Raúl Zurita Canessa

martes, 6 febrero 2018

El Premio Nacional de Literatura 2000 ha llevado las letras a otra dimensión, con intervenciones en los cielos de Nueva York y las tierras del desierto de Atacama, espacios en los que ha “escrito” conmovedoras líneas que aluden a momentos históricos que lo marcaron a fuego, como fue el Golpe Militar de 1973.

Por: Catalina Plaza S. / Retrato: Bárbara San Martín S.

Raúl Zurita es uno de los poetas chilenos más importantes de la segunda mitad del siglo XX y ha sido reconocido con importantes distinciones, entre las que se cuentan el Premio Nacional de Literatura (2000), el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda (2016) y el Premio Iberoamericano de Letras José Donoso (2017). Estudió Ingeniería en estructuras metálicas en la Universidad Federico Santa María de Valparaíso y fue en esa ciudad donde comenzó a acercarse a la bohemia literaria. De niño, había sido su abuela materna Josefina quien lo había iniciado en el mundo de las letras, relatándole distintos pasajes de “La divina comedia”. En 1979, Zurita publicó “Purgatorio”, su primer libro, vinculado claramente al proceso traumático que atravesaba la sociedad bajo la dictadura y también a su propia experiencia. De ahí en adelante no pararía de escribir.

Crítico de la sociedad actual, de cuando en cuando saca la voz no solo para poner en valor la poesía, sino para desmenuzar la contingencia: “Chile no ha sido nada de lo que pensé que sería tras la dictadura. Es un país arribista, egoísta, insolidario, sumiso culturalmente (…) Voy a morir en un país que es todo lo contrario a lo que hubiera querido”, señalaba en una entrevista publicada por el diario Perú21 en septiembre pasado.

Pero el quehacer de Zurita no se enmarca solo en lo local, trasciende fronteras y se ocupa de problemáticas mundiales con el desgarro que lo caracteriza. Un buen ejemplo es la obra que presentó en la última Bienal Kochi-Muziris, el evento de arte contemporáneo más importante de la India, en donde el poeta puso el acento en el tema de los refugiados. A través de textos que se leían en los muros del almacén Aspinwall House y el sonido del agua de mar que inundaba el lugar, Zurita rindió homenaje Galip Kurdi, el hermano de Alan Kurdi, el niño sirio cuyo cuerpo sin vida apareció en las orillas de una playa turca. Galip y su madre también murieron ahogados. “Sea of Pain” se suma a esas obras que están fuera de las páginas de los libros y que han convertido a Zurita en un poeta que desconoce fronteras. A obras tan relevantes como “Purgatorio” (1979), “Anteparaíso” (1982), “La vida nueva” (1994) y “Zurita” (2011), se suman estas intervenciones espaciales y territoriales que tanto conmueven. La primera de ellas la realizó el 2 de junio de 1982 sobre los cielos de la ciudad de Nueva York. Marcado por el golpe militar, sintió la necesidad de realizar una acción que demostrara la magnitud del quiebre histórico en que vivía y se decidió a trazar el poema “La vida nueva” a 5.000 metros de altura. El registro audiovisual pertenecía a la colección de la Galería Isabel Aninat y, luego de su exhibición en la última versión de Ch.ACO, llegará a Estados Unidos para conformar parte del acervo del Museo Guggenheim de Nueva York gracias a la donación de la Fundación FAVA (Fundación Artes Visuales Asociados). Menos efímero es el mensaje escrito en pleno Desierto de Atacama y que solo puede leerse desde las alturas. La frase “Ni pena ni miedo” fue escrita en 1993 y mide 3 kilómetros de largo y 400 metros de ancho. “Esas primeras obras miraban al cielo, a las montañas, porque en esas grandes distancias yo creía que estaban escritas las señales de nuestros destinos”, ha dicho Zurita. A tres décadas de su intervención en Estados Unidos, el poeta trabaja en nuevo proyecto. En esta oportunidad busca proyectar sobre los acantilados de Iquique y Pisagua, con reflectores y solo por una noche, “Verás un dios de hambre”, el poema con el que cierra su libro “Zurita” (2011), una publicación de más de 700 páginas que el autor ha definido como su “máximo esfuerzo como ser humano y artista”.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS