EN EXPANSIÓN

jueves, 22 enero 2015

Desde el 2005 que este estudio integrado por Antonio Lipthay, Sebastián Morandé, Patricio Browne y Lorena Pérez ha dejado huella en nuestro país. Encargada de proyectos de gran envergadura, como la ampliación de Clínica Las Condes y el Hotel Tierra Chiloé, esta oficina-taller actualmente vive un momento de mucha actividad, ya que hace unos meses abrió Mobil Perú y está a cargo de un nuevo proyecto inmobiliario en Cachagua, el que de seguro dará que hablar.

Por: María José Mora D. / Fotos: Cortesía Mobil Arquitectos

1

Hablar con Antonio Lipthay, socio fundador de Mobil es darse cuenta de que estamos frente a una oficina bastante peculiar, que posee una visión distinta y que nace en un contexto diferente. “Mobil es una oficina formada por una nueva generación de arquitectos, capaces de combinar la arquitectura funcional y la más artística en un diseño de alta complejidad. Lo que nos distingue es la gestión estratégica de diseño en arquitectura”, explica Antonio.
Aquí trabajan 18 arquitectos, que se encargan de distintos proyectos. Lo inusual es que éstos, después de un tiempo, pueden optar a transformarse en socios de la firma. “Sebastián, Patricio y yo teníamos la idea de hacer algo distinto, dos de nosotros habíamos trabajado un tiempo fuera de Chile y queríamos aplicar algunas prácticas que nos parecieron interesantes. No queríamos que sólo fuera una oficina-taller donde los arquitectos no pudieran crecer dentro de ésta, por lo que decidimos probar algo distinto. Ejemplo de ello es que hace un año, dos de las arquitectas de la oficina pasaron a ser socias de Mobil, para nuestros clientes esto fue bien potente, porque hay pocas oficinas que van asociando a gente”, advierte Lipthay. Todo esto hace de este lugar, uno muy especial y lo mismo pasa con sus proyectos, los que usan los más altos estándares de calidad y no se destacan por irrumpir en la ciudad, sino que más bien se funden en ella, creando un lenguaje coherente y funcional, arquitectura para ser vivida y disfrutada por muchas generaciones.

5

–¿Qué significa la arquitectura para ustedes?

–Creemos que la arquitectura tiene un rol social. La mayoría de nuestros proyectos ha estado enfocado en espacios públicos que pertenecen a todos, no sólo son parte de quienes viven o trabajan en él, sino que están insertos en un barrio, con otros edificios e idealmente todos tienen que dialogar entre sí. Uno construye una obra que tiene una vocación pública, que va a ser usada por muchas personas y a nosotros nos parece importante poner un estándar. La arquitectura tiene que construir un pedazo de ciudad y tiene que hacerlo bien, no puede ser una cosa que sólo sea una bonita fachada, sino que tiene que ser respetuosa con el medio ambiente, con su entorno, tiene que ser construido para una cultura local. Nosotros usamos tecnología de punta para diseñar, hay discusión, nadie parte de una predefinición, siempre innovamos. No nos interesa que un edificio grite nuestro nombre, queremos que se entienda que un edificio es nuestro porque no pasa de moda y porque funciona bien, queremos construir obras atemporales. Diseñamos creyendo que hay una continuidad entre la calle, el hall de acceso y el resto del edificio. Nos interesa que se funda dentro de un contexto, no queremos agredir con la arquitectura, si no que queremos dar valor a través de ella.

–¿Cuáles son sus proyectos más importantes para el 2015?

–Estamos haciendo un gran proyecto de 12 casas en Cachagua. Empezamos el diseño en octubre de 2014 y se termina de diseñar a mediados de 2015. Nosotros hemos sintetizado en este proyecto toda la experiencia que hemos acumulado al construir fuera de Santiago, estamos trabajando con maderas laminadas y paneles prefabricados. Las casas son de 140 metros cuadrados aproximadamente. Lo interesante es que todo está hecho en base a madera, por fuera se ve un edificio compacto, no se ven 12 casas por separado, sólo al entrar uno se da cuenta de que hay 12 unidades independientes entre sí. Nuestro desafío fue lograr crear una casa que tuviera todas las comodidades de un edificio.

–¿Qué desafíos tiene construir fuera de Santiago?

–El primer desafío fue elegir un material y, por suerte, nuestro mandante está muy entusiasmado con que trabajemos con la madera. Lo segundo fue aplicar un criterio que ya habíamos aplicado cuando construimos el Hotel Tierra Chiloé. La idea es hacer una estructura simple que pueda ser levantada con piezas que diseñamos en Santiago, pero que pueden ser ensambladas sin problema en cualquier lugar. En el caso de Cachagua, son piezas de madera laminada, desmarcándonos de la típica construcción de hormigón blanco que cunde en el litoral. Esta diferencia entrega mucha calidez a las casas, las que están insertas en el corazón del pueblo de Cachagua. Otro desafío fue crear una arquitectura armónica, con este proyecto quisimos hacer algo único, atractivo, pero sin ser chillón, queremos que parezca que estas 12 casas siempre han estado ahí.

3

–¿Cómo ha sido la experiencia de abrir una oficina en Perú?

–Llevamos un año y medio yendo a Perú, y en septiembre de 2014 abrimos nuestra oficina. Esta responde a diversos objetivos. Uno es que nos encanta Perú y creemos que tiene mucho potencial –de hecho, nos habían invitado durante el año algunos posibles clientes, sobre todo del sector salud debido a que nosotros nos encargamos de la ampliación de la Clínica Las Condes–, pero antes que esto pasara nosotros como socios habíamos viajado por nuestra cuenta, ya que teníamos la curiosidad de explorar el mercado en Perú. Tenemos una cierta afinidad con ese país, nos gusta Lima y su geografía. Poco a poco, se fue concretando la idea y después de un año y medio decidimos instalarnos allá sin ningún proyecto en carpeta, fue una apuesta. Por otra parte, creemos que nuestra metodología y forma de trabajar merece darse la oportunidad de crecer en otro lugar, pensamos que es un proceso natural expandirnos; finalmente somos latinoamericanos y allá nos han recibido con los brazos abiertos. Por último, creemos que hay mucho talento allá en cuanto a arquitectura y construcción, pero el volumen es tan grande que creemos que podemos traspasar nuestro know how. Nuestra idea es hacer oficinas hermanas, que funcionen de la misma manera. Parte de nuestro equipo viaja una vez al mes a Perú y nuestra gerenta allá se está encargando de armar el equipo de Mobil Perú. Esta forma de trabajo ha funcionado muy bien y ya tenemos un par de proyectos que está a punto de cerrarse. Queremos enfocarnos en una primera etapa principalmente en proyectos de salud e infraestructura, y Lima está creciendo mucho en esas dos áreas. Por lo pronto estamos apostando a hacer, en algún momento, una línea de Metro, espacios públicos y clínicas.

–Hablando de expansión, ¿qué países crees que podrían ser en un futuro nuevos focos de arquitectura?

–Pienso que Chile se ha convertido en un icono global en cuanto a arquitectura, pero tenemos una gran deuda con la arquitectura de la ciudad. Hacemos grandes viviendas, aunque, en cuanto al tema urbano, nos falta bastante. Ahí Colombia resalta, logrando dar un salto tremendo en urbanismo. Pero, saliendo de América, hoy me interesa mucho mirar lo que pasa en Africa, de hecho construir buenos espacios con escasez de recursos es algo que nos une, por eso me parece fundamental mirar hacia allá, ya que hay arquitectos muy interesantes que ven la arquitectura de manera completamente distinta, trabajan con materiales locales y creo que podemos aprender mucho de ellos. Lo otro que está renaciendo es toda la arquitectura de Europa del Este, que estuvo durante mucho tiempo deprimida, ahora están con un boom en Polonia, Ucrania y Rusia.

4Sebastián Morandé, Patricio Browne, Antonio Lipthay y Lorena Pérez

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS