JOSEF ALBERS

viernes, 11 marzo 2016

ALUMNO Y PROFESOR DE LA BAUHAUS, EL ARTISTA INFLUENCIÓ A GENERACIONES CON SU MODO DE ENSEÑANZA, LA QUE INCLUSO LLEGÓ A CHILE, TRAS SU VISTA EN 1953. SU TEORÍA DEL COLOR, LA QUE SE CENTRABA EN LA IDEA DE QUE ESTE ES MÁS QUE LA FORMA, ES EL MEDIO PRIMARIO DEL LENGUAJE PICTÓRICO, ES QUIZÁS, SU LEGADO MÁS IMPORTANTE.

19 de marzo de 1888 – 25 de marzo de 1976

Nacido en Bottrop, este artista fue el responsable de llevar a Estados Unidos el modernismo europeo a mediados del siglo XX, específicamente los principios asociados a la Bauhaus, la influyente escuela de artesanía, diseño, arte y arquitectura fundada en 1919 por Walter Gropius.

Albers, que fue tanto alumno como profesor de la mencionada institución, ganó gran reconocimiento, especialmente por los talleres vinculados a los fundamentos de la manufactura, partiendo sobre la base de que la experimentación y la invención estaban por sobre el estilo y la habilidad. “EI material ha de ser trabajado de tal modo, que no se desperdicie nada: la economía es el más elevado principio. La forma definitiva surge de la tensión entre el material tallado y el material replegado”, aconsejaba a sus alumnos. Versátil, trabajó con vidrio, fotografía, diseño de muebles y empapelado. Sin embargo, sería su aporte teórico respecto al color lo que le daría trascendencia años después ya instalado en Estados Unidos.

Albers emigró junto a su mujer, Anni, tras el cierre, por orden de Hitler, de la prestigiosa Bauhaus. La invitación, en 1933, a participar en el Departamento de Arte del Black Mountain College llegó en el mejor de los momentos.

Una de las grandes obsesiones que comenzó a ocupar a Albers en esos años fue el color y su experimentación con distintas tonalidades, logrando efectos visuales que influenciarían, junto al trabajo de Vasarely, el arte óptico.

Una de sus series más famosas es “Homenaje al cuadrado”. En estas pinturas, Albers explora la interacción del color en un formato regular, demostrando que un mismo tono puede parecer diferente cuando se coloca sobre diferentes fondos, y diferentes colores pueden parecer casi iguales cuando se asocian a distintos fondos. Esta multiplicidad de lecturas lo llevó a desarrollar un cuerpo teórico que quedó expresado en el libro “Interacción del color”. “Cuando pinto pienso y veo ante todo color, pero color como movimiento”, decía.

Tras su paso por el Black Mountain College, Albers fue invitado a dar clases en Yale y a dirigir el Departamento de Diseño, trabajo que realizó entre 1950 y 1958. Fue justamente en ese cargo cuando fue invitado a Chile por Sergio Larraín García-Moreno, entonces decano de la Facultad de Arquitectura y Bellas Artes de la UC, para que diera un curso intensivo de las metodologías y ejercicios fundamentales sobre los que se basara el Vorkurs (curso introductorio), que había realizado en la Bauhaus. A cargo de la organización estuvo el profesor y arquitecto Alberto Piwonka. Tras la vista de Albers se sentaron las bases para lo sería la creación de la Escuela de Arte de la misma universidad.

BK161

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS