PÍA SUBERCASEAUX

martes, 25 noviembre 2014

1Desde el 27 de noviembre hasta fines de diciembre se presentará en la sala de arte del Centro Cívico de Las Condes la exposición “Ricorditi di me, che son la Pía”, muestra de esta artista que reúne 30 piezas inéditas que tienen como tema principal la búsqueda.

Por: María José Mora D. / Fotos: Matías Bonizzoni S. 

2
Mamá y pintora, así se define esta artista que lleva 19 años dedicada a lo que siempre ha sido su pasión: la pintura. Autodidacta, no sigue ninguna regla logrando trabajos nobles y auténticos. Así, en su próxima muestra en el Centro Cívico de Las Condes, titulada “Ricorditi di me, che son la Pía”, la apuesta es descubrir el imaginario de lo simbólico. Radicada en Valparaíso hace 18 años, el arte corre por las venas y está en el ADN de Pía. “Crecí en un entorno que amaba el arte. Mi abuela Gerda Sommerhoff fue mi primer referente. Acercarme a sus materiales, sus olores o verla solitaria en el campo pintando paisajes bajo un árbol fue algo que resonó en mí y me proporcionó ‘un lugar’ para mi carácter y mis necesidades”, cuenta. Su atracción hacia la naturaleza también ha jugado un rol importantísimo en su obra. “La atracción que sentía hacia la naturaleza llenaba los espacios de mi imaginación. Como juego, desde muy niña, me dedicaba a describir los colores que veía en el cotidiano. ¿De qué color era realmente la sombra que proyectaban las hojas verdes sobre el pavimento? ¿Era real que las montañas pudieran tener sombras tan azules? El cielo y los paisajes que reflejaban el agua en movimiento podían absorber mi atención durante largos momentos. Por otro lado, el mundo social, las ciudades, la información a raudales se me hacían verdaderos gigantes difíciles de soportar. ¡Qué tranquilidad –en cambio– me daba habitar el asombro sin elección que producía en mí el mundo de las imágenes de la naturaleza!” explica Pía.
A pesar de su cercanía con el arte, la artista decidió estudiar fotografía, según dice, como una alternativa de subsistencia. “En esos días la pintura no me era visible, ni su forma ni el lugar donde desarrollarla. Aunque mi relación con ella había comenzado hacía tiempo, quería seguir mi propio ritmo para encontrarla. Además, las escuelas de arte que visité parecían parte de estos gigantes, en donde había demasiada información, demasiadas personas, demasiados conceptos… Tal vez en Valparaíso podría encontrar un ritmo propio, pintores con
los cuales relacionarme y aprender de ellos de forma libre y cercana. Y así fue”, recuerda.

3 4–¿Cómo describirías tu proceso creativo?
–El proceso creativo y de aprendizaje ha sido un camino guiado desde la intuición, en el que el tiempo no ha sido una limitación frente a las necesidades que la misma obra va demandando. El desarrollo de las experiencias emocionales se ha transformado, al igual que la inquietud por el color, en un foco de interés que en mi caso han sido siempre el motor o el freno para el desarrollo creativo. Por ello no creo ver límites, ni quiero que existan, entre la obra y las experiencias.
Un largo período estuvo marcado por descubrir las posibilidades de la pintura como oficio: descubrir el color, ejercitar el dibujo, componer desde la sensación interna de equilibrio, para comprender el traspaso de la sensación de la luz desde la realidad visible a una tela. La figuración ocupó hasta entonces el motivo central de mi pintura. Pero después, de manera natural –fortuita quizás–, las necesidades e inquietudes internas de cambio, de expandir las posibilidades infinitas que tiene el crear, gatilladas también con acontecimientos de la realidad externa, generaron en mí una inquietud de buscar la forma de expresar imágenes simbólicas y místicas, con contenidos más bien filosóficos. Y ésta es la gran diferencia que hay entre esta muestra y las anteriores, ahora todo va ligado al mundo interno, los símbolos y el inconsciente.

5
–¿Cómo nació el título de esta muestra?
–Fue algo más bien fortuito. Estaba conversando con un amigo mío que es estudioso de Dante y me preguntó si conocía el personaje de Pía de Tolomei en la “Divina Comedia”. Así partió todo, empecé a investigar y descubrí un pequeño pasaje donde se habla de ella. En éste se explica que Pía está en el purgatorio, ya que fue asesinada de manera violenta, y cuando ve pasar a Dante, le pide que por favor no la olvide. Lo que más me llamó la atención no fue esa frase, sino que, más bien, me sentí fascinada por la idea del purgatorio. Creo que vivimos en una especie de purgatorio terrestre, ya que siempre estamos muy cerca del infierno y del paraíso, de la felicidad y la tristeza, en búsqueda constante, el purgar, como acción de limpieza lo veo como “hacer conciencia”. Y ésa es, en cierta medida la temática de esta exposición, ya que hay una especie de estado de búsqueda constante.
“Parte de esto nació también porque, después de muchos años de plasmar la realidad en mis cuadros, vino un privado que me hizo un encargo de cuadros religiosos. En ese momento me vi en la necesidad de inventar un lenguaje que me permitiera plasmar sensaciones y sentimientos intangibles como la fe, por ejemplo. La verdad es que este encargo me abrió las puertas a un nuevo lenguaje simbólico que me acercó mucho a mis verdaderos intereses que van más ligados con el mundo de lo intangible y lo espiritual. Fue un paso desde la realidad hacia el mundo imaginario”, comenta Pía.
–¿Qué ámbitos te gustaría explorar ahora?
–La verdad es que no tengo un plan muy definido. Siento que esta exposición me abrió un camino, ya que después de plasmar diversas creencias, ya sean católicas, budistas, taoístas, etcétera, logré usar ese lenguaje para plasmar mis propias inquietudes, las que están asociadas a mis propias experiencias. Y es justamente eso lo que quiero seguir explorando, quiero adentrarme aún más por este camino de simbolismos e inconsciente, me dan muchas ganas de que esta exposición, que ha sido súper mental e introspectiva, se fusione con el trabajo que hacía antes y que giraba en torno a la naturaleza. Por eso quiero volver a pintar en exterior, que era donde solía pintar, y ver qué sale de esta mezcla entre naturaleza y mundo interno.

6

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS