POR FIN LA FOTOGRAFÍA TIENE UN LUGAR DESTACADO EN EL MUNDO DEL ARTE

Jueves, 4 Septiembre 2014


Paz1

Por: Catalina Plaza S. / Fotos:  Paz Errázuriz K.

El trabajo de la destacada fotógrafa autodidacta nacional es reconocido alrededor del mundo, forma parte de importantes colecciones internacionales y está pronto a exhibirse –en diciembre– en Galería AFA y, en el 2015, en una importante retrospectiva en España. Paz no para y es justamente su trabajo lo que le da cuerda a un rico imaginario que ha registrado sectores de nuestra sociedad pocas veces tomados en cuenta.

En un descuidado patio, un hombre a medio vestir, provisto solamente de un fino collar, medias, portaligas y tacos se dispone a ponerse un vestido. A las afueras de una carpa de circo, una niña trapecista sonríe con ternura. Una pareja que habita en un hospital siquiátrico se toma de las manos y mira con nostalgia. Una mujer kawésqar. Un boxeador. Un hombre que duerme en plena calle. Sus mundos, sus historias y un rastro de sus memorias, todo eso y todos ellos habitan en el trabajo de la fotógrafa Paz Errázuriz. “La búsqueda del ser humano se puede realizar dentro de cualquier ámbito, pero reconozco que lo chileno –como dice Armando Uribe– tiene que ver con el desgarro y la precariedad, no debemos olvidarnos y reaccionar urgentemente ante la realidad que somos finis terrae. El ser humano continúa fascinándome, en todas sus facetas y en todas sus dimensiones”.“La búsqueda de la identidad es una permanente provocación”, comenta Paz respecto a su trabajo, el que define como documento social, aún cuando es evidente que más que un registro, la fotógrafa logra transmitir una particular mirada y diálogo con estos universos marginales. Es esa característica lo que ha logrado que sus series de fotografías trasciendan fronteras y despierten el interés de coleccionistas, museos y galerías alrededor del mundo. No en vano, su obra forma parte de la colección latinoamericana de la Tate Gallery de Londres y del Museo Reina Sofía de Madrid. Paz, sin embargo, pareciera estar, al igual que los protagonistas de sus fotos, marginada de lo anterior y absorta sólo en su trabajo. “Mi meta es trabajar para hacer funcionar mi cabeza y no para dedicarme a ganar dinero, por eso nunca me interesó la publicidad. Por fin la fotografía tiene un lugar destacado en el mundo del arte y yo tengo un espacio en el mundo del arte en Chile”, afirma. Si de trabajo se trata, por estos días, éste se centra en la retrospectiva que el curador Juan Vicente Aliaga prepara para el próximo año en España en la Fundación Mapfre, una investigación sobre la ceguera de la que prefiere no dar detalles y en la exposición que presentará en diciembre en Galería AFA. En esta última presentará un trabajo que guardó por años y que nuevamente retrata a parte de nuestra sociedad.

Paz3

“Yo quería mostrar algo nuevo, pero decidí mostrar una cosa inédita que tenía hecha. Es un trabajo que hice hace bastantes años sobre la mujer de Chile. Empecé a hacer fotos bien mateamente desde Arica hasta Magallanes. Mujeres de distintas geografías, oficios y profesiones”, comenta Paz sobre este proyecto.

–¿Por qué no habías mostrado antes este trabajo?

–Gané la beca Andes con ese proyecto (1990) y cuando lo estaba terminando, conocí a una mujer kawésqar extraordinaria y me cambié completamente de tema. No pude dejar esta cosa nueva. Las mujeres quedaron abandonadas y nunca encontré el momento indicado. Finalmente se dio ahora con la AFA.

–Esta serie se aleja un poco de las temáticas más marginales o sobre minorías que has abordado en los últimos años.

–Las mujeres somos minorías en todo aspecto, somos minorías bastante golpeadas y castigadas. Las mujeres no tienen el mismo rol ni estatus ni sueldos…

–¿Te declaras “feminista”?

–Absolutamente, pero la militancia la hago más bien a través de la fotografía.

–¿Te sentiste discriminada en algún momento? Debes haber sido minoría cuando empezaste como fotógrafa.

–Claro. Siempre éramos un número muy menor. Lo he visto desde siempre. Por ejemplo, cuando fundamos la AFI (Asociación de Fotógrafos Independientes) era sumamente claro. El otro día vi en el diario un reportaje sobre el rescate de ciertas artistas del Renacimiento. Que recién hoy se las reconozca es bien impresionante. Lo mismo pasa en la música o con los premios nacionales… Los ejemplos son vergonzosos. En todo caso, es un tema que hay que tocar sin resentimientos.

Paz

“ESTE REALISMO FEROZ DE LO DIGITAL ME PERTURBA”

Paz Errázuriz partió tarde en la fotografía. Fue recién a los 20 años cuando tuvo su primera cámara fotográfica. Una larga espera si se toma en cuenta que siempre quiso estudiar arte, opción que quedó truncada dada la negativa de su padre. Eligió entonces dedicarse a la educación, carrera que primero estudió en el Cambridge Institute of Education en Inglaterra, en 1966, y luego en la Universidad Católica de Chile, en 1972. Ya ejerciendo como profesora de enseñanza básica partió tomándole fotos a los niños. Luego vendría su trabajo en revistas como Clan, Paula, Apsis y en 1982 su primera muestra, la que tuvo como tema central a las personas que dormían en la calle. Y, aunque ya han pasado tres décadas desde ese trabajo, hace pocas semanas, Paz se tuvo que reencontrar con él a raíz de la retrospectiva de su obra que se prepara para el 2015 en España.“En ese tiempo con suerte hacías un registro de la muestra. Al buscar esas fotos vas encontrando millones de cosas que yo descartaba absoluta e inmediatamente si tenían una raya o una pelusa, porque era demasiado latero trabajar estas fotos, cosa que hoy día se puede arreglar en un dos por tres”.

–¿Cómo fue volver a mirar el trabajo de tu primera exposición?

–Da un poco de horror que alguien se interese en esas cosas tan primeras, pero también empiezas a leer donde comienza todo lo propio. Es bien interesante darle otras lecturas. Ahora lo puedo mirar con distancia y más objetivamente.

–¿Cuáles son tus primeros recuerdos ligados a la fotografía?

– Nunca tuve cámara fotográfica hasta que nació a mi hija. Compré una cámara propia a los 25 años, algo inconcebible hoy en día cuando hasta los niños tienen sus cámaras desde muy chicos. Nunca estudié fotografía porque, cuando comencé, no había dónde estudiar. La fotografía se puede aprender sola. No quiero aprender más de lo que necesito, porque no sabría qué hacer con toda esa información. Es tan infinito todo el mundo digital que puede sonar tonto no querer saber más, pero no va con lo mío.

–¿Cómo fue para ti el tránsito hacia la fotografía digital y las nuevas tecnologías?

–Fue hace muchos años y muy difícil, incluso crítico. Tanto que no quise hacer fotos por un rato… Es otra forma de mirar, otra forma de elaborar tus temas, además en el cuarto oscuro, yo sólo trabajaba en blanco y negro, y ese blanco y negro es irrecuperable. Ahora aprietas una tecla y transformas la foto en un segundo; aun así, no es lo mismo.

Día de la mujer

Día de la mujer 2

–¿Cómo te has enfrentado al color?

–Eso es lo que me costó muchísimo, ya tuve una exposición con color y he trabajado en el tema. Asumí el color. No creas que me resulta muy simple, porque siempre pienso más en abstracto y en blanco y negro. Este realismo feroz de lo digital me perturba.

–¿Usas photoshop?

–Sí, porque es un laboratorio digital. En ese sentido, hay que manejarlo, porque haces lo mismo con mayor rapidez. Es mucho más sencillo. Te podías pasar tres horas solucionando una tontera en la oscuridad misma y hoy te demoras unos minutos.

–¿Cómo te relacionas con la posibilidad de tomar decenas de fotos por minuto en circunstancia que antes sólo se tenía un rollo de película?

–Estoy adiestrada de otra manera. Toda mi formación y trabajo con lo análogo se dio en tiempos que había mucha dificultad para conseguir películas, entonces siempre tenías un rollo para el día. Hacías muchas cosas en muy poco espacio de película. Uno hacía tres fotos del tema más increíble… hoy puedes hacer miles en muy poco tiempo y eso me resulta muy perturbador y me disgusta.

–La fotografía se ha transformado en un medio de comunicación importantísimo y es justamente a través de las redes sociales donde queda de manifiesto el fenómeno.

-Es maravilloso y lo veo en mis nietas y quedo impactada, la facilidad de moverse dentro de millones de formas. Todo el mundo hace fotos espectaculares con celulares. Hoy día con todas las posibilidades que tenemos, todos pueden ser grandes fotógrafos.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS