SILLA DKR

lunes, 20 junio 2016

 

Charles y Ray Eames son una de las parejas iconos en la historia del diseño del siglo XX. Prolíficos e innovadores, dejaron un legado que además de estética, aporta una filosofía en la que la forma, la función y el contexto son lo más relevante.

Si hay algo que caracterizó a este matrimonio fue el espíritu vanguardista con que se enfrentaban al diseño. Pioneros en el uso de materiales y nuevas procesos de producción, proyectaron varios de los “clásicos” del S. XX. Lo suyo era más que diseñar por diseñar y por ello participaron de varias iniciativas que buscaban soluciones prácticas y económicamente viables para masificar el diseño. En el marco del fin de la Segunda Guerra Mundial, esta era un preocupación extendida y por ello en 1948 el MoMA lanzó un concurso que buscaba muebles a bajo costo, el “Low-Cost Furniture Design”.

Los Eames llegaron con varias sillas y sillones de carcasa de fibra de vidrio, tras fallidas pruebas con madera contrachapada y chapa de aluminio, y también con este modelo que aunque es idéntico a la Plastic Side Chair (las primeras sillas de plástico de producción industrial en la historia del mueble) destaca por su innovación en cuanto a la materialidad. La idea de usar alambre soldado puede haber nacido tras el paso del diseñador y escultor Harry Bertoia por la oficina de los Eames entre 1943 y 1946, ya que el artista solía experimentar con las formas abiertas y el trabajo del metal. Esta inquietud se transformaría luego en un litigio por derechos de autor, ya que tras la presentación de la Silla DKR (Dining Height, K-Wire Shell, R-Wire Base/Rod Iron Base), producida por Herman Miller, en 1952, Bertoia apreció con la Silla Diamond para Knoll. La similitud era evidente. Herman Miller ganó la batalla legal y se le adjudicó una patente, la primera para una solución mecánica destinada a la fabricación de muebles. Esta consistía en que los extremos del alambre se sujetaban a la orilla por dos alambres más gruesos, estos le daban estabilidad a la estructura y permitían que las puntas perdieran su filo.

Al igual que la versión en plástico, este modelo también conocido como “Wire”, estaba disponible con diferentes opciones para su base, siendo la más cotizada la “Eiffel-Tower Base.

Con el tiempo, buscando más confort, se le agregó un pequeño cojín y luego uno doble al que se apodó “bikini”.

SILLA DKRAutor: Charles y Ray Eames.
Año: 1951.
Material: Alambre de acero barnizado.
Fabricante: Herman Miller.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS