Monochrome design

martes, 29 abril 2014

dsc_3610-1

Sí, es difícil. Sobre todo para quienes no vienen de este lado del mundo del diseño, la decoración y el color. Entiendo tan bien esa “angustia” que significa enfrentarse a un nuevo espacio desnudo y tener que plasmar una identidad en él de manera de hacerlo habitable y propio. Ideas de colores, texturas y formas se mezclan en la cabeza y la imaginación a veces sin siquiera tener la certeza que todo va a cuajar en el ambiente: el sofá heredado, la silla comprada en algún remate, la alfombra que viene arrastrándose desde hace años, la mesa de centro de unas dimensiones curiosas, en fin. Mil imágenes que incluso quitan el sueño a varios. Me incluyo.

cable_knit_winter_story_tif_85954

Hemos venido hablando hace un tiempo que la tendencia es esta suerte de mezcla sin reglas de todo lo que se nos imagine. Ya no se pretende parecer, sino más bien ser. Y con esto quiero dejar muy en claro que si ese “ser” es de una corriente minimalista, es igual de válido que si es de un carácter recargado.

En esta manía de coolhunting que me identifica y después de recorrer kilómetros de ferias, tiendas, mirar la calle y quedar con los dedos planos de tanto clic en el mouse viendo blogs de tendencias, es que he descubierto una corriente que me encanta. La Monochrome. La verdad es que no sé si es una tendencia como tal identificada en decoración, pero, clasificando imágenes de diferentes lugares, así la entiendo y la denominé. Básicamente tiene que ver con vivir un espacio en su mayoría neutro –desarrollado en diferentes tonos de un mismo color– con acentos dados mediante toques de colores y texturas afines al color madre. Basta con mirar las fotos de esta columna.

El ambiente monocromático no necesariamente tiene que ser gris o blanco. El año pasado visité CasaCor en Sao Paulo y el espacio de Roberto Migotto me dejó con la boca abierta. Living, cocina, comedor, pieza y baño. Todo azul. Impresionante la capacidad de entender el color, cualquiera sea, como un elemento base que da vida a los recintos.
IMG_6261

Pero, ¿cómo lo hago en la casa?

La idea es elegir un tono neutro que identifique. Cualquiera puede ser, no hay que forzar este cuento porque de lo contrario no resulta. Personalmente recomiendo los colores neutros como el negro, blanco, beige y gris ya que son colores que no pasan de estar en boga y no aburren. Pero ¡Hey! Si eres fanático o fanática del verde adelante, en la vida hay que atreverse con todo. Entonces el paso siguiente es usarlo en todos sus diferentes tonos de manera de armar un chasis consistente que lo componga el pavimento, los muros, los sofás, las sillas, las cortinas, todo lo que más se pueda. Luego, para que no quede saturado el ambiente, la idea es ponerle acentos de otros colores en las lámparas, los adornos, los cojines, algún que otro toque en la alfombra y así generar un ambiente entretenido y diferente.
IMG_6345

Es muy interesante y entretenido, cuando estoy armando las terminaciones de un departamento o una casa nueva, entender al cliente desde su esencia para así proponerle los colores que soportaran su nuevo hábitat. El tema del diseño y la decoración va muy ligado a temas sociológicos y sicológicos. Bajo esta lógica me encanta ver como las tiendas proveedoras de materiales han entendido que no existe una regla única y tienen miles de opciones para todos los gustos. Personalmente trato siempre de trabajar bajo el criterio de esta tendencia Monochrome buscando materiales de colores y tonos afines de manera de armar baños, cocina, living, piezas, terraza y todos los recintos que componen la vivienda bajo un criterio único. Es fascinante ver como dentro de un mismo material existe el mismo color en textura brillante, mate y rugosa. Lo que me gusta de esta lógica es generar ambientes amplios visualmente y hacer dialogar los recintos de manera de no generar bruscos contrastes. Incluso pensar en un solo pavimento que componga todos los recintos de la casa mucho mejor. Esta es una tendencia que está entrando con fuerza en estos últimos años sustentada en buenos desarrollos de materiales que técnicamente reaccionan muy bien tanto en ambientes interiores, como exteriores y en lugares húmedos y secos.

Quien también lo ha entendido muy bien es la industria textil. Recorriendo diferentes tiendas de géneros he visto, en las últimas colecciones, como la era Monochrome ha invadido los catálogos mediante propuestas de diferentes acabados y tonos de un mismo color que hacen de los resultados ambientes sofisticados y vanguardistas.

No es raro ni nuevo que hoy estemos hablando de este tema si tomamos como referente al Ruso Kazimir Malevich cuando a principios del siglo pasado (1918) expuso su gran obra Blanco sobre Blanco que no dejó indiferente a nadie. Ese cuadro fue un gran exponente del arte moderno, cuya tendencia hoy está entrando con fuerza no sólo en materia de arquitectura, diseño y decoración, sino que también en la industria de la moda. ¡Hasta el próximo número!

 

 

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS