Descanso Urbano

martes, 27 noviembre 2018

ENTRAR A LA CASA DE BENJAMÍN CIENFUEGOS ES SUMERGIRSE EN UN LUGAR LLENO DE HISTORIA Y RECUERDOS, DONDE LOS OBJETOS DE COLECCIÓN QUE HA IDO JUNTANDO A LO LARGO DE LOS AÑOS, SON UN REFLEJO DE LA VIDA QUE HA RECORRIDO. EL DUEÑO DE LA “ARROCERÍA CIENFUEGOS”, UN RESTAURANTE DEDICADO EXCLUSIVAMENTE A LAS DISTINTAS FORMAS DE PREPARAR EL ARROZ, LLEGÓ A ESTE LUGAR HACE TRES AÑOS JUNTO A SU ACTUAL PAREJA, SOLEDAD ORIANA, DUEÑA DE LA TIENDA DE DELANTALES DE COCINA “LA BELLE EPOQUE”.

Por: Javiera García / Fotos: Matías Bonizzoni / Producción: Rosario Arístegui

Benjamín y Soledad se conocieron un 17 de julio de 2015, gracias a una productora del programa “El Antichef” de Via X, en el cual el cocinero participaba. Fue amor a primera vista. Desde ese momento, no se separaron más. “Se instaló en mi casa”, bromea Cienfuegos. Poco tiempo después, Soledad dejó su departamento para irse a vivir con Gonzalo, donde algo le llamó la atención. “Cuando lo conocí, tenía su casa armada y decorada con todas sus cosas, que en los hombres no es tan habitual…”, cuenta. Poco tiempo después, esta pareja empezó a buscar una propiedad donde cambiarse y en eso encontraron esta casa, un lugar completamente distinto a lo que habían visto hasta ese momento. Y esta es probablemente la característica que a cualquiera que llega a este lugar le llama la atención: estar en un bosque en medio de la ciudad, un sitio donde el ruido de Santiago no llega, a pesar de estar solo a minutos de la autopista Costanera Norte. Ambos sabían que era una casa con más de 20 años que requería muchos arreglos, pero esto no fue un impedimento, ya que a los dos les gusta el tema de la decoración.

Al fondo de una calle está el portón de madera que da la entrada a un sitio lleno de altos árboles, maceteros y en el medio una casa como de cuentos, construida con tejuelas de alerce y ventanas con el borde de madera azul, que hacen juego con dos maceteros del mismo color ubicados a cada lado de la entrada.

Letreros, botellas, morteros, balanzas, bicicletas, triciclos, autos antiguos y libros, son solo algunos de los “juguetes” de colección que se pueden encontrar en los estantes de cada espacio de esta casa al ingresar en ella.

El arte también juega un rol fundamental en la decoración del living, en el que destacan los cuadros de Gonzalo Cienfuegos, reconocido artista chileno y tío de Benjamín, y otros que el chef ha comprado en distintos períodos de su vida. Además, hay dos esculturas que también fueron un regalo del mencionado artista.

El orden en que se ven hoy las cosas, son el resultado de muchas pruebas y cambios, ya que poner tantos objetos de una manera en que se vieran bien fue una tarea difícil. Además, luego de que cumplieran un año viviendo acá, nació Vicenta, la primera hija de ambos, que hoy tiene 2 años, por lo que hubo que reubicar algunas cosas para que ella pudiera andar sin problemas por todas partes. “Solo los libros quedaron en su mismo lugar, porque ella sabe que esos no los puede tocar”, dice Soledad.

Al lado izquierdo de la entrada está la cocina, un espacio que ambos reconocen que es más usado por Soledad que por Benjamín. Él explica que en general los chefs cocinan poco en sus casas, y más que nada, se trae comida del restaurante. De todas formas, al mirar este espacio, parece un lugar lleno de vida. Ollas de todos los tamaños y colores, cuchillos ordenados en la pared y muchas cucharas de palo dan cuenta de que vive un cocinero en esta casa. De hecho, el objeto favorito de Benjamín está acá. “Una cuchara con la que cocino”, dice mostrando una pequeña cuchara de madera que denota años de uso.

La vida de Benjamín Cienfuegos siempre ha estado marcada por la buena gastronomía, historia que comienza con una abuela banquetera. Tras cuatro años viviendo en España entre 2001 y 2005, volvió a Chile y partió haciendo eventos con una tía y su prima. Luego ingresó al rubro de los restaurantes, entre los que destacan el “Cienfuegos de Bellavista”, “Bar Constitución” y “Casa Lastarria”, que estuvieron abiertos hasta el 2015.

En agosto de 2018, el chef de 39 años abrió “Arrocería Cienfuegos”, el primer restaurante en Chile donde el plato principal es el arroz. Ubicado en Alonso de Córdova, esta nueva creación de Cienfuegos tiene varios platos en honor a la familia, entre ellos los “Bombones a la Vicenta”, un dulce que promete encantar a quienes lo prueban. “Me gustaría hacer un libro de cocina más adelante, uno de arroces, pero todavía falta, tengo que aprender más”, concluye Benjamín.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS