Pura cerámica, pasión por lo hecho a mano

jueves, 18 mayo 2017

La tercera versión de esta feria ofrecerá una selección de lo mejor de la cerámica contemporánea nacional a través del trabajo de 70 ceramistas, entre los que destacamos a María Luisa Álamos, Catalina Vial y Diego de Tezanos Pinto, pertenecientes al taller La Fuente.

Por: Monserrat Molina / Fotos: Matías Bonizzoni

Trayectoria y vangaurdia en torno a la cerámica contemporánea es lo que reune la tercera edición de Pura Cerámica. Esta nueva versión contará con la participación de setenta ceramistas nacionales. Se realizará entre los días 12 y 14 de mayo en Avenida La Dehesa, esquina El Rodeo. La muestra creada por la empresa de proyectos culturales Arte Originario y apoyada por la Corporación Cultural de Lo Barnechea, incluye una oferta variada de objetos realizados en diferentes técnicas. Se podrán encontrar desde delicados objetos de porcelana, cerámica raku, obras figurativas y abstractas, hasta preciosos objetos utilitarios.

Taller la fuente: cerámica de autor

La Fuente es un taller de cerámica artística ubicado en una antigua casona del barrio Los Dominicos, que ofrece un espacio dedicado al desarrollo del arte contemporáneo y la artesanía para todos aquellos que deseen comenzar y también potenciar sus habilidades plásticas. Se concibe como un lugar de creación súper dinámico, a donde se im- parten clases de cerámica, se trabaja en conjunto y también en privado. El proyecto nace de la mano de la ceramista María Luisa Álamos, quien después de un largo proceso de estudios y experimentación, decidió aplicar sus conocimientos y compartirlos en su taller, que inauguró hace tres años, en donde, además, realiza junto a sus alumnas y colegas ceramistas, una exposición temática una vez al año. “Es súper bueno tener un lugar donde aprender, mirar, sacar ideas, y más encima tener la posibilidad de hacer clases. Aquí todo el día entra y sale gente relacionada con el arte. Este taller funciona de dos maneras distintas: además de las clases, hay gente que paga un espacio para poder participar en el taller, como derecho a llave”, explica.

María Luisa es profesora de enseñanza básica y cuenta que llegó un poco por casualidad al mundo de la cerámica. Hace 18 años una amiga la convidó a que probara este arte a modo de terapia. “Me encantó.Tomé clases durante mucho tiempo, fui alumna del ceramista Pancho Olivares, quien estudió en Dinamarca durante diez años”, cuenta María Luisa.

De niña trabajaba con las manos, “siempre había bordado y había hecho patchwork. De chica teníamos un campo en Argentina y mi infancia la pasé completa debajo de un árbol haciendo tortitas de barro. Entonces, cuando conocí la cerámica fue como volver a eso. Me encantó esto de armar cosas de la nada. Además, es una tremenda terapia, me siento muy bien con los espacios en que estoy sola en el taller, me gusta estar en silencio y trabajar, me relajo”, comenta la ceramista.

Lo suyo son los elementos utilitarios, y algunos estarán presentes en la muestra de la Feria Pura Cerámica. Sus fuentes con manijas en diferentes formatos y lámparas inspiradas en semillas.

La artista visual lleva alrededor de cinco años trabajando con cerámica y es integrante del Taller La Fuente desde sus inicios, en donde también imparte clases todos los miércoles en la noche. Cuenta que siempre le ha gustado hacer cosas con las manos. “Hace algunos años tuve una tienda a donde vendía productos de artesanía chilena de diseño; sin embargo, mi idea siempre fue vender lo que yo hacía”, comenta Catalina, quien partió tomando clases en diferentes talleres y hasta el día de hoy es alumna de Pancho Olivares, “con él voy a experimentar y a resolver dudas y aquí las ponemos en práctica y creamos”, acota la artista.

Su trabajo se caracteriza por las líneas simples y la mezcla de cerámica con materiales naturales como troncos, mimbre, piedras y cueros. “La cerámica la decoro con elementos naturales. Voy buscando formas de acuerdo a los materiales que voy encontrando. Realizo objetos utilitarios como lámpara de colgar. Hoy, por ejemplo, estoy haciendo lavamanos”.

Su propuesta en Pura Cerámica va a consistir en objetos decorativos con piedra y lámparas de colgar con cuero.

Luego de haber estudiado cinco años de arquitectura, Diego optó por dejar a un lado su carrera profesional e incursionar en el mundo de la cerámica. Su amiga y ceramista Catalina Vial, lo invitó a participar del taller y desde hace un año este artista en potencia viene creando obras que han llamado mucho la atención entre los que saben del rubro. Asiste a las clases de María Luisa Álamos dos veces a la semana y en su tiempo libre se concentra en crear sus trabajos. Lo suyo son los elementos utilitarios como vasijas, ollas, jarrones y floreros, y sus tonos son el blanco y el negro. Diego explica que a futuro le encantaría experimentar con la escultura, “quiero salirme de lo redondo perfecto, y darle un sello propio a mi trabajo. Un buen ceramista tiene que saber hacer de todo y me gusta ir paso a paso”, sostiene. Su propuesta para Pura Cerámica serán sus objetos utilitarios. “Llevaré ollas grandes y pequeñas, fuentes, maceteros con cactus y voy a mostrar una obra escultórica inspirada en semillas”, concluye.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS