MARIO NAVARRO “NO TENGO FÓRMULAS NI MANERAS”

viernes, 19 diciembre 2014

5
GENIALIDAD Y FLEXIBILIDAD SON CONCEPTOS QUE DEFINEN BASTANTE BIEN EL TRABAJO DE ESTE ARTISTA CHILENO QUE DESTACA EN EL MEDIO POR CREAR OBRAS QUE INTERPELAN Y HACEN PENSAR, PONIENDO AL ESPECTADOR EN UN LUGAR DONDE LA CRÍTICA ES FUNDAMENTAL.

marioPor: María José Mora D. / Fotos: Matías Bonizzoni S.

La Galería Die Ecke fue el lugar elegido para hacer la entrevista. Entre cuadros embalados y un exquisito té caliente, nos sentamos junto a Mario para hablar de su trabajo y del arte en general. Actualmente da clases en la Universidad Católica y está preparando tres exhibiciones para el próximo año, una en el Mac de Valdivia, otra en la Pinacoteca de Concepción y una tercera en el Mac de Santiago. “Son tres exposiciones distintas que giran en torno al mismo asunto; la relación entre el espiritismo y el chamanismo”, explica Navarro. Si bien esta temática se aleja de la política, sí se enmarca en algo que va más allá, la historia local y latinoamericana, intereses presentes desde siempre en sus trabajos.
Las obras de Navarro cuentan una historia; es más, si éstas fueran desplegadas como una línea de tiempo, podríamos acercarnos de una manera poco convencional y, totalmente visual, a nuestro pasado como nación. Quizás esta característica es la que destaca en la trayectoria de Mario quien, poco a poco, se ha convertido en un testigo que, por medio de sus instalaciones, ha logrado recordarnos, una y otra vez, nuestra propia y, a veces olvidada, historia.

1 2–¿Cómo se trazó tu camino en el arte y en qué está hoy ese camino?
–A mí me tocó una coyuntura que tenía que ver con el último período de la dictadura. Entré a la universidad el año 88 y en ese momento la carrera de arte estaba cerrada en la Universidad de Chile, por lo que la única universidad tradicional que enseñaba arte era la Católica, a la cual entré. Creo que este punto fue importante, ya que todos los compañeros de mi generación estaban full convencidos de que querían estudiar arte, no había espacio para dudar o desertar. Con esa generación se dio un intercambio, experimentación y discusión que fue súper rico. Esa situación me dio todo el convencimiento de que lo que estaba haciendo era realmente lo que me interesaba.
“Por otro lado, mientras estudiaba hice, junto a otros compañeros, algunas exposiciones. Al salir de la universidad, junto a Cristián Silva, Mónica Bengoa y Justo Pastor Mellado formamos la sociedad Jemmy Button, Inc. Esta fue una idea que nos permitió autoexigirnos, tener rigor y sistematicidad, haciendo que nos ordenáramos de cierta manera. Gracias a ella, logramos publicar algunos libros, hacer exposiciones y conferencias, lo que nos abrió un pequeño camino inicial. Luego, Jemmy Button se desintegró y cada uno siguió su camino, pero, a pesar de esto, la sociedad nos dejó un sello, que era mantener cierta necesidad por lo experimental, queríamos que nuestras obras pudieran plantear algún tipo de interpelación directa a las personas; no queríamos que nuestro trabajo fuera pasivo.
–Muchas de tus obras tienen un concepto político atrás. ¿Por qué es un tema central en tu obra?
–Hay varias razones, pero tengo dos fundamentales. Primero que nada, considero que todo lo que uno hace es política y esto viene porque mi niñez y adolescencia la viví en un contexto donde la política era fundamental, toda la vida giraba en torno a ella. En segundo lugar, la biografía de mi familia está ligada a los abusos que se cometieron en esos años, ya que mi padre fue víctima de la violencia de ese período. Es por eso que, a propósito de las vivencias familiares, el tema me interesa, sobre todo desde el punto de vista de poder entregar, a través de mi obra, precisión histórica. Pero no estoy de acuerdo con que mi trabajo sea percibido como político, más bien son obras que hablan de situaciones o cuestiones políticas que contiene la historia. La política en mi trabajo no está relacionada con lo ideológico. Por eso ser denominado como un “artista político” no es exacto. A mí me interesan más las cosas relacionadas con la historia política, que con la historia social o romántica de Chile, por ejemplo, y últimamente he intentado que esta temática no esté ligada sólo a Chile, sino a Latinoamérica.
–Tu hermano Iván Navarro es uno de los pocos artistas nacionales que ha logrado triunfar en mercados tan competitivos como el estadounidense. ¿Qué crees que los llevó a estudiar arte?
–Nuestros padres estudiaron publicidad en la Universidad Técnica del Estado. Mi papá era el director de extensión de esa misma universidad y estaba a cargo de la imprenta y de un taller gráfico que había, por lo que siempre estuvimos vinculados a lo gráfico y desde chicos nos inculcaron el gusto por el arte. Recuerdo que cuando decidí estudiar arte, mis papás me empujaron para que lo hiciera. Nosotros éramos una familia de clase media, por lo que no teníamos un colchón de plata que nos ayudara a sobrevivir si el tema del arte no funcionaba, había que tomar el “riesgo” no más. Al mismo tiempo, mi abuelo materno era un gran maestro chasquilla. Junto a él siempre estábamos haciendo manualidades y a mi hermano en particular le encantaba; de hecho, pensó en estudiar carpintería, pero como no encontró ningún lugar que enseñara esa disciplina, se decidió por lo más cercano que en ese momento era arte, fue algo fortuito.
–¿Cuáles serían las similitudes y diferencias que tienes con Iván?
–Nos encontramos con la cosa temática, con la biografía, lo político y la memoria. Además, como hermanos, uno siempre tiene coincidencias, hay una especie de telepatía. Muchas veces pasa que pensamos en hacer las mismas cosas, por ejemplo. En cuanto a las diferencias, lo fundamental es la carrera que cada uno a hecho. Yo no he tenido un acercamiento a lo comercial de manera tan sistemática, no he estado obligado a permanecer dentro de un tipo de obra que sea reconocible y que se pueda vender debido a ese reconocimiento, sin embargo, Iván sí. El es muy sistemático y riguroso en tratar de mantener, profundizar y darle una vuelta a una especie de fórmula que tiene, y eso para mí es algo casi inaceptable, yo no puedo hacer eso, no tengo fórmulas ni maneras, a pesar de eso él tiene un método que admiro, pero que a mí no me resulta. Aparte, yo soy muy poco afectuoso con la cosa manual, no es algo en lo que haya profundizado mucho.
–Gracias a tu trabajo como profesor estás en contacto con las nuevas generaciones de artistas, ¿cómo las ves?
–Soy muy optimista en cuanto a las generaciones que aún no han salido. Pienso que es gente mucho más despierta y más consciente del tipo de conocimiento que está manejando, creo que son artistas más completos. Asimismo, tienen la ventaja de ser más escépticos y críticos en relación al medio en el que viven. No así la generación que los precede, la que bajo mi perspectiva se perdió. Se alucinaron con un falso boom de lo comercial y creyeron que iban a ser famosos. Les vino la locura de los futbolistas… ellos veían a mi hermano que vive en Nueva York y que le va bien y todos querían ser como él. No entendieron que para llegar ahí se necesita trabajar como cualquier persona. Por eso creo que los artistas jóvenes de 20, 22 años son mejores, no por talento, sino porque tienen una visión más real de la vida y eso es muy útil para el medio en el que se van a mover a futuro. Eso va a hacer que las galerías tomen en cuenta a estos futuros artistas, porque tienen obras sólidas y no solamente,porque le achuntaron a un mono y eso se va a vender bien un par de veces y después, nada. Por eso creo que la generación de artistas que está actualmente en la universidad goza de buena salud, lo que también pasa por los profesores, ya que ha habido una renovación que ha logrado generar mayor conocimiento en sus alumnos.

3 4

“YO NO HE TENIDO UN ACERCAMIENTO A LO COMERCIAL DE MANERA TAN SISTEMÁTICA, NO HE ESTADO OBLIGADO A PERMANECER DENTRO DE UN TIPO DE OBRA QUE SEA RECONOCIBLE Y QUE SE PUEDA VENDER DEBIDO A ESE RECONOCIMIENTO; SIN EMBARGO, IVÁN SÍ. EL ES MUY SISTEMÁTICO Y RIGUROSO EN TRATAR DE MANTENER, PROFUNDIZAR Y DARLE UNA VUELTA A UNA ESPECIE DE FÓRMULA QUE TIENE, Y ESO PARA MÍ ES ALGO CASI INACEPTABLE. YO NO PUEDO HACER ESO, NO TENGO FÓRMULAS NI MANERAS, A PESAR DE ESO ÉL TIENE UN MÉTODO QUE ADMIRO, PERO QUE A MÍ NO ME RESULTA”.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS