Primera exposición jurada de ilustración botánica en Chile

miércoles, 30 mayo 2018

EL 18 DE MAYO SE INAUGURA, EN LA BIBLIOTECA PATRIMONIAL RECOLETA DOMINICA, LA INÉDITA MUESTRA QUE REÚNE TRABAJOS DE ARTISTAS NACIONALES E INVITADOS ESPECIALES Y QUE FUE ORGANIZADA POR EL CÍRCULO DE ILUSTRADORES NATURALISTAS DE CHILE (CINC) Y POR LA AMERICAN SOCIETY OF BOTANICAL ARTISTS (ASBA).

Por: Catalina Plaza S. Retrato: Bárbara San Martín S.

La ilustración botánica vive un auge a nivel mundial y es una herramienta fundamental para visibilizar la importancia de la conservación de la diversidad de los ecosistemas del planeta. Puente entre arte y ciencia, es una disciplina que desde este año tendrá un día internacional de conmemoración alrededor de todo el mundo. De esta forma, el próximo 18 de mayo se celebrará por primera vez el Día Mundial de la Ilustración Botánica, con el objetivo de que todos los países con asociaciones o grupos de ilustradores botánicos activos muestren al mundo la diversidad y belleza de la flora nativa de cada nación. Ese mismo día se inaugurará, en la Biblioteca Patrimonial Recoleta Dominica, la primera exposición jurada de ilustración botánica en Chile. En la exhibición se presentarán 35 trabajos seleccionados, divididos en las categorías: inicial y avanzada. Participarán como invitados los miembros del jurado, las integrantes del Círculo de Ilustradores Naturalistas de Chile (CINC) y dos artistas científicos de larga trayectoria.
El total de obras será de 42, más varias vitrinas con libros de ilustración botánica antiguos, que forman parte de la colección de la biblioteca, una breve historia de esta disciplina en Chile y otros objetos y muestras de plantas.

La exposición será de carácter mundial, ya que se inaugurarán muestras de manera simultánea en Brasil, Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Irlanda, Escocia, Inglaterra, Bermuda, Corea del Sur, Japón, Sudáfrica, Tailandia, Rusia, entre otros países. Al igual que Chile, Ucrania debuta este 2018.

La participación de Chile para la conmemoración de este día comenzó a gestarse luego de que la artista Geraldine MacKinnon, ilustradora botánica y profesora, recibiera la invitación desde la American Society of Botanical Artists (ASBA) para formar parte del proyecto que buscaba crear el día mundial de esta disciplina. En ese momento, se contactó con Patricia Domínguez, artista visual e ilustradora naturalista, para comenzar trabajar en el proyecto.

Nació, en consecuencia, el Círculo de Ilustradores Naturalistas de Chile (CINC), como un espacio de trabajo conjunto, diálogo y colaboración para todos los ilustradores naturalistas chilenos, aficionados y profesionales, con fines científicos o artísticos. Se concretaba un sueño del que habían conversado tiempo antes, cuando por azar se pusieron en contacto a raíz de la publicación de un reportaje en 2009 donde ambas habían sido entrevistadas por separado. En ese entonces, Patricia estudiaba en el Jardín Botánico de Nueva York y comenzó una continua comunicación por mail. Cuando ya se conocieron en directo, la relación se estrechó. Hoy, ambas están dedicadas a esta asociación y a todas las actividades que se realizarán a raíz de la próxima muestra. Además de Geraldine y Patricia, entre las fundadoras de CINC se cuentan Magdalena Pérez de Arce, ecóloga del paisaje e ilustradora botánica; Francisca Espinoza, ilustradora botánica; Javiera Delaunoy, ecóloga del paisaje e ilustradora botánica;
María José Herrada, diseñadora e ilustradora botánica; Andrea Lira, directora de animación y artista visual; Silvia Lazzarino, designer, bióloga e ilustradora naturalista, y Andrea Ugarte, ilustradora naturalista.

Aunque Chile ha tenido ilustradores científicos brillantes desde los tiempos de la Independencia hasta nuestros días, en la actualidad la actividad vive un auge evidente. Tanto Geraldine MacKinnon como Patricia Domínguez dictan clases en distintos formatos y han visto el creciente interés que despierta la ilustración en general y, particularmente, la especializada en la botánica. Lo que más les sorprende es la inquietud que produce en los jóvenes, a diferencia de lo que sucede en otros países donde es una actividad más vinculada a las personas mayores. “No tenemos una historia con ‘H’ mayúscula. Son eventos, personas, situaciones, pero no hay una línea sólida como en otros países. Falta más interés desde la academia y también una actitud más proactiva desde nuestro Museo de Historia Natural, que ya podría haber generado un certificado para impartir ciertos cursos, teniendo en cuenta de que ya hay gente capacitada para hacerlo”, sostiene Geraldine, quien estudió en el Jardín Botánico de Edimburgo y da un curso especializado en la Universidad Católica. Lo anterior explica, en parte, por qué se está realizando una exposición jurada de este tema en Chile por primera vez. “No tenemos jardín botánico, no hay una escuela para estudiar ilustración botánica. Todos los que venían eran europeos que llegaban, dibujaban y se volvían. Los primeros ilustradores botánicos chilenos fueron Francisco Ramos y Andrés Jullian, quienes han sido nuestros profesores. Hemos hecho varios años clases y eso ha subido el número de personas interesadas”, agrega Patricia, creadora de la escuela independiente Studio Vegetalista.

En esta línea, Geraldine y Patricia gestionan el viaje de distintos profesores a Chile para que así se hagan nuevos talleres y se suba el nivel de la ilustración botánica a nivel nacional. “En Chile hay mucha gente estudiando esto y afuera no pasa lo mismo. Cada vez tengo alumnos más interesantes, gente que hace terapia con caballos, biólogos evolucionistas, ex funcionarios del Minsal, muchos artistas”, cuenta Patricia, al tiempo que Geraldine agrega: “Quizá no quieren ser ilustradores botánicos propiamente tales, pero quieren incorporar esta práctica a su trabajo. La ilustración los ayuda a visualizar de otra forma lo que están haciendo”.

¿Qué explica este gran interés?, ambas artistas coinciden: “Es algo bien multifactorial. En primer lugar nos hemos distanciado mucho de la manualidad y hay un resurgimiento de todas las manualidades y esta es una más, también está el tema sobre la conciencia de la naturaleza y de cómo se nos está yendo de las manos el mundo natural y esta es una manera de contener esa fuga de especies. Por último, ese contacto con este otro ser que no es humano, mediante otro lenguaje, es una suerte de meditación. La gente quiere parar, aprender”.

Desde el 18 mayo al 28 de septiembre en la Biblioteca Patrimonial Recoleta Dominica: Recoleta 683, Recoleta, Santiago.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS