Raimundo Rubio, a través del ojo del pintor

miércoles, 15 febrero 2017

Hasta el 16 de abril Museo Nacional de Bellas Artes Parque Forestal S/N, Santiago www.mnba.cl

Fue después de un viaje por el desierto de Atacama que el artista chileno Raimundo Rubio (1956), consideró utilizar los cristales de sal como material en sus instalaciones. Rubio desarrolló una línea de trabajo caracterizada por el despliegue de ramas y delgadas fibras desde pinturas acrílicas abstractas, algunas acompañadas de objetos encontrados, como zapatos viejos, bisutería y piezas de computador o también elementos de la naturaleza, como bichos, mariposas y flores. En esta especie de escenarios suspende delgados hilos que con paciencia y disciplina rocía más de 200 veces con agua salificada. Así, va formando cristales de sal condenados a la autodestrucción ante cualquier aumento de humedad que pueda ocurrir en el ambiente.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS