Nuevo Centro Cultura Ayni en Cusco

Viernes, 30 Diciembre 2016

En el centro histórico de Cusco se levantará un nuevo hito cultural en una ciudad con necesidad de renovarse ante su crecimiento y dinamismo. Los arquitectos Jaime Sarmiento y Roberto Riofrío han diseñado un espacio de encuentro único que, a través del arte y la cultura, servirá como punto de convergencia central en la capital turística de Perú.

Por: Stefano de Marzo / Imágenes: Cortesía de Jaime Sarmiento y Roberto Riofrío.H.

La fachada del Centro Cultura Ayni crea transparencias entre el exterior y el interior. Algunas iniciativas dejan entrever que la ciudad del Cusco está en proceso de transformación. Por un lado, el proyecto Qhapaq Ñan 2, El Camino que Seguirá el Mundo, aprobado de manera reciente por el municipio, espera peatonalizar plazas y más de cuarenta calles del centro histórico. Por otro lado, el Centro Cultural Wiñay Ayni Marka o, simplemente, Ayni, aspira a ser un integrador de la cultura en la capital turística del país.

Los arquitectos a cargo del proyecto del Centro Cultural Ayni, Jaime Sarmiento y Roberto Riofrío, señalan que las premisas de diseño implicaban que el edificio resulte en un bien público. En ese sentido, la “gran plaza de la cultura” planteada en el proyecto establece condiciones espaciales para que esto sea realidad. La extensa explanada sirve de punto de partida para el establecimiento de todos los ambientes públicos y privados del programa.

El edificio se proyecta como un complejo cultural multifuncional que se compone de tres partes. Por un lado, un impecable teatro para mil 200 personas. Luego, aulas y talleres para la práctica y la enseñanza de danza, canto, música y artes en general. Por último, el Centro Cultural Ayni también se convertirá en la sede principal de todas las direcciones patrimoniales y culturales de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco. “Cuando se concluya su construcción, su magnitud y su diversidad lo convertirán en uno de los espacios culturales más importantes en la capital histórica del Perú”, afirma Jaime Sarmiento.

Es conocido que la palabra quechua “ayni” se re ere al modelo de cooperación y solidaridad recíproca que existía (y persiste) en los pueblos altoandinos del Perú. Por ello, la propuesta de Sarmiento y Riofrío para el nuevo centro cultural busca el diálogo con las tendencias urbanas y arquitectónicas de la ciudad.
Su respuesta fue organizar el proyecto por capas en puerta (puncu, donde el teatro es la cara visible a la ciudad), zócalo (rumi, los ambientes públicos) y cuerpo (kunku, un edificio multipropósito para las actividades, así como las labores técnicas y administrativas).

RELACIÓN DE TRANSPARENCIA

El edificio proyecta ser una estructura aporticada de vigas y columnas de hormigón armado modulada. Posee cuatro pisos y tiene como referencia el punto medio de la calle Huáscar. Las fachadas han sido concebidas a partir de una estructura modular de vigas y columnetas de fierro corrugado y vidrio templado, con la idea de maximizar la transparencia y la conectividad visual entre el interior y el exterior.

Para los arquitectos, el edificio busca, de manera específica, relacionarse espacialmente con el mercado de Wanchaq y el Jardín de Eventos de la cerveza Cusqueña. Esto, aseguran, se logra a partir de puertas que funcionen principalmente como áreas públicas de transición entre los distintos pro- gramas del zócalo. “La escala del equipamiento lo convertirá en una referencia urbana en cuanto a lugar de concentraciones cívicas y culturales de toda la ciudad”, asegura Sarmiento. Una prueba más de que el Cusco está cambiando.

 

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS