HACES DE LUZ

Jueves, 9 Abril 2015

Techos altos, grandes espacios y mucha luz natural destacan en esta casa proyectada por DAW arquitectos. A pesar de sus líneas modernas, en esta casa se funcionan dos conceptos aparentemente antagónicos, como es lo moderno y lo antiguo.

Por:María José Mora D. /Producción :Amalia Valdés M. / Fotos:Matías Bonizzoni S.

Partieron al revés, sí, porque la mayoría de las parejas se achica cuando los hijos empiezan a emigrar, pero este matrimonio hizo todo lo contrario. “Queríamos tener espacios amplios, un gran jardín donde recibir a nuestros hijos y nietos, por eso no era opción un departamento. Además, si podíamos darnos ese gusto, por qué no hacerlo. Así es que nos decidimos por comprar dos paños que en total dan 5.000 metros cuadrados. Nuestra idea era que todos nuestros hijos se hicieran casas acá, pero finalmente sólo uno lo hizo, por lo que quedamos con un jardín enorme que une las dos casas”, explica la propietaria. Hace seis años que partieron con esta aventura y no se han arrepentido nunca de haberlo hecho así. Si bien la casa es bastante grande, no se siente inabordable, ya que los espacios están muy bien distribuidos. “Nosotros usamos muchísimo la salita y el escritorio, pero los fines de semana, el comedor y el living son fundamentales, ya que todos los hijos y nietos llegan en masa”, cuenta riendo la dueña de casa. Obviamente otro espacio muy aprovechado es el jardín y la terraza que, al tener un gran tamaño, la vista se pierde entre los árboles y por un momento olvidamos que estamos en medio de la ciudad. Para lograr una casa armónica, los propietarios trabajaron en conjunto con los arquitectos y les dieron algunas directrices. Uno de los temas más importantes para esta pareja era tener un lugar cómodo y que fuera apto para vivirlo en la vejez, es por eso que evitaron cualquier tipo de desnivel; todo debía concentrarse en una planta, los pasillos debían ser anchos y los espacios amplios. Al mismo tiempo, pidieron que la cocina tuviera un buen porte y algo primordial era que la casa fuera muy luminosa, por eso en casi toda la propiedad se pueden observar grandes ventanales y algunas lucarnas que dejan entrar la luz natural.

100

 

101

103

108

 

UNA PRECIOSA COLECCIÓN DE TACITAS TRAÍDAS DE TODAS PARTES DEL MUNDO Y UN JUEGO DE AJEDREZ DE MARFIL DESTACAN DENTRO DE LA GRAN REPISA QUE DIVIDE LA SALITA DEL PASILLO. AMBOS JUEGOS ENTREGAN COLOR Y LLAMAN LA ATENCIÓN DE TODOS LOS QUE PASAN POR AHÍ.

 LA COCINA EN TONOS VERDES, QUE FUE DISEÑADA POR XILOFOR Y TIENE TODO LO QUE UNA DUEÑA DE CASA NECESITA: ES CÓMODA, AMPLIA Y MUY LUMINOSA, GRACIAS A QUE UNA PARED SE REEMPLAZÓ POR UN PANEL QUE DIVIDE LA COCINA DEL PASILLO, ESO PERMITE QUE LA COCINA Y EL PASILLO GANEN EN LUZ.

 AL LEVANTAR LA CASA SOLO SE BOTÓ UN ÁRBOL, YA QUE SE QUISO RESPETAR LA ANTIGÜEDAD Y MAJESTUOSIDAD DE LOS ÁRBOLES QUE EXISTÍAN DESDE HACE MUCHO TIEMPO EN ESE LUGAR. GRACIAS A ESE RESPETO, EL JARDÍN POSEE UN AIRE SUREÑO QUE ENCANTA Y RELAJA.

 

COMO EN EL CAMPO

Cero ruido, mucho verde hacen que al entrar a esta casa uno se sienta, literalmente, en medio del campo, ésa es una de las cosas que más aprecia la dueña: la paz y tranquilidad que se vive en este lugar. Esto se ve reforzado por la colorida decoración que posee el lugar, todo lo que está en la casa fue elegido personalmente por la dueña, quien optó por darle color a los espacios, aunque prevalece bastante la mezcla de rojo y negro. Lo primero que sobresale al entrar es un precioso espejo que nos da la bienvenida y un huevo dorado del artista Javier Toro. Desde el hall se pasa al living, el que juega con los tonos celestes y morados, en el que destaca un cuadro de Matías Pinto D’Aguiar, lo que se repetirá durante todo el recorrido, ya que toda la familia es amante del arte. “Somos fanáticos del arte y por eso le damos mucha importancia, es una pasión que compartimos en familia, vamos a exposiciones y siempre estamos buscando ampliar nuestra colección”, cuenta la propietaria. Gracias a esta pasión podemos ver repartidos en diferentes lugares obras de Cecilia Avendaño, Guillermo Lorca, Omar Gatica y un enorme cuadro de José Pedro Godoy, que es el encargado de darle un toque espectacular al pasillo que divide la cocina de la salita. Si bien podemos ver bastante arte joven y moderno, las antigüedades también son parte fundamental de este lugar. “En la casa anterior teníamos muchas más antigüedades, pero como ésta es muy moderna. mis hijos me dijeron que sacara algunas. Creo que esta casa es un ejemplo de que siempre se puede mezclar lo moderno y lo antiguo, porque más que competir, cada objeto entrega lo suyo, dando como resultado una decoración bastante entretenida y armónica”, explica la dueña. Es así como llama la atención un precioso juego de ajedrez tallado a mano en marfil, herencia de su padre y es un tesoro que admira. Cerca de este juego apreciamos una linda colección de tacitas, la propietaria cuenta que esta colección nace desde muy chica, ya que su madrina siempre se las regalaba. Fue así como ella siguió con el hábito y ahora, cada vez que viaja, se preocupa de aumentarla. Tema aparte es la cocina en tonos verdes, que fue diseñada por Xilofor y tiene todo lo que una dueña de casa necesita: es cómoda, amplia y muy luminosa, gracias a que una pared se reemplazó por un panel que divide la cocina del pasillo, eso permite que la cocina y el pasillo ganen en luz.

 

98

99.1

99

104

107

109.1

 

 

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS