Francisca Uribe-Etxeverría: Historias abiertas

lunes, 12 noviembre 2018

PRONTA A INAUGURAR “INDOMABLES”, UNA MUESTRA DONDE EL AMOR Y ADMIRACIÓN POR LOS ANIMALES Y LA NATURALEZA SE HACE PATENTE EN 11 OBRAS, LA ARTISTA VISUAL CON DOS DÉCADAS DE TRAYECTORIA REPASA EN “CASAS” SUS PRIMEROS PASOS EN EL MUNDO DEL ARTE Y, ADEMÁS, REFLEXIONA SOBRE SUS INSPIRACIONES, INFLUENCIAS Y TÉCNICAS.

Por: Bernardita Cruz B. / Fotos : Bárbara San Martín S.

El arte es parte de mi vida, de mi existir. Es lo que me apasiona, por lo que todos los días agradezco poder trabajar en lo que amo. La pintura ha sido mi más fiel compañera… No hay mejor panorama que llegar un lunes a las 9 de la mañana al taller, poner música y a pintar. Así paso muchas horas de mi vida”, comenta esta artista visual con veinte años de trayectoria, ganadora de varios premios y becas, que ha participado en diversos proyectos artísticos urbanos, 9 exposiciones individuales y numerosas colectivas. Además, es profesora de pintura y escultura, y tiene una amplia experiencia en dirección de arte publicitario y desarrollo en visual merchandising.

Francisca cuenta que el arte siempre le gustó y recuerda que ganó un concurso cuando estaba en kínder, lo que se tomó muy en serio. Sus primeras clases de óleo, en tanto, las tomó en la Escuela Moderna con la artista Ida González, señora de Mario Carreño. Francisca confiesa que su fuerte siempre ha sido la creatividad, dado que viene de una familia donde el arte ha sido una pieza importante. “Por el lado materno, mi abuelo Lorenzo y tío Raimundo Undurraga pintaban y dibujaban. Mi abuelo paterno Fernando, nos llevaba los domingos al Bellas Artes, pasábamos horas en el museo y sin saberlo, incentivó mi sensibilidad por el arte. Nos hacía pruebas de cultura para ver cuánto sabíamos. Caía en trance con Velázquez y el barroco, entonces aprendí mucho con él”.

–¿Cómo defines tu estilo? ¿Cuáles son las técnicas con las que más trabajas?

–Mi trabajo se abocó por largos años al estudio del color y las materialidades, trabajé el poder transmisor de las materias como pigmentos, polvos de mármol y texturas varias, que encerradas en formas simples, dejaban hablar al color como comunicador. Estas formas simples fueron transmutando a formas más figurativas, hasta llegar a los temas más botánicos, siempre con colores fuertes y vibrantes, que esta vez simbolizaban etapas y personajes de la vida humana y que formaron parte de la exhibición “Jardín Interior” en 2009.

“Luego comencé a experimentar con el collage, puntualmente con recortes de maderas, libros, revistas y enciclopedias. Fueron llegando a mí al enterarse la gente que recibía libros usados. En base a ellos comencé a cambiar la paleta de colores por diferentes hojas, páginas y tipografías, y estos comenzaron a convertirse en el nuevo lenguaje. Adquiriendo las letras, presencias y texturas sugerentes en los campos de color que ellos habitaban. Así se homenajeaba de manera latente a lo impreso y objetual, que hoy se evapora a pasos agigantados en los medios digitales y que se mostraron en la exposición ‘Alibroabierto’ en 2015.

“Mi trabajo es una constante experimentación en base a lo evocadora de las formas simples, ya sea de color, maderas caladas o papel que en base a la serialidad, que es otra característica que se repite en todas las etapas, se presenta como un libro que se abre y va contando al espectador estas ‘obras historias’ que nos remiten al origen, los papeles han comenzado a tener color y así se transmite en estas obras, lo que el hombre es y seguirá siendo en sus descendientes, el punto de partida de todo”, explica Francisca.

–Has realizado varias muestras. Por ejemplo, una donde trabajaste con poemas. ¿Cómo nacen esas ideas?

–Mis abuelos paternos, además del arte, eran amantes de la literatura. Él era ensayista y crítico literario y mi abuela amaba recitar. Entonces, a modo de homenaje, a tanto empape de cultura que recibí, nació la idea de “Arriba Corazón” en 2004, donde los cuadros iban a acompañados de mis poesías favoritas, escritas en las paredes de manera lúdica. Es mi exposición favorita.

–¿En qué te inspiras?

–En el universo entero, toda persona, toda naturaleza que me rodea y me llama la atención merece ser pintado.

–¿Cómo es el proceso de plasmar esa inspiración?

–Son etapas, como han sido las formas simples para dejar hablar al color, luego la naturaleza para contar historias de vida, luego los recortes. Siempre con la intención de contar una historia abierta; que el espectador se sintonice a ver lo que él quiera dada sus circunstancias.

–¿Cómo es la relación del arte con tus emociones?

–Es mi mejor manera de hablar y expresar todo lo que siento.

–También has trabajado con niños, ¿cómo ha sido esa experiencia?

–Traspasar conocimientos a los niños es un regalo maravilloso, ellos son tan resueltos que simplemente se dejan llevar. Tú le pasas una obra de Picasso o Van Gogh, por ejemplo, y ellos con una naturalidad la traducen a su manera. Lo que dejas en un niño, al darle libertad creativa, refuerza todas sus habilidades y destrezas. Una de mis grandes luchas es la valoración de la educación artística en el currículum nacional.

–¿De qué se trata tu muestra actual?

–Fui invitada por la prestigiosa marca de autos Aston Martin a inaugurar su Sala de Arte, que desde este año invitará artistas nacionales a exponer. Esta vez se lanzará el nuevo auto Vantage, bajo la inspiración de la siguiente frase: “La naturaleza jamás será domada”. Ellos crearon como marca, un video inspirador que también será lanzado en Chile el 24 de octubre junto con las obras y el auto. Es así como me aboqué a estudiar a los felinos, leones, tigres, leopardos, panteras. Cada uno es una maravilla en sí. Cada mancha es diferente a la otra. Los rodea la naturaleza, esa que jamás será domesticada. Ha sido un arduo trabajo de dibujo, análisis, composición, pero ha dado frutos y hoy aparecen estas once obras llenas de amor y admiración por los animales y la naturaleza.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS