Mitsue Kido, lámparas Shibori, Kanaami Kiku, Kanaami Origami, Chasen y Matsumat

Lunes, 17 Abril 2017

La arquitecta chilena japonés prepara sus maletas para exhibir, en Ventura Lambrate, en el marco de la semana del diseño de Milán, una colección de cinco lámparas inspiradas en objetos y tradiciones japonesas. 

Por: Catalina Plaza S. Fotos: Cortesía Mitsue Kido

Durante el 2016, Mitsue Kido participó en Kioto en el programa “Diseño moderno, cultura y artesanía tradicional” de la JICA y el Instituto de Tecnología de Kioto, el que le permitió visitar durante dos meses casi 20 talleres de artesanos de distintas áreas, principalmente agrupados en metales, cerámicas, textiles y madera. Con el objeto de abarcar varias técnicas, optó por trabajar con 5 artesanos y crear luminarias inspiradas en diversas tradiciones. “La artesanía en Japón es un arte, es un oficio tremendamente valorado donde cada estudio lleva al me- nos 6 generaciones en la actividad. La perfección de cada taller me sorprendió muchísimo”, cuenta la arquitecta de la Universidad Católica, quien pudo ser parte del proceso de producción en distintos niveles de participación. “Al principio no fue nada de fácil, el idioma fue un obstáculo, pero principalmente la diferencia cultural. Algunos no querían aceptar el trabajo y en Japón, a pesar de existir, es muy agresivo utilizar la palabra ‘no’, por lo que me costaba entender si querían aceptar el trabajo. Oriente en general tiene una cultura muy distinta a la de Occidente en sus relaciones sociales, por lo que debía considerar con mucho respeto trabajar con un artesano, manteniendo un equilibrio entre mi propuesta y su tradición para no pasarlo a llevar y no hacerlo sentir agredido por una propuesta que se escapara de su oficio. Luego de entender y adaptarme a su lenguaje, tanto social como de manufactura, fue realmente un agrado trabajar con ellos, porque son muy precisos y conocedores de su material y, al mismo tiempo, muy comprometidos con los plazos y el resultado final”, explica Kido, chilena de origen japonés que llegó al programa tras recibir un mail de la Sociedad Japonesa de Cultura, a la cual pertenece, con un listado de cursos ofrecido por JICA. La idea de que cada lámpara, las que expuso en el Tokyo Design Week 2016, se inspirara en distintas tradiciones japonesas surgió por dos razones: “Primero porque quería que el proyecto fuera un poco más allá de la forma y técnica japonesa. Quería poder transmitir y propagar las tradiciones fuera de Japón, a través de este acto que nombro como ‘descontextualizar’ y que básicamente se refiere a sacar de contexto un objeto tradicional para hacerlo jugar el rol de lámpara. Por otro lado, debía utilizar el lenguaje de los artesanos, entonces era más consecuente trabajar en su forma, haciendo lo mismo que han hecho siempre, pero con pequeñas modificaciones de escala, repeticiones u otro uso del material”, sostiene Mitsue, creadora de Piqui Niqui (www.piqui-niqui.com), una suerte de servicio de decoración escondido en una arquitectura transitoria para celebraciones que tiene como requisito utilizar papel u origami y, además, de Moshi Moshi (www.moshi-moshi.cl), marca dedicada al diseño de luminarias con papel plegado que fue su inicio en el diseño de objetos. El próximo paso para las lámparas Shibori, Kanaami Kiku, Kanaami Origami, Chasen y Matsumata será viajar a la Semana del Diseño del Mueble de Milán para darse a conocer en Ventura Lambrate y enconTrar un mercado y/o inversionista para producir una reducida reproducción de estas lámparas para un mercado más ligado al lujo.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS