos como el Royal Opera House de Nueva York. Con los años, David volvió a la pintura e incorporó la tecnología. El matrimonio entre arte y tecnología lo fascinó y en 2009 comenzó a utilizar la aplicación para iPad The Brushes app, creando muchas obras que fueron exhibidas en el Royal Museum, de Ontario, Canadá. “El arte entrega experiencias al alma que las palabras no logran describir, me gusta hacer arte para que la gente se sienta bien. Muchas veces los críticos miran en menos este tipo de producción, más divertida, colorida y lúdica. Ellos pueden despreciar el arte que hace feliz a la gente, pero yo quiero provocar alegría y eso es lo que me importa ”, asegura Hockney.

 

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS