MASHPI LODGE: DE CARA AL BOSQUE

lunes, 19 octubre 2015

PROYECTADO POR LOS ARQUITECTOS ALFREDO RIBADENEIRA BARBA Y ALFREDO JOSÉ RIBADENEIRA DE AZEREDO COUTINHO, ESTE HOTEL DE DESTACA POR SU ESTRUCTURA SOBRIA Y LIMPIA QUE LOGRA MIMETIZARSE CON EL BOSQUE ECUATORIANO.

POR: MARÍA JOSÉ MORA / FOTOS: MATÍAS BONIZZONI S. 

La zona del Chocó, en Ecuador, se extiende desde Panamá, pasa por la costa colombiana y termina aproximadamente en la mitad de Ecuador; y se caracteriza porque en sus bosques y selvas se esconde una de las más grandes biodiversidades a nivel mundial. Es por esa razón que el empresario y conservacionista ambiental Roque Sevilla, no dudó en comprar mil 300 hectáreas de bosque nuboso, el que es cada vez más escaso debido a la tala indiscriminada. “Antes de ser una reserva, esta zona fue propiedad de una maderera, la que tuvo problemas en encontrar las maderas ‘rentables’, debido a la alta diversidad de árboles que existe. Por esto, quebraron; una suerte para nosotros y para el bosque”, cuenta orgulloso Sevilla. Además, la única zona que la maderera alcanzó a talar fue el lugar donde se levantó el Mashpi Lodge, por lo que no fue necesario tumbar ni un solo árbol. A tres horas de Quito, este es uno de los lugares más emblemáticos de la zona del Chocó.

El desafío para los arquitectos era importante, puesto que el terreno donde se debía construir se ubica en un bosque húmedo, donde caen alrededor de 6.000 milímetros de agua al año.

Respecto a la arquitectura exterior, luego de largas discusiones, la inspiración llegó de la mano de un pequeño anfibio que, al ser transparente, logra mimetizarse con cualquier lugar. Fue así como se llegó a la idea de que Mashpi Lodge debía ser lo más translúcido posible, para lograr fusionarse al máximo con el bosque.

Lo primero que sorprende de la estructura es que es totalmente moderna, de líneas rectas, cero ostentosa y… obviamente, muy translúcida. Aquí lo rústico no se encuentra en la construcción. “La primera imagen que suele asociarse con la idea de un lodge ecológico es la de una serie de bungalows independientes dispersos en el bosque. Nosotros decidimos concentrarlos a lo largo de una espina dorsal que los interconecta, pero de manera que se descuelguen y mantengan su independencia. Las habitaciones –22 en total– son una serie de módulos, dinámicos en corte, livianas y todas con vistas impactantes al bosque”, explica el arquitecto Alfredo José Ribadeneira.

La idea fue que el hotel se levantara como un refugio cálido y agradable, donde nunca se pierde la conexión total con el verde externo, gracias a sus enormes ventanales. Y como el verde es el rey exterior, este color quedó totalmente fuera de la decoración, por eso Diego Arteta, el encargado del diseño interior de Mashpi, optó por tonos cálidos, donde los rojos, óxidos y tierras son los reyes. Estos se llevan bien con los pisos grises, tipo pizarra, que cubren la mayoría de los espacios públicos. “Por esto en las habitaciones era conveniente poner alfombras de lana. Elegimos las de la diseñadora española Nani Marquina, con colores análogos a los de las cortinas de cada habitación, las que tienen tres tonalidades: un naranja violento, un violeta que se convierte en azul casi cobalto y un ocre verdoso. Tan solo una habitación tiene cortinas blancas”, explica Arteta. Aquí nada quedó al azar y todo lo que se usó fue de la máxima calidad. A las alfombras de Marquina, se suman las tinas de Philippe Starck y el mobiliario de la firma americana Donghia y de la italiana Kartell.

Por último y no menos importante, esta lujosa burbuja es altamente verde gracias a que todas sus aguas servidas son tratadas y devueltas totalmente limpias al bosque, usa autos eléctricos y todos los productos de aseo, baño e incluso el repelente de insectos que te da el hotel, son biodegradables. “Tenemos un sistema de manejo de basura eficiente: todo el material que entra, sale. Clasificamos la basura y la devolvemos a Quito para que pueda ser reciclada. Tenemos planificado construir una planta hidroeléctrica para suministrar la energía –actualmente funciona con generadores eléctricos– y finalmente la comunidad de la zona está muy conectada con el proyecto, ellos son nuestros trabajadores y también proveedores de alimentos. Muchos de ellos han sido entrenados para poder atender bien a los huéspedes y mostrar al mismo tiempo la amabilidad y cultura de nuestra tierra”, finaliza Sevilla.

Captura de pantalla 2015-10-19 a la(s) 13.24.39 Captura de pantalla 2015-10-19 a la(s) 13.24.45 Captura de pantalla 2015-10-19 a la(s) 13.24.51 Captura de pantalla 2015-10-19 a la(s) 13.25.08 Captura de pantalla 2015-10-19 a la(s) 13.10.30

Captura de pantalla 2015-10-19 a la(s) 13.09.45 Captura de pantalla 2015-10-19 a la(s) 13.09.10

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS