Pet Lamp Mapuche

viernes, 17 febrero 2017

Álvaro Catalán de Ocón, diseñador industrial español junto a sus socios Sebastián Betanzo y Enrique Romero de la Llana, lanzaron el año 2013 en la Feria Internacional del Mueble de Milán las alucinantes lámparas Pet Lamp. Una de las claves ha sido la fusión de diseño, artesanía y reutilización, permitiendo –a través de artesanos de todo el mundo– transformar botellas de plástico en lámparas de techo. La primera colección se hizo en Colombia, luego vino Chile (Chimbarongo), Etiopía, Japón y Australia. Ahora vuelven a nuestro país para crear las PET Lamp Mapuche.

Por: María José Mora D. / Fotos: Matías Bonizzoni S.

El año 2011, estando reunidos con unos amigos en Colombia, surgió la idea de dar una segunda vida a las botellas plásticas, como alternativa a su destino habitual de engrosar las basuras del Amazonas. Fue así como el año 2012 nació el primer taller con artesanos del Cauca, desplazados por la guerrilla en Bogotá, donde decidimos optar por la reutilización por sobre el reciclaje para aprovechar la versatilidad y resistencia que tiene la botella”, cuenta Álvaro de Ocón.

En el proceso, la botella se corta en tiras verticales, para crear así la urdimbre sobre la que el artesano irá tejiendo con su técnica y materiales habituales, impregnando así una personalidad única, tanto por las fibras naturales utilizadas, como por el color y dibujo.

Tal ha sido el éxito de estas lámparas, que colecciones anteriores como PET Lamp Colombia, Japón, Etiopía o Chimbarongo, pueden ser vistas en lujosos restaurantes, hoteles, museos y casas de famosos, como la del diseñador Philippe Starck. La propuesta de diseño y el trabajo a mano que hay detrás de cada lámpara, ha permitido a ACdO, la editora del estudio de Álvaro Catalán de Ocón, que PET Lamp como los otros productos de su catálogo estén presentes en galerías tan importantes como Rossana Orlandi, VitraHouse, Museo de la Bauhaus, entre otros. Con la hipótesis original de abordar un problema global –el desecho de botellas PET– con una solución local –la técnica de la cestería–, la firma busca replicar la técnica con artesanías de distintas partes del mundo. Así surge un mutuo interés entre PET Lamp y las tejedoras de la agrupación Ñocha Malen, dirigida por Claudia Hurtado, fundadora de Ideartesana, para crear una colección mapuche, la que promete ser representativa de sus artesanos gracias a la calidad, técnica y colores que son capaces de imprimir en sus trabajos.

“Mi trabajo partió cuando Forestal Mininco me llamó para apoyar a un grupo de increíbles artesanas de la Región del Biobío con el fin de rescatar y fomentar la cestería de Ñocha, mejorando su diseño, productividad y comercialización”, cuenta Claudia. Desde el año 2012, CMPC apoya a Ñocha Malen con diferentes acciones que buscan fomentar el trabajo de cada artesana de la agrupación, desde la asesoría permanente de Ideartesana, su participación en ferias locales, nacionales e internacionales, además de la inserción en circuitos de comercialización directa de sus productos. “El año 2016, considerando los logros de Ñocha Malen, se impartió un taller para que 20 mujeres de las comunas de Cañete, Tirúa y Contulmo pudieran aprender el oficio. La idea es hacer crecer el número de artesanas en Ñocha y que este sea un proyecto emblemático para las comunas de la provincia de Arauco”, cuenta Ignacio Melero, gerente de relaciones con la comunidad de CMPC.

Cuando Ñocha Malen ya había logrado innovar en diseños e insertarse en diversas ferias, como la Feria de Artesanía de la Universidad Católica, entre otras, Claudia supo que estaban listas para dar un nuevo paso. “Claudia nos envió algunas fotografías de lámparas que estaban realizando las artesanas, inspiradas en la colección que desarrollamos en Etiopía, y nos sorprendió gratamente la prolijidad de su técnica y no dudamos en querer trabajar juntos e instarlas a que nos ofrecieran tejidos con patrones y colores propios de la cultura e iconografía del pueblo mapuche. Fue así como empezamos a trabajar con una particularidad que existe aquí y no en Etiopía, que es el calado. Las etíopes usan diseños más explosivos, mientras que las mapuche son más austeras, con pequeños puntos de color y siempre usando colores muy naturales y sobrios”, asegura Álvaro.

En una primera fase del proyecto, PET Lamp Mapuche contó con la asistencia del estudio de diseño chileno Si Studio, cuyos integrantes codesarrollaron y supervisan los trabajos de la colección PET Lamp Chimbarongo, para que junto a Claudia realizaran un primer trabajo de aproximación a las técnicas y dibujos de los artesanos de Ñocha Malen con el proceso de fabricación de PET Lamp, consiguiendo impresionantes prototipos y grandes ilusiones.

El último paso fue la visita de Álvaro y Enrique el pasado mes de enero, quienes viajaron desde España para supervisar, ayudar y guiar a las artesanas para dar nuevos ajustes a las formas que debiese tener la nueva colección, de tal modo de convertirse en un objeto atractivo para el mercado, distinto a las colecciones existentes y, por sobre todo, representativo. “Nosotros asesoramos a las artesanas, pero ellas son las que crean”, enfatiza Catalán de Ocón. “Nosotros no intervenimos en la elección de los colores que usan o el tejido, ya que lo bonito es que uno aquí trabaja con personas, no con máquinas, y cada persona tiene su forma de hacer las cosas, su estilo, su personalidad. De ahí que surja una colección muy personal, muy distinta, que representa a la comunidad de artesanos que la realizó”. Esta nueva colección será lanzada en la próxima edición de la Feria Internacional del Mueble de Milán y de seguro sorprenderá a todos.

Dónde: En Chile las PET Lamp se encuentran en Interdesign. También se pueden ver todos los modelos en www.petlamp.org y www.acdo.es

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS