RINCONES FLORIDOS

lunes, 27 octubre 2014

En Santo Domingo

Color y más color, en este parque no se escatimó en flores, árboles ni en detalles, todo lo anterior da vida a un espacio que invita a relajarse y admirar la naturaleza. 

Por: Bernardita Barros B. / Fotos: Matías Bonizzoni S.

_MG_4963

Entrar a este jardín, ubicado en pleno balneario de Santo Domingo, es un fiel reflejo de sus dueños y de los veraneantes de la zona: siempre está florido, tiene varios rincones donde sentarse a leer tranquilamente y, por supuesto, cuenta con un pequeño green donde practicar los tiros de golf sin tener que salir.

El parque se comenzó a plantar el año 2009 y el diseño estuvo a cargo de la propietaria, Patricia Figueroa, autodidacta y amante de la jardinería, quien se inspiró en los miles de libros y revistas que lee sobre el tema. Sin duda que el resultado fue óptimo, ya que en el 2010 este parque logró el primer lugar, del sector 7, en el tradicional concurso del Club de Jardines organizado en esta comuna y que cada año selecciona a los ganadores en base al estado fitosanitario de las plantas y flores; el colorido, diseño y cuidado del césped, por nombrar algunos requisitos.

_MG_4915 _MG_4899

FLORES CON TRADICIÓN

Este parque comparte los dos mil 200 metros de terreno con una casa tipo cabaña de 200 metros que sus dueños quisieron conservar. La privacidad de este jardín, rodeado por tres calles, se logró gracias a un empalizado blanco a media altura acompañado de muchos árboles y arbustos, generando espacios limpios y amplios en el interior.

La mayoría de las especies ha llegado desde el campo de Patricia en El Yali que, como buena amante de la jardinería, todas las temporadas trae alguna variedad nueva. Entre sus preferidos está el eugenco, una variedad escasa, de hoja perenne y que siempre tiene un tono rojo en la punta. Además, destacan un alcanfor, el níspero, un palto y un olivo.

_MG_4886 (1)

En cuanto a las flores, muchas vienen del campo, como los agapantos, las nandinas y los paquerette amarillos, blancos, rosas y lilas. También encontramos la tradicional flor de perrito o cymbalaria, geranios, dimorfotecas blancas, fucsias y amarillas. En invierno resaltan los geranios morado oscuros, mientras que las verónicas florecen todo el año al igual que los paquerette amarillos. En primavera afloran los sistus rosados y blancos y las calas gigantes, haciendo de este jardín todo un espectáculo.

El jardín se diseñó aprovechando los rincones naturales que se logran por la ubicación de la casa. Está el sector de la entrada de autos, la de los peatones, por un costado un sector de lectura y, detrás de la cocina, tenemos otra área donde las hierbas como la menta, el cedrón y tomillo son las protagonistas.

La entrada de los autos está por atrás, donde los recibe una rotonda llena de flores y sus alrededores son grandes árboles que se mezclan con esculturas y algunas antigüedades que le dan un toque romántico al lugar. Desde ahí se puede ver el green realizado por Beatriz Garín y agregado años más tarde al jardín. Por ese mismo sendero se llega a una pequeña terraza, muy protegida, donde destaca la escultura del Angel Aviador de Ignacio Gana y el hot tub ideal para disfrutar todo el año. Otras de las obras que destacan son las esculturas de Pastel Santelices que están repartidas en varios rincones del jardín.

_MG_4911 _MG_4882 _MG_4906

 

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS