QUICHE DE ZAPALLO ASADO, RICOTA, NUECES Y TOMILLO

viernes, 15 abril 2016

Mañanas frías y brumosas, el brillo del sol más débil y muchos por ahí echando de menos febrero. La buena noticia es que el zapallo nos acompaña en esta época; que su color y sabor reconfortan como un buen chal previo a lanzarse a la siesta, y que su capacidad de enaltecer cualquier preparación es asombrosa.

Cubos de zapallo asados, queso de cabra, crema de nueces, tomates secos, ricota y tomillo… todo abrazado por una masa rústica de harina integral.

Desde este número, esta preparación y muchas otras nos acompañarán en cada edición. El encargado Santiago Sahli es carta segura porque, desde que comenzó con un blog hace algunos años, sus seguidores lo han transformado en un imperdible. Si no está en sus redes sociales ya es hora de seguirlo en instagram @sansabor y visitar www.sansabor.cl

6 personas • 90 minutos

Quiche_Principal01

PARA EL RELLENO:

  • ½ zapallo Butternut o 750 gramos de zapallo común.
  • ½ pote chico de ricota.
  • ½ taza de crema.
  • 8 huevos.
  • ½ paquete de queso de cabra (100 gramos aprox.)
  • 2 puñados de nueces.
  • 5 tomates deshidratados.
  • 1 puñado de ramitas de tomillo fresco.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • Merquén

PARA LA MASA:

  • 2½ tazas de harina integral
  • 1 cucharadita de sal
  • ¼ taza de aceite de oliva
  • ½ taza de agua helada

(*) Necesitas un molde desmontable de 28 cm de diámetro o similar.

PASO 1

Prende el horno y déjalo calentar a temperatura alta (250ºC).

Toma el zapallo y límpiale la parte de las semillas, raspando con una cuchara. Córtalo en tajadas de más o menos 2 cm de espesor, y luego pela la cáscara de cada una con un pelador.

Corta las tajadas en cubos de 2 a 3 cm de tamaño. Ponlos en un bowl grande, agrega 2 cucharadas de aceite de oliva, unas pizcas de sal de mar, pimienta fresca y poco de merquén.

Incorpora bien todo, de modo que los cubos queden impregnados de aceite por todos lados.

PASO 2

Extiende un buen pedazo de papel mantequilla sobre una fuente para horno y reparte encima los cubos de zapallo, cuidando que no queden montados entre sí.

Mete la fuente al horno y hornea por 30 a 35 minutos, o hasta que los cubos estén dorados y blandos al pincharlos con un cuchillo.

Por mientras, hidrata los tomates secos, remojándolos en un bowl con agua hirviendo.

Ahora, a trabajar la masa. Si no quieres amasar, puedes comprar una masa para pascualina y ahorrarte este paso.

PASO 3

En un bowl grande, mezcla bien la harina con la sal. Con un tenedor en una mano, anda echando el aceite muy de a poco, incorporando bien con la harina. Vacía todo el aceite, la idea es que quede como una arena húmeda, con terrones.

Luego, repite con el agua helada. Cuando ya quede poca agua y la masa esté mojada, cambia el comportamiento del tenedor; ahora es más agresivo. Muévelo como si estuvieras moliendo un plátano.

Caída la última gota de agua, mete las manos en el bowl y forma una bola con la masa.

Si llegara a estar muy pegote, cúbrete las manos con harina y amásala un poco. Si encuentras que está un poco seca, en vez de cubrirla con harina, mójate las manos. En todo caso, al ser con harina integral, es normal que la masa sea menos elástica y más dura.

PASO 4

Vuelve a la bola. Reparte un poco de harina en el mesón y ponla en el centro. Extiéndela con el uslero hacia todos lados hasta que quede un disco un poco más grande que el porte del molde que vas a usar. No importa que los bordes queden irregulares.

Engrasa todo el interior del molde con un poco de aceite de oliva o mantequilla .

Levanta el disco de masa con cuidado y ponlo bien centrado sobre el molde. Sube la masa en los bordes, hasta lo más arriba que puedas, apretando bien con los dedos.

Si quedan algunas partes del borde más altas que otras, corrígelo sacando pedazos de masa donde sobre y poniéndolos donde falte, como si estuvieras jugando con plasticina. Haz lo mismo si te quedara algún hoyo por ahí.

Cuando termines, pincha unas veces el fondo de masa. Mete el molde al refrigerador.

PASO 5

Cuando el zapallo esté listo, saca la fuente del horno y deja reposar. Baja la temperatura del horno a media-alta (200ºC).

Saca el molde con la masa del refrigerador y mételo al horno. Hornea por 12 a 15 minutos.

PASO 6

Por mientras, ralla el queso de cabra con la parte fina del rallador. En un procesador, muele las nueces y luego agrega la crema de a poco. Sigue procesando hasta dejar una pasta suave.

En un bowl grande, bate los huevos con unas pizcas de sal y pimienta, y las hojitas de tomillo. Agrega el queso y la crema de nueces, e incorpora con una espátula, con movimientos envolventes. No sobremezcles.

Echa la mezcla en el molde. El tope debiera llegar hasta un poco más abajo que los bordes de masa. No te pases de ese límite.

PASO 7

Reparte encima de la mezcla los cubos de zapallo. Luego agrega la ricota en distintas pelotas formadas con una cuchara de postre.

Saca los tomates del remoje y pícalos en tiras. Repártelas encima de la mezcla y luego decora con unas nueces y un poco de tomillo.

Termina con unos chorritos de aceite de oliva y mete el molde al horno. Hornea por 20 a 25 minutos.

Cuando esté listo, deja enfriar por 5 minutos y despega los bordes de masa con la ayuda de un cuchillo, antes de desmontar el molde.

 

Quiche_Ingredientes

 

 

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS