Eduardo Vilches: “Todo se ha producido de una manera natural, nada ha sido buscado”

lunes, 11 septiembre 2017

El destacado artista Eduardo Vilches, expone “Fotografías” de forma conjunta en las galerías AMS Marlborough y XS hasta el 23 de septiembre, una muestra en la que, a partir de las imágenes captadas en el cementerio de Punta Arenas, exhibe ese talento único para delinear atmósferas.

Por: Catalina Plaza S. / Retratos: Bárbara San Martín S.

Aunque cuando terminó el colegio en Concepción Eduardo Vilches pensó en estudiar medicina, como una manera de aproximarse a la naturaleza, terminó trabajando en una gran empresa en Santiago en el área de contabilidad, rodeado de esos números que tan poca empatía le causaban. Siempre había tenido una habilidad especial para el dibujo, pero el arte había quedado relegado también. Fueron casualidades que lo conectaron con esa primera pasión, transformando su vida para siempre. A sus 84 años, comenta, mientras revisa su historia, que nada ha sido buscado, que todo se ha dado naturalmente. Se suceden así los momentos en que conoció a Nemesio Antúnez; el encuentro con Sewell Sillman, quien lo impulsó a postular a una Beca Fullbright que le permitió realizar estudios en la Universidad de Yale en Estados Unidos, donde se especializó en Teoría del Color o cuando el azar le jugó una gran pasada y se ganó un premio con que compró su primera cámara de fotos. Cada historia, cargada de detalles que no dejan de cautivar. Es quizás esta manera de expresarse, sumada a una gran amabilidad y a un rico conocimiento lo que explica por qué gran parte de su vida ha estado dedicada a la docencia. Actualmente sigue haciendo clases en la Universidad Católica y en la Universidad Finis Terrae, sumando más de 50 años enseñando sobre grabado y color, tiempo en que ha visto pasar por sus clases a alumnos que se han transformado en exitosos artistas y arquitectos, y también a otros más anónimos a quienes sigue recordando con cariño. Fueron muchos de ellos, sumados a los amigos de la vida, los que estuvieron presentes en la inauguración de “Fotografías”, que se exhibe en conjunto en las galerías AMS Marlborough y XS. Esta exposición confirma que la obra de Eduardo Vilches despierta un gran interés y que aun cuando dejó de hacer grabado hace 40 años, hay una mirada, una perspectiva, una atmósfera y una manera de afrontar la fotografía en la que se encuentra implícito su primer quehacer.

Sentado en el taller que tiene en su casa en Ñuñoa, donde vive con su mujer, la investigadora de cine Alicia Vega, el artista recorre con calma cada uno de los hitos que han marcado su vida, partiendo por el más doloroso y el que de alguna manera se vincula con las obras que presenta en la actual muestra. Se trata del trágico accidente que le quitó la vida a su padre cuando el tenía solo cinco años y la muerte de su hermana, un año después, tras el terremoto de Concepción de 1939. Ese temprano contacto con la muerte y las posteriores visitas al cementerio acompañando a su madre explican, en parte, el registro que Vilches ha realizado en los cementerios de Concepción, Chiloé y Punta Arenas. “Fue un medio que me era familiar. Me fui llenando de imágenes porque me gustaba mirar todo. Las cruces están en mis primeras xilografías, algunas enteras, otras por pedazos, porque estaba todo terremoteado. Hay cosas del subconsciente que afloran en un momento, reconoces cosas en la realidad que te estimulan. Cuando fui a Punta Arenas encontré extraordinario el paisaje que vi con esos cipreses. Hay una atmósfera que te conmueve. La transmisión es automática”, sostiene. Eduardo Vilches transitó del grabado a la fotografía, pero usando esta última como un medio para crear obras que la reimaginan. “Ampliaba las tiras de prueba en una fotocopiadora y al crecer se deformaban los bordes y empezaban a aparecer formas nuevas, más similares a un grabado. He ido aprovechando las cosas que tengo a mano”.

–¿Le cuesta desprenderse de sus obras?

–No. Los grabados son múltiples y las fotografías también se pueden volver a imprimir, por lo que siempre hay copias. A los coleccionistas quizá no les gusta mucho porque quieren tener la obra única.

–¿Cuándo nació su interés por el arte?

¡Te invitamos a revisar el artículo completo en nuestra edición impresa!

 

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS