SIN ESQUEMAS

Martes, 30 Diciembre 2014

Colores, diseños, texturas, todo se mezcla sin miedo en el departamento de Karla Rocha, quien se ha encargado de darle una personalidad única a su casa, lugar donde conviven todos los estilos imaginables, dando como resultado, una sorpresa constante.

Por: María José Mora D. / Producción: Francisca Reyes C. / Fotos: Bárbara San Martín S.

portada

El viaje para llegar a la decoración actual de este departamento no fue fácil, ni corto. Primero Karla contrató a un par de decoradoras para que lograran hacer realidad sus ideas, pero el resultado no fue lo que esperaba. “En mi anti-gua casa había una propuesta con mucho color, pero le faltaba orden. Por eso quise buscar ayuda profesional, el problema fue que yo quería algo creativo y original, pero lo único que conseguí fue un departamento piloto, lleno de tonos neutros, muy predicible, sin una gota de mi personalidad”, cuenta Karla. Por esa razón decidió tomar cartas en el asunto y cambió radicalmente la de-coración. “Siempre me ha encantado decorar, me gusta jugármela y mezclar colores y formas, y crear algo que impacte. Yo no estudié decoración, pero he tomado algunos cursos y siempre que viajo me fijo en las últimas tendencias. Creo que eso me ha ayudado a armar espacios únicos. Esta es mi pasión, por eso quiero empezar a dedicarme en un cien por ciento al diseño interior”, explica Rocha.

23
El resultado de su intervención fue totalmente teatral. Aquí los rojos, turque-sas, negros y dorados conviven sin miedo, dando al departamento una identi-dad única que retrata la personalidad de la propietaria, llena de vida y energía. Lo primero que llama la atención al entrar a este departamento es el living, el que tiene un porte ideal.
A este ambiente Karla quiso darle un aire elegante y lúdico, por eso mezcló bastantes colores y decidió poner los cuadros a diferen-tes alturas, así se aprecian más y sorprenden. Los detalles en rojo dados por el cuadro de peces de Julio Maturana y la lámpara de pie de Enrique Concha, le dan al lugar un aire elegante. A un lado del living se encuentra un piano y una enorme lámpara colgante negra que termina de darle un toque totalmente im-pactante al espacio.Si bien el living y el salón de música se unen gracias a los rojos y negros, al pasar al comedor la sensación es distinta, ya que éste está armado en tonos más neutros que llaman a la calma y que son interrumpidos sólo por dos colo-ridos sillones de Time of Interiors. “Las decoradoras proyectaron este espacio como un escritorio y el lugar donde está el piano actualmente, era el comedor. Yo decidí dar vuelta esa distribución, ya que con seis niños quedábamos muy apretados en el espacio anterior, en cambio aquí cabemos perfecto. Además, aproveché el mueble de escritorio que está adosado a la pared. Ahí decidí po-ner fotos, cuadros y adornos, dándole una onda más relajada al lugar. Por otra parte, la lámpara de lágrimas gris de Julio Maturana le otorga un aire señorial que me encanta”, cuenta Karla.

EN TONOS PASTEL
Al dejar el comedor nos encontramos con un divertido pasillo lleno de colores pastel, aquí hay paredes rosadas, verde agua y celeste, dándole un toque muy femenino y cálido al lugar. Además, estas paredes nos dan una clave que nos adelanta lo que encontraremos en la pieza principal. Esta es muy luminosa y se mueve en los tonos turquesa y celeste, lo que entrega aún más luz. En una de las paredes cuelga uno de los cuadros preferidos de la dueña de casa, ella se lo compró a una artista joven y adora la expresión facial que tiene la protagonista de la obra, la que para muchos es bastante perturbadora, pero que Karla adora.
Para romper un poco a los tonos agua, Karla se decidió por cortinas y lámparas de velador en el mismo tono ocre brillante, ambas son de La Canel y le entregan un aire cálido al dormitorio. Otro espacio que definitivamente sorprende es la salita. Esta tiene una onda full relajada, pero no por eso menos detallista en cuanto a la decoración. Aquí los niños trabajan y hacen sus tareas, por eso la mesa de madera de Enrique Concha es ideal, ya que no importa mancharla o rayarla un poco, porque eso le entrega aún más vida. Las sillas en diferentes colores y formas, y los cuadros en tonos azules que enmarcan la mesa hacen de este lugar un rincón que des-taca e inspira. Por último, la cocina es un espacio que llama la atención por su modernidad y por una gran alfombra de cuero a rayas blanco y negro. Mientras que las sillas en rojo y lámparas en negro, entregan modernidad. Asimismo, los seis cuadros con fotografías de todos los hijos de Karla entregan un carácter familiar que se respira al entrar y que finalmente, encanta.

4 5

EL CELESTE ES UN COLOR IDEAL PARA CALMAR Y TRANQUILIZAR, POR ESO ES BASTANTE UTILIZADO EN DORMITORIOS. AQUÍ KARLA LE DIO UNA VUELTA AL USARLO DE MANERA MÁS ENCENDIDA Y MEZCLADO CON CORTINAS Y LÁMPARAS A JUEGO, QUE LE ENTREGAN GRAN LUMINOSIDAD AL ESPACIO.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS