Sistema USM Haller

viernes, 6 abril 2018

La esfera cromada con seis orificios es la clave para entender este sistema modular proyectado en 1965 por el ingeniero Paul Schärer y el arquitecto Fritz Haller en Suiza. A más de medio siglo de su creación, los muebles USM se encuentran en oficinas, hospitales, bibliotecas y casas alrededor de todo el mundo y desde el 2001 integran la colección permanente del MoMA.

Por: Catalina Plaza S.

Elegantes y funcionales, los muebles de la empresa suiza USM se caracterizan por su sistema modular, el que se basa en el principio del sistema abierto, ofreciendo múltiples posibilidades que proporcionan una gran adaptabilidad. La clave del sistema está en la brillante esfera metálica que permite la unión de los tubos metálicos. Sus seis orificios con rosca amplían las posibilidades en todas las direcciones. Así, cuando las necesidades o deseos de uso cambian, el sistema modular se puede adaptar y ampliar en cualquier momento. En esta línea, la marca apuesta por la retrocompatibilidad, lo que supone que, aunque los accesorios y componentes se perfeccionan continuamente de acuerdo con el estado más actual de la técnica, la imagen exterior y los principios básicos se mantienen intactos. Esta compatibilidad con las versiones anteriores del mismo producto permiten que, por ejemplo, un mueble de principios de los años 60 se puede seguir usando y ampliando sin problemas.

Independientemente del sistema en sí, USM marcó una nueva era en lo que a los espacios de oficina se refiere, logrando que la función de los muebles se ampliara y que estos sirvieran para organizar los espacios de una nueva manera.

El sistema se desarrolló a principios de los 60, cuando el ingeniero Paul Schärer –nieto del fundador de la empresa (originalmente dedicada a producir utensilios de ferretería y cerraduras para ventanas)– decidió que la fábrica debía convertirse en un edificio moderno, sinónimo de los nuevos tiempos. El arquitecto suizo Fritz Haller desarrolló un proyecto basándose en su sistema Mini/Midi/Maxi, un principio de construcción con un armazón de acero para edificios de distintos tamaños. En esta línea, Schärer y Haller buscaron soluciones de almacenamiento que siguieran esta misma filosofía para el pabellón de oficinas en Münsingen. El mobiliario del edificio de la compañía le dio a USM una temprana oportunidad para demostrar la manera en que la firma previó la organización de los espacios de oficinas contemporáneos. El debut del sistema fuera de sus espacios se concretó en 1969 cuando se habilitaron las oficinas del Banco Rothschild en París. Al poco tiempo, la empresa ya pensaba en conquistar nuevos usuarios y en imágenes de 1976, por primera vez, se presenta el sistema en una vivienda. Los muebles sirven como separadores de ambientes entre el living comedor y un espacio dedicado a una home office. La mesa de centro también está diseñada con los módulos de USM. Hoy, en tanto, la empresa ha evolucionado al punto de crear un configurador en línea bajo el lema “Hazlo tuyo”, lo que permite que uno mismo pueda diseñar sus estantes y sus propios muebles. El 2017, además, la empresa presentó USM Haller E, sistema que integra la luz y la energía directamente en la estructura de sus muebles sin un solo cable.

A más de medio siglo de su creación, USM sigue innovando sin olvidar sus inicios.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS