EN LOS DOMINICOS CON VIDA

Jueves, 27 Noviembre 2014

Acogedora, verde y fresca, así es la casa de la decoradora Francisca Varela ubicada en Los Dominicos. Aquí ella da rienda suelta a sus gustos, combina lo nuevo con las herencias y la comodidad con la estética. Sin duda una casa con aires de cabaña en medio de la ciudad.

Por: Bernardita Barros B. / Producción: Francisca Reyes C. / Fotos: Matías Bonizzoni S.

1
Hace dos años que la decoradora Francisca Varela llegó a vivir a esta casa ubicada en los Dominicos, que era de la familia, pero que hasta su llegada había sido ocupada por arrendatarios y estaba bastante descuidada. Con paciencia y mucho ojo, decidió botar muros para dar unidad, cambiar la cocina de un lado al otro, incluso la terraza –que estaba adelante– fue trasladada para atrás, logrando espacios muy acogedores y desconectados de la ciudad. “Esta era una gran parcela donde vivía mi suegro cuando chico. La abuela era paisajista y plantó las semillas del pino, los nogales y los robles, árboles que le dan mucha independencia a la casa y una sombra que en el verano se agradece”, cuenta la decoradora, que hace más de ocho años tiene su propia oficina en la que se destaca por hacer, principalmente, proyectos de decoración de casas (www.fvm.cl).
Tal como el jardín, la decoración de la casa también tiene la influencia familiar. Sin embargo, Francisca ha diseñado muchos de los muebles y sofás que utiliza. Estos han sido combinados con los que han recibido de herencias, como el comedor neoclásico que fue de su abuela, la mesa lateral ubicada al lado del diván y algunos cuadros. Pero, como buena decoradora, siempre está cambiando los espacios, mantiene el mobiliario con historia y los combina con nuevos diseños, que más tarde vende para comenzar un nuevo ciclo.
La casa está ubicada a la entrada de la parcela, y su sitio es sólo una parte de ésta. Para aprovechar al máximo el jardín, cuando la remodelaron se pensó siempre que los espacios fueran hacia fuera, por lo que todos los dormitorios tienen salida y desde cualquier punto de la casa se puede ver el jardín. Para lograr esto, las ventanas a media altura se cambiaron por puertas antiguas, las clásicas de las casas Ley Pereira, que Francisca encontró en las casas que estaban demoliendo frente a su oficina en Vitacura. “Fue una suerte, porque parece que las puertas han estado aquí desde siempre”, afirma. Sin duda que fue un acierto, y no sólo por las puertas que dan a los dormitorios, sino que aquí también encontró las puertas de vidrio con marco de madera que utilizó para cerrar la antigua terraza, incorporándola a la casa como living-comedor.

INTEGRACIÓN TOTAL
La remodelación también incluyó botar muros y lograr espacios integrados como la cocina, con la salita y el living-comedor. Aquí el piso de encino con terminación Antique es fundamental, ya que da la unidad a toda la casa, al igual que la luminaria, que en su mayoría son focos que parecen halógenos, pero que son Led.
En la cocina, destaca el comedor de diario decorado con platos antiguos que Francisca ha ido comprando de a poco y dos relojes que se mezclan, logrando un espacio muy entretenido y casual, muy en concordancia con el resto de la casa. Saliendo de la cocina está la salita, donde resalta el mueble en pino rústico, diseñado por Varela, de tal manera de aprovechar al máximo los espacios y el orden, ya que al estar la salita incorporada al living, tiene una puerta corredera para esconder el televisor. La terraza se proyectó cerca de la piscina, ganando privacidad, y se rescataron las jardineras que la rodean. En cuanto al paisajismo, una amiga la ayudó con las especies que había que plantar, y poco a poco, ella fue armando el jardín, respetando los árboles y el paisaje natural.

2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS