Montaña

lunes, 9 enero 2017

El diseñador José Antonio De Pablo creó hace dos años Manso, marca que produce mobiliario de líneas simples y en la que “less is more” es la premisa a seguir. Acá presentamos su última creación. 

Por: María José Mora.

El movimiento de la Bauhaus es lo que inspira la creación de este sofá y guía, al mismo tiempo, a MANSO. Hecho en acero, destaca por el proceso artesanal de producción, la ligereza de sus líneas y por la combinación de materiales nobles como la madera y la piedra pizarra, que le otorgan un carácter tranquilo, pero, a la vez, sofisticado y permanente. “Nos inspira mucho el trabajo minimalista del arquitecto y carpintero japonés George Nakashima, quien, en los años 50, fue denominado como el padre del American Craft Movement”, explica De Pablo.

Los conceptos mínimos con los que trabajan obligan e explorar e investigar los materiales para lograr en ellos una expresión formal equilibrada entre estructura y volumen. Lo mínimo aparece entonces como el resultado y sumatoria de muchos aspectos en los que el objeto ha sido sometido al estrés. “Constantemente buscamos elementos que puedan aportar en este camino y así es como trabajamos con materiales de última generación, que vienen del campo de la arquitectura y que tienen garantía de 50 años, uno de ellos es el trespa y que está aplicado en el respaldo del sofá Montaña”, cuenta el diseñador.

MANSO ha escogido para Montaña y sus otros productos el metal como base de su trabajo, porque es un material con tremendo potencial, está disponible y se conoce muy poco de él en el medio local. Muchas veces el acero está subvalo- rado a la hora de pensar en él para diseñar, la mayoría de las veces se utiliza como elemento estructural sobre el cual se pone otra piel de material, cuando en realidad el acero tiene in nidad de pulidos, oxidaciones y acabados que podrían sorprender hasta el ojo más exigente.

“El último auge importante del acero en el diseño fue en los años 50, hoy conocido como ‘mid century steel furniture’ y que está volviendo con mucha fuerza, especialmente en el circuito de diseño nórdico. Hablo entonces de la necesidad de volver a crear y trabajar con los materiales, de oler y escuchar los metales, de tener esa experiencia física de los sentidos que solamente sucede en el proceso artesanal cuando nuestras manos se hacen cargo de las ideas que están dando vueltas y quieren ver la luz”, finaliza De Pablo.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS