Diseño Chileno: Nuna

miércoles, 18 julio 2018

IGNACIA MURTAGH LANZARÁ EL PRÓXIMO 10 DE JULIO LA COLECCIÓN QUE DESARROLLÓ PARA ALFOMBRAS WOOL, INSPIRÁNDOSE EN EL DESIERTO FLORIDO Y TRABAJANDO TANTO CON ARTESANOS PERUANOS COMO CON LA INDUSTRIA TEXTIL. ADEMÁS DE LA TÉCNICA EMPLEADA, IGNACIA DESTACA QUE LO TEXTIL TIENE UN IMPACTO QUE SE EXPRESA MÁS ALLÁ DE LO VISUAL EN SUS FIBRAS, EN LOS COLORES, EN LOS RELIEVES Y TEXTURAS, EN SU VOLUMEN, EN SU PESO, ETC., LO QUE HACE QUE NOS DETENGAMOS NO SOLO A MIRAR UNA PIEZA TEXTIL, SINO QUE TAMBIÉN A ENTENDERLA CON LAS MANOS, A TOCARLA, A EXPERIMENTARLA.

Por: Catalina Plaza S. / Retrato: Matías Bonizzoni S. / Fotos: Gentileza Ignacia Murtagh

Tras vivir por dos años en Nueva York, la destacada diseñadora de la Universidad Católica vuelve a Chile para seguir trabajando en el diseño de objetos, principalmente de muebles, cerámica y textil. A través de distintos materiales y técnicas, Ignacia ha dado vida a una serie de colecciones, como Los Andes, Lof o El Plomo, que destacan por un equilibrio entre funcionalidad, estética y concepto. Todas cruzadas, asimismo, por su interés en la naturaleza. Su último trabajo no es la excepción. De hecho, Ignacia afirma que con él busca expresar “la tranquilidad de un campo de flores”. Se trata de la colección Nuna que, además, implicó una experiencia inédita para Ignacia, que por primera vez trabajó en conjunto con otra diseñadora, en este caso Paz Gaete, de Alfombras Wool. “Ha sido una experiencia muy complementaria. Con la Paz tenemos métodos de trabajo diferentes, enfocamos nuestras capacidades a distintas aristas del proyecto y, por eso mismo, el producto final lo siento muy redondo. Cada una ha aportado algo valioso al proceso que, de no haberse dado de manera conjunta, no hubiese llegado a tan lindo resultado. La fase de experimentación y muestras ha sido larga, de casi dos años de trabajo. En este tiempo, el proyecto ha evolucionado y madurado. Hemos puesto especial atención al detalle, a los hilados, al color. Si analizamos la idea preliminar con la que empezamos y el producto terminado, te das cuenta de que fue fruto de un intenso trabajo en equipo. Eso es súper reconfortante y le da sentido a colaboraciones como esta, se unen fuerzas y talentos”.

–¿Cómo influyó tu residencia artística en diseño textil en el Textile Arts Center en tu trabajo?

–Siempre me ha apasionado el diseño textil. El tejido en telar era algo que hace tiempo tenía ganas de aprender. Los procesos productivos son fundamentales para mi propio proceso creativo. Me gusta entender y dominar una técnica, conocer su estructura, sus límites, cuáles debo mantener y cuáles puedo romper para innovar. El Textile Arts Center me entregó el espacio y herramientas necesarias para esa exploración.

–Siempre te ha interesado estar en el límite entre producción artesanal e industrial, y en este caso trabajarán con artesanos peruanos, ¿cómo surgió esa idea?

–Hace un tiempo que Wool extendió parte de sus producciones a Perú. Para mí fue una experiencia nueva y fascinante. El universo textil en Perú es excepcional. Encuentras personas sumamente dedicadas y apasionadas de su práctica. Los artesanos con los que trabajamos son muy meticulosos y prolijos, lo que termina en un producto hecho a mano de gran calidad. Para la colección Nuna trabajamos tanto con artesanos como con la industria textil. Algunos colores fueron teñidos a mano y otros se tiñeron especialmente en hilanderías. Las muestras las realicé en mi telar y las producen los artesanos en Perú. Ese mix es fascinante en el mundo del diseño.

–¿Por qué se inspiraron en el fenómeno del desierto florido?

–Este proyecto es muy especial para mí. La imagen del campo de flores en el desierto y la idea de esta alfombra es algo que tengo en mi mente hace muchos años. La paz, la solitud, la vitalidad que sientes cuando estás en el medio del desierto entre un campo de flores con el viento moviendo sus pétalos, observando cómo las distintas especies se integran unas con otras, formando este gran manto de color que abraza las montañas… El desierto florido es de esos fenómenos que me maravillan. Estas alfombras expresan, por medio de su forma ovalada, la mezcla de texturas, color y materialidades, una abstracción al paisaje florido.

–¿Qué proyectos tienes ahora que volviste a vivir a Chile?

–Mi primer proyecto fue renovar un espacio en mi casa para poder trabajar cerca de mi hija. Lo proyecté como un laboratorio creativo donde puedo realizar muestras para colaborar con terceros, como ocurrió con Nuna; o el desarrollo de piezas únicas y más elaboradas de creación propia. El taller lo orienté para la creación de cerámicas, mobiliario y textil. Hoy, entre otros proyectos, estoy explorando una nueva colección en cerámica.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS