HOTEL CAN FAUSTINO MAGNÍFICO

jueves, 9 abril 2015

EL MAR MEDITERRÁNEO, LA ISLA DE MENORCA, UN PALACIO DEL SIGLO XVIII, FUERON EL ESCENARIO PERFECTO PARA QUE EL STUDIO PUTMAN IMPRIMIERA SU CARACTERÍSTICO SELLO, DANDO VIDA A UN HOTEL DONDE SE CONJUGA HISTORIA Y MODERNIDAD.

 Por :Catalina Plaza S .

Fotos : Gentileza Studio Putman

Visionaria, atrevida, elegante… sobran adjetivos para describir el legado de Andrée Putman, una de las diseñadoras más importantes del siglo XX, creadora, en 1984, del concepto de hotel “boutique” –cuando diseñó el Morgans de Nueva York–; esa mujer de labios rojos que imprimió un sello único a cada proyecto. Pero esa sobria sofisticación sigue vigente gracias a la gestión de su hija Olivia, quien actualmente se encuentra a la cabeza del estudio que ha estado detrás de importantes proyectos de las más variadas índoles. Uno de los últimos es el Hotel Can Faustino. Ubicado en Menorca, específicamente en el centro histórico de Ciutadella, se emplaza en el que fuera un antiguo palacio del siglo XVIII, un punto de partida magnífico para que el Studio Putman pudiera jugar con un diseño contemporáneo que contrasta con los añosos espacios. Con un escenario insuperable, como es esta isla mediterránea declarada Reserva de la Biósfera por la Unesco, Olivia Putman se aproximó al lugar con la intención de “preservar y realzar la estética imperante, dejando que el extraordinario

 

EL BAÑO SIMPLE Y MUY ELEGANTE RESALTA POR LOS MÁRMOLES QUE SE USARON PARA DARLE UN TOQUE SEÑORIAL Y ELEGANTE, LO QUE SE SUAVIZA CON UNA ESPECTACULAR TINA QUE INVITA AL RELAJO.

 

lugar revelara por sí solo las cualidades de su arquitectura. También quise hacer sentir a los huéspedes como en casa, como si estuvieran abriendo las puertas de una residencia familiar”, sostiene Putman en la memoria del proyecto. Con respecto a la inspiración, el lugar se transformó en la mejor de las fuentes para dejar fluir la creatividad. “Por supuesto que Menorca fue una gran inspiración para este proyecto. Existen algunos ítems locales que tratamos de incluir en el diseño interior de este hotel. Por ejemplo, usamos el cuero en algunos detalles para evocar la tradición ecuestre de la isla. Siempre me han atraído los lugares con identidad, porque los hace únicos y especiales.

94

95

96.1

96

97

 

Tratamos de realzar la diversa belleza de Menorca a través de la elección de materiales naturales y locales”. Además, se sumaron y contrapusieron materiales, colores y formas con el objetivo de revelar la quieta belleza del lugar. “Todo se trata de respeto y equilibrio. Es muy importante alcanzar la armonía entre un edificio y su entorno. He tratado de agregar un aire contemporáneo a un lugar lleno de historia, estimulada por el reto de reinventarlo. Es este especial espíritu de Can Faustino el que hemos deseado mejorar para encontrar qué hay dentro de nosotros”. Para cumplir con dicha tarea, la diseñadora y su equipo se encargaron de todo el interiorismo del hotel, además del diseño de gran parte del mobiliario y la iluminación, pieza clave para destacar estos contrastes entre historia y modernidad. Respecto a las habitaciones, Olivia explica que cada una de las 21 habitaciones y 3 suites “es como una hoja en blanco en la que los huéspedes pueden dibujar lo que quieran. Elegí una paleta de colores claros, además de materiales suaves y delicados para que cada uno le imprima su personalidad al espacio. No me gusta imponer nada, para que así cada huésped pueda tener una experiencia única”, sostiene. A estos espacios se suman el spa, dos piscinas, un bar, un restaurante y la fantástica playa privada. Un destino de lujo que bien vale la pena descubrir.

91.1

91

92.1

92

93

 

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS