RODRIGO GALECIO

martes, 1 julio 2014

IMG_9142Hasta el 28 de junio, el artista presenta en la nueva sede de Galería XS la muestra “La tragedia del color”. Esta incluye 28 obras inéditas, que tienen como hilo conductor el color y una intencionalidad lúdica y fuertemente experimental. 

Por: María José Mora DFotos: Bárbara San Martin S.

Rodrigo Galecio trabaja en los últimos detalles de su exposición, quiere que todo salga perfecto y cómo no, sí en esta ocasión todas sus obras están pensadas para homenajear al poeta chileno Alfonso Echeverría, incluyendo el título de esta muestra.

Al entrar al Taller Bloc, espacio donde Rodrigo además de crear, es tutor y director, lo primero que llama la atención es que éste no es un taller individual, sino que es un colectivo que comparten varios artistas, lo que hace que el lugar sea un poco caótico pero, al mismo tiempo, muy entretenido. Fue en este espacio donde Rodrigo creó parte de lo que expone actualmente en la Galería XS. Como su tema es el color, no cuesta mucho descubrir cuál es su sector, ya que éste está lleno de acrílicos, sprays, grafitos, etcétera, en todos los tonos imaginables, porque el desafío de Rodrigo es usar al color como principal medio expresivo y de eso justamente se trata “La tragedia del color”.

IMG_0116

–El título de esta exposición se basa en un libro de Alfonso Echeverría,¿cuál es tu relación con la obra de este poeta?

–La relación surgió accidentalmente. Hace tiempo estoy leyendo todo lo que se me presenta sobre el color. Un día me estaba tomando una cerveza con un amigo, Rodrigo Canala, en el bar del frente del taller donde trabajo. Ahí me puse a leer los títulos que están en su pequeña biblioteca, hecha de donaciones, y leí en el lomo de uno de ellos “La tragedia del color”. Me sorprendí muchísimo, es decir: ¿Qué relación podría haber entre el color y la tragedia? Esa yuxtaposición de términos “tragedia/color” me dejó muy impresionado, porque mi cabeza quedó llena de sugerencias. Tomé el libro y resultó que éste es un texto que surgió como consecuencia de una experiencia muy dolorosa para Alfonso Echeverría. Esta le ocurrió cuando, en su calidad de intérprete simultáneo, fue enviado en 1967 a Londres y Sudáfrica por las Naciones Unidas a investigar las acusaciones hechas por algunos de los prisioneros de cárceles sudafricanas, a propósito de la violación de los derechos humanos allá. El texto es un testimonio escrito en una prosa poética brillante y lindísima, muy sensible. Lo que me extrañó fue, justamente, que desde una experiencia muy negativa sobre la condición criminal del hombre surja la poesía. Eso se vuelve paradójico, en apariencia, porque es una poesía que trata sobre la brutalidad del hombre, el maltrato, la tortura, el asesinato, el racismo, el abuso de poder, la explotación, la corrupción, la humillación y la miseria. Es un trabajo de poesía política, como él mismo dice, en el que sin embargo la poesía, la palabra, la escritura, el ritmo, las sugerencias, la imagen poética, en fin, siguen siendo cuestiones sustanciales. Es decir, esos elementos permanecen siendo el sentido en el que no puede dejar de reparar o moverse el poeta. En este sentido, quiero señalar que, en medio de un asunto tan doloroso, aflictivo y que lo marca profundamente, Echeverría no contiene la posibilidad de escribir cosas como la siguiente: “Donde el poder corrompe, la poesía limpia”. Esto es muy vivificante. En el fondo, lo que él articula es una pregunta sobre la virtud del poder del arte por oposición al vicio del poder político y económico. Todas ésas son cosas que me afectan y que se expresan implícitamente en mi trabajo a través de imágenes que, pienso, contienen un elemento bien crítico. Pero esto hay que verlo en la muestra, en la galería, no lo quiero decir porque no se puede contar una pintura. En fin, esta exposición, en parte, es un homenaje muy sentido a la sensibilidad de este gran poeta e intelectual chileno desconocido para muchos.

IMG_0104

–¿Por qué elegiste la pintura como medio de expresión frente a otras artes plásticas?

–Porque es un medio extraordinariamente dúctil, flexible y adaptable y, por ello permite mucho juego con la fantasía y la imaginación; y no está para nada muerta como creen algunos.

“Además, porque en el caso de la pintura, el color es una cuestión fundamental, el color es un elemento indispensable porque regula el modo cómo aparece la imagen y lo que ella representa. También, porque para mí la percepción del color es un asunto trascendente, es un fondo de conocimiento y un medio esencial para la articulación de sentido visual. Y ello es así cuando se trata de blanco y negro porque, perceptivamente, el blanco y el negro son colores (y los hay incontables). Si el negro o el blanco no fuesen colores, no podríamos ver ni entender las pinturas negras de Ad Reinhardt o ‘Cuadrado blanco sobre cuadrado blanco’ de Malevich, por ejemplo. Y ellas son toda una proeza en torno a ocupar el negro y el blanco pictóricamente e imaginativamente”.

–¿Por qué elegiste usar papel milimetrado para plasmar tu obra? ¿Cómo llegaste a él?

–Porque en 2009 andaba muy preocupado con cuestiones de orden espacial y volumétrico, por lo que empecé a dibujar o, más bien, a proyectar unas construcciones volumétricas que alguna vez hubiese querido hacer, en este tipo de papel. Y como mis pinturas son proyectos, formulaciones cromáticas proyectivas, se desarrollan en el tiempo. Es un proceso largo, a través de éste, voy llegando a imágenes que no sabía que podía imaginar. Mi imaginación se desarrolla haciendo. El punto es que el papel milimetrado se me presentó como un material muy estimulante sobre el que dibujar, pintar y me facilita muchas cosas –con su retícula y color– desde dibujar y pintar, hasta guardar todo el trabajo en carpetas en vez que llenar bodegas con pinturas. Todo es más eficiente así.

IMG_9178

–¿En qué te inspiraste para crear las obras de esta exposición?

–Fundamentalmente me estimulan las pinturas, las que veo y las que he visto directamente o a través de los libros, desde Altamira hasta Juan Dávila y las cosas que hacen mis alumnos y mis amigos en el taller. También es fundamental el incentivo del mundo, los dibujos animados de Cartoon Network (“Un show más” y “Hora de Aventura”, de los poquísimos programas con contenido serio en televisión), la arquitectura y la ciudad; o más bien lo que queda de arquitectura y ciudad. Creo que debiese haber un mejor marco regulador que ordene el modo como nuestra ciudad se reconfigura y que esa responsabilidad no se le atribuya solo a la lógica del comercio.

–Ya que has expuesto durante tu carrera en varias partes del mundo, ¿qué nos falta para poder fomentar más el arte chileno?

–Buena y más horas de educación en el ámbito del arte y las humanidades. Filántropos. Y que el Estado se preocupe de una vez por todas y en serio de sus museos.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS