Francisca Benedetti, Ascesis

Lunes, 27 Marzo 2017

La artista inaugura el 21 de marzo en Galería NAC una nueva exposición en la que la geometría dialoga con colores pálidos y tenues. Un contraste en el que se refleja su interés por lo femenino y, al mismo tiempo, por un trabajo donde la rigurosidad termina por convertirse en una suerte de meditación.

Por: Catalina Plaza S. / Fotos: Bárbara San Martín S. / Fotos obras: Jorge Brantmayer

La irrupción de Francisca Benedetti en el mundo del arte se dio de manera muy casual, sin pretensiones ni discursos preconcebidos. Así es ella, clara y directa, no tiene complejos por no haber pasado por una educación formal en el área ni menos por asumir que hace lo que hace porque le gusta, sin tener un manifiesto ni nada por el estilo. Casada con el arquitecto Mathias Klotz, Francisca acaba de tener a su primera hija, la que nos acompaña, en sus brazos, durante toda la entrevista mientras nos cuenta sobre su próxima muestra, la primera que realiza de la mano de una galería, ya que sus dos exposiciones anteriores, “Fractales” y “Geometría Intuitiva” en el 2011 y 2013, respectivamente, las gestionó ella misma. El próximo 21 inaugura en Galería NAC con “Ascesis”, una exhibición en la que la geometría, el dibujo metódico y una paleta cromática muy sutil se combinan para dar como resultado trabajos pulcros, limpios, casi perfectos, sin pretensiones, pero cargados de una gran feminidad. “Ascesis” alude a las reglas y prácticas encaminadas a la liberación del espíritu y el logro de la virtud. El título de la muestra surgió gracias al texto que Raúl Zurita escribió para el catálogo de la exposición. En él, el poeta expone: “Llevada igualmente a sus consecuencias extremas, la abstracción geométrica es una vía de ascesis, donde el micromundo del dibujo es el doble exacto del macromundo del universo. La relación de esa vía de conocimiento con la obra de Francisca Benedetti es evidente, sin embargo, me ha parecido que la relación más profunda es con el romanticismo, al punto de ser una suerte de culminación de él. Si podemos calificar de abstracto el arte de Benedetti, la naturaleza de su abstracción es la misma que la que sostiene a la visión romántica. Al igual que el romanticismo, la pasión de la obra de Benedetti es la pasión del infinito y las obras que aquí se exhiben son una excepcional muestra de ello. La diferencia es que en el romanticismo el ideal está afuera, son la visiones idealizadas, en Benedetti, en cambio, el ideal está adentro, cada una de estas obras es el sueño que la obra sueña”.

“Ascesis” fue expuesta con anterioridad en Barcelona y Zagreb con muy buena recepción por parte del público. “En España conocí al galerista Víctor Saavedra y él me ofreció exponer. Lo de Zagreb se dio luego de que vinieron unos arquitectos croatas, dueños de la revista Oris, que andaban recorriendo Sudamérica y pasaron a ver arquitectura chilena. Llegaron a nuestra casa y vieron mi trabajo en el taller. Después me invitaron a exponer a su galería de arquitectura en esa ciudad y finalmente hicieron la gestión para que yo expusiera en HDLU, el centro de la asociación de los artistas croatas. La gente no tiene idea de quién soy yo acá y menos allá y me llamó la atención cómo se interesaban por mi trabajo simplemente por curiosidad, por conocer un trabajo del que no tienen la menor idea. Eso emociona”, cuenta Francisca.

–¿Te ha jugado a favor o en contra ser autodidacta?
–Cuando los artistas son muy buenos y se hacen conocidos, ser autodidacta es muy bueno… Encuentro bueno haber empezado a trabajar más tarde, porque cuando eres más madura, eres más segura y te atreves a decir las cosas… estoy agradecida de eso. Empecé dos años antes de mi exposición en el 2011. Nunca antes había bordado. Fue de un día para otro. Dibujaba, tenía algo de talento, pero nunca pensé que iba a ser artista y la verdad es que un día desperté y tenía una imagen muy clara de lo que quería hacer en mi cabeza y empecé a hacer los primeros fractales. Los empecé a vender y me decidí a hacer una exposición para poder mostrarlos. Tengo gente que me apoyó y me hizo sentir que era una buena idea mostrar lo que estaba haciendo. No tenía, en ese momento, ningún contacto con el mundo del arte, no fue ni un crítico.

–Tu trabajo se vincula mucho a lo femenino, tanto por los bordados que hiciste antes, como por la sutileza que transmiten los colores que usas. Zurita habla de lo romántico cuando se refiere a tus trabajos, ¿hay una búsqueda en ese sentido?
–Lo que hago es bien de mujer. No tengo ninguna búsqueda particular. Me calma hacer lo que hago, es súper terapéutico. No estoy siguiendo una corriente.

–¿Tienes algún referente dentro del arte geométrico?
–No. Hay varios artistas que admiro, como Morandi, Agnes Martin, Caspar David Friederch, pero ninguno que se vincule a lo geométrico. Creo que es más una cosa de atmósfera y color que de geometría. Sus trabajos me gustan y siento que dialogan con los míos o que podrían tener algo que ver, quizá sin ver sus trabajos los admiraría igual, por sus vidas o la sensibilidad que tuvieron. Es un todo.

–En tus últimos trabajos abandonaste la cuadricula y has pasado a algo mucho más incorpóreo.
–Tiene que ver con que desde que navego veo el cielo y el horizonte y los estados de mayor paz que he tenido en mi vida han sido cuando estoy en el mar, en el velero, flotando, sin ver tierra por ningún lado, solo el cielo y cómo va cambiando de color. Esos momentos me han inspirado mucho. Esa calma es lo que necesito, un estado que yo bus- caba inconscientemente.

–Eso también se vincula con el texto que Zurita presenta la exposición y en donde menciona la ascesis.
–Le puse a la muestra así porque, cuando le pedí a Raúl si me podía escribir una frase para abrir la exposición, vino al taller y me escribió ese texto precioso y ahí venía la palabra. La ascesis habla de un trabajo zen, casi de monje. Yo hago un color y ese es el que se va decantando en la obra. Siempre trabajo desde lo mínimo. También hay una búsqueda de la perfección, pero en el sentido de la paz, no de que el dibujo lo sea. Repito y repito y hasta que encuentro esa quietud que busco sentir y transmitir.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS