Sofisticada creatividad

miércoles, 25 junio 2014

EN UN CLÁSICO DEPARTAMENTO DE ESTILO FRANCÉS, EL ARQUITECTO, DECORADOR Y DISEÑADOR DE JOYAS ARGENTINO CELEDONIO LOHIDOY ARMÓ SU PROPIO MUNDO PARA VIVIR Y TRABAJAR.

Texto y producción: Matías Errázuriz /Fotos: Carlos Ibarra. 

Un talento puede nacer en el lugar más recóndito del universo o en el más inesperado, de esto no hay dudas.

Celedonio Lohidoy lo hizo en Azul, un pueblo perdido en la pampa Argentina. Rodeado de naturaleza salvaje, mirando los amaneceres calmos y los atardeceres tormentosos, escuchando los grillos, viendo los pájaros y andando a caballo, fue creciendo y armando su propio mundo creativo.

Matias_1174

Celedonio desembarcó en Buenos Aires para estudiar arquitectura y se dio cuenta de que lo suyo pasaba más por la decoración. Trabajó muchos años en un prestigioso estudio mientras empezó a crear accesorios, que luego fueron joyas y que hoy son casi obras de arte dignas de ser admiradas. De hecho, Lohidoy ha diseñado colecciones para Kenzo, Emanuel Ungaro, para Saks Nueva York y hasta para la serie “Sex And the City”.

Hace poco, decidió mudarse a un verdadero hogar, más grande que el anterior, para poder caminar e inspirarse constantemente. La búsqueda llevo un año y medio y cuando estaba perdiendo el entusiasmo apareció este hermoso apartamento francés de los años 20, lleno de ventanas, grandes aberturas, pisos de madera y materiales nobles.

[adsense]

Primero le pareció muy rígido y no le gustó la idea de que hubiera estado cerrado por casi dos décadas, pero el barrio le parecía una delicia, lleno de bares, anticuarios, exclusivas boutiques, etcétera, así que decidió adquirirlo y respetar el espíritu original del inmueble.

Primero decidió oscurecer el parquet, de marrón a casi negro, bien al estilo francés. “Si bien no es lo más práctico a la hora de limpiarlo, tengo que admitir que es muy elegante y neutro”, dice Lohidoy. Para los muros, en tanto, eligió un verde aceituna muy oscuro. “Busqué darle una decoración como otoñal y hasta invernal. Siempre me inspiré en el otoño, es mi estación favorita, y este departamento, aunque está en medio de la gran ciudad, me recuerda los otoños en el campo, los árboles y las hojas”.

Amante del arte en todas sus expresiones, en la casa hay obras del artista español Fernando Bermejo, cuadros de Milo Locket, Pablo Zel y Cecilia Timossi; esculturas de Ariel Villareal, muebles de Luis Daneri y Laura Orcoyen, y fotografías de la prestigiosa Pompi Gutnisky. También hay toques mágicos de Celedonio, como los troncos de abedules que separan el comedor del living. La original chimenea, en tanto, se armó con un marco de cuadro francés y una salamandra que Celedonio tenía en su dormitorio cuando era niño en el campo, también hay cuadros al óleo de retratos de antepasados y otros encontrados en el mercado de pulgas, además de una biblioteca, con puertas corredizas, diseñada por el propio Celedonio.

En resumen, un departamento donde se respira una atmósfera de magia, melancolía, paz y elegancia. 

Recorrer el nuevo hogar de Celedonio es transportarse a un mundo muy especial…

 

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS