Grisanti + Cussen Sin etiquetas

jueves, 6 febrero 2014

 

La mezcla de estilos y tendencias se ha transformado en el sello del trabajo del arquitecto Hugo Grisanti y la diseñadora Kana Cussen, que inauguran este 2014 con dos proyectos de alto vuelo: el restaurante House en Casablanca y el Hotel Castillo Rojo, en la Plaza Camilo Mori de Bellavista.

Por: Catalina Plaza S. / Fotos: Grisanti + Cussen.

Captura-de-pantalla-2014-01-09-a-la(s)-16.58.42

Alumna y profesor, socios, mejores amigos; en resumidas cuentas, en ese orden se gestó la historia de esta dupla que se conoció mientras Kana estudiaba diseño en la Uniacc y Hugo era director de carrera y profesor de taller. Ambos supieron de inmediato que harían algo juntos. A cinco años de fundar Grisanti + Cussen, la apuesta ha sido más que exitosa, porque además de poner su sello en hoteles, restaurantes, tiendas, espacios culturales y casas particulares, se han transformado en íntimos amigos. De hecho, pasan casi todo el día juntos, ya sea trabajando, haciendo clases en la Universidad Finis Terrae e incluso viajando. El 2013, por ejemplo, recorrieron México, Colombia, Bolivia y Perú en busca de objetos para su línea de decoración “Victoria”, que ya suma tres colecciones: “Natural”, “Rococó” y ahora “Latinoamérica” .

HOTEL-CASTILLO-ROJO-10

A la hora de afrontar los proyectos es justamente esta sinergia lo que los caracteriza. “Hay harto complemento, porque en la parte creativa estamos muy equilibrados. Cada vez que empezamos a armar un nuevo proyecto, estamos muy de acuerdo. Yo a veces me disperso un poco y la Kana es capaz de ayudarme a concretar y a redondear los conceptos. Por suerte, como cada desafío es muy distinto al otro y, en ese sentido, no tenemos una sola mano, porque nuestro sello es crear conceptos; podemos hacer una propuesta súper rústica y otra muy design”, comenta Hugo; en tanto, Kana acota: “La base es que siempre llegamos a un lugar común, aunque a veces estemos más o menos de acuerdo, siempre el fondo de todo lo que hacemos está súper a la par. El cómo llegamos a eso es lo entretenido”.

Y los resultados sorprenden. Acaban de terminar el restaurante House en Casablanca, espacio que evoca lo chileno, el campo y los viñedos, con una estética rústica y sofisticada; y se aprontan para la inauguración del hotel Castillo Rojo, en el que la apuesta fue volver a los años 20 y rememorar la idea de un viaje. Este proyecto implicó un gran trabajo de investigación para rescatar el espíritu de la centenaria construcción. “Muchos de estos revestimientos, muebles y materiales no existían en Chile, por lo que hubo un trabajo de búsqueda de cosas en otros países. Por otra parte, siempre planteamos que cada pieza debía representar sus inicios, lo que te obliga a crear un proyecto particular para cada una”, explican.

HOTEL-CASTILLO-ROJO-11

–¿Cómo surgió el concepto detrás del proyecto?

–El concepto surgió sobre cómo volver a dar vida a esta casa sin sólo remodelarla y borrar su pasado. Para esto nuestro principio base fue reconstruir escenas, situaciones, formas de vida y, aunque se cambió el uso de los espacios, la idea fue mantener algunos guiños que te hagan entender que estás durmiendo en lo que fue la cocina o la pieza de los niños, etc.

–¿Qué esperan generar en los pasajeros?

–Que vivan una experiencia, que sea mucho más que alojar en un hotel boutique, que se sientan parte de una historia que se está volviendo a contar. Creo que la sensación será muy cinematográfica.

IMG_0335

“LO QUE PODEMOS HACER A TRAVÉS DEL DISEÑO ESTÁ MÁS CERCANO AL ARTE”

En constante proceso de creación, ya sea para proyectos concretos o bien para sueños a futuro, Hugo y Kana están continuamente tirando ideas y bosquejando mentalmente.

IMG_7096

Su proceso creativo parte, según cuentan, definiendo un concepto y una experiencia a transmitir. “Así van saliendo las paletas de colores y los materiales. Lo último es lo decorativo. Por eso mismo nos llamamos diseñadores de interiores, más que decoradores, porque nuestro trabajo tiene que ver con pensar en cómo queremos que se vivan y usen los espacios, más que en elegir qué sillones o qué papel queda mejor. A veces eso ni lo conversamos”, explica Hugo. Por su parte, Kana afirma: “Todo ese proceso hace que los materiales y los colores tengan un sentido y que se logren espacios a temporales. Creamos conceptos y de alguna manera personajes. Otra cosa que caracteriza a nuestro proceso creativo es que amamos encontrar cosas, meternos en los Persas, viajar mucho, ir a ferias y buscar elementos que sean únicos y que tengan historia. Somos súper cachureros y guardamos muchas cosas”.

IMG_6851

–¿Tienen referentes?

H: –Roman and Williams es un referente, porque también trabajan desde un concepto y van mucho de la mano con lo gráfico. Nosotros, en las propuestas siempre tratamos de meter una agencia que vea la parte gráfica porque, si estás haciendo un restaurante y alguien está a cargo de la imagen de la marca, te vas nutriendo mutuamente.

–¿Con qué proyectos sueñan?

K: –A mí me gustaría tener un bar.

H: –Decorar La Moneda, ése es un proyecto que me encantaría hacer.

_MG_5372

–¿Cómo se nutren?

H: –Viajamos bastante y vamos a ferias. El año pasado fuimos a 100% Design en Londres y después nos fuimos a la Bienal de Arte de Venecia. La conclusión de los dos fue que, independiente de que lo nuestro era supuestamente 100 % Design, la bienal nos nutrió mucho más. Creo que el arte está mucho más avanzado que el diseño y la decoración. El arte logra sorprenderte. En Londres, al día número tres, no quieres volver a ver una silla de madera con la patita de color…

K: –A nivel de concepto y discurso, la bienal es muy interesante. Más allá de que sean otros formatos, te nutres mucho más de las maneras en que se desarrollan las ideas. Te puede gustar o no, pero te sorprendes.

_MG_5327

H: –Además, respecto a proyectos concretos, la bienal nos ayudó a salir con una idea clara de qué queríamos hacer este año en términos de exhibición y concretamente con lo que presentaremos en Ch.ACo, porque estaremos a cargo de todo el acceso, la zona pública y el VIP. Finalmente, lo que podemos hacer a través del diseño está más cercano al arte.

–¿Qué opinión tienen de sus pares?

K: –Creo que los decoradores son poco arriesgados, no hay mucha propuesta ni contraste.

H:–Puede sonar súper pesado, pero creo que tenemos una postura muy distinta a la mayoría de las oficinas de diseño e interiorismo. Jamás trabajamos en serie y nos buscan, más allá de compararnos con el resto, cuando quieren que algo sea realmente especial, distinto y súper a medida. El formato de oficina que tenemos nos permite tener ocho proyectos en simultáneo y nada más, porque los ocho los atendemos nosotros. Eso hace una gran diferencia. Estamos en constante contacto con todos nuestros clientes.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS