UN LEGADO CENTENARIO

martes, 9 septiembre 2014

vanguardia

Han pasado más de 100 años desde el nacimiento de las primeras vanguardias, del expresionismo, una época donde la experimentación y la ruptura fueron el eje motivador de todo artista. En 1905, los expresionistas alemanes y los fauvistas franceses hacían sus primeras exposiciones y los nombres Die Brücke y Der Blaue Reiter comenzaban a sonar. ¿Qué nos queda de esa época? Para muchos son tiempos incomparables, pero sin duda siempre están presentes.

Por: Bernardita Barros B.

Desde fines delsigo XIX se venían gestando nuevos movimientos artísticos, entre ellos están las que hoy se conocen como las primeras vanguardias, que se caracterizaron principalmente por la búsqueda y la experimentación con materiales, formas, modos de expresión y otros lenguajes estéticos. Como explica el historiador del arte Víctor Hugo López, “las vanguardias en definitiva son rupturistas, son siempre revolucionarias, pero no en el sentido contingente. En el fondo, la vanguardia fue revolucionaria con la vida misma. Y vida como concepto artístico. Desde entonces nada con respecto a la vida le será ajeno al arte”.

Dentro de las primeras vanguardias encontramos a los expresionistas alemanes, especialmente los grupo Die Brücke (El Puente) y Der Blaue Reiter (El Jinete Azul), los que, junto a los fauvistas franceses, hicieron sus primeras exposiciones el año 1905. Pero, como todo movimiento, esto no significa que nacieron ese año, sino que se venían gestando desde fines del siglo XIX y terminan algunos años más tarde. Sin embargo, hoy el expresionismo se ha convertido en un concepto que cruzó la historia del siglo XX y alcanza hasta el XXI.

De hecho y como bien nos explica Patricia Ready, directora de la galería con su mismo nombre, la influencia de estos movimientos se ve hasta hoy. “Actualmente, toda corriente artística, toda obra de arte, es lo que es porque existieron las vanguardias. En mayor o menos medida existe influencia de estas tendencias o estilos, es parte de la historia del arte y es imposible no tener alguna herencia. En Chile sí hubo influencia del expresionismo alemán. Estas corrientes aportaron muchísimo, Die Brücke fue un movimiento político con un fuerte sentido de comunidad, mientras Der Blaue Reiter estaba cargado de emocionalidad y filosofía”.

vanguardia4

Vanguardia2

EXPRESIONISTAS ALEMANES: DIE BRÜCKE Y DER BLAUE REITER

Dentro de las vanguardias surgen distintos grupos, muchos duran poco tiempo, muchos se contradicen, pero también se citan, algunos se cruzan y actúan paralelamente en el tiempo. Entre éstos están los alemanes Die Brücke y Der Blaue Reiter, sucesivos en cuanto a nacimiento. Los primeros los encontramos en Dresden, mientras los segundos en Berlín. Ambos mostraron un interés sin límites por el color y, en consecuencia, por la deformación formal. No obstante, mientras que el grupo Die Brücke desarrolló una posición más radical, crítica, dramática y comprometida ante la vida, Der Blaue Reiter se mostró más tendiente a la exploración formal, manifestando inquietudes más dirigidas a la experimentación estética.

El grupo Die Brücke fue formado por Ernst Ludwig Kirchner, teórico y líder del mismo, al que se incorporaron Bleye, Heckel y Schmidt-Rottluff, todos estudiantes de arquitectura. Más adelante, en 1906, se unió Nolde y Pechstein y Otto Müller en 1910. El fauvista Van Dongen también se unió a ellos e hizo de intermediario con sus compañeros franceses. Los artistas que formaron parte de este grupo querían romper con el arte que imperaba a fine del siglo XIX. “Para Die Brücke es más importante lo que el artista quiere expresar que la realidad que representa. Dos de sus características más importantes es que rompen con la mímesis; es decir, la representación de la naturaleza no es ‘tal cual la vemos’. Por eso es que en sus cuadros se puede ver caballos azules, amarillos, árboles rojos, lagos verdes, etcétera. Lo otro es que también utilizan la caricatura, que es el medio de expresión principal, la idea es representar el interior de la persona y para eso la caricatura resulta perfecta”, explica Soledad Acuña, Magíster en Humanidades con mención en Historia del Arte.

Por su parte, Der Blaue Reiter, segunda parte del expresionismo alemán, no era un grupo sólidamente organizado como Die Brücke, sino un conjunto de artistas que defendía la libertad de experimentación y de creación que se agrupó para dar a conocer sus obras. No tenían un programa común ni ningún deseo de reformadores sociales o políticos. Kandinsky, nacido en Rusia y llegado a Munich en 1896, era el mayor de los miembros de Der Blaue Reiter. “Aquí lo más importante es el estudio del color y fue Kandinsky quien analizó y teorizó sobre el arte abstracto, no fue el primero en hacerlo, pero sí el primero en hacer pintura abstracta de manera consciente”, aclara Acuña.

vanguardia5

ARTE EN LA ACTUALIDAD/VERSUS EXPRESIONISMO ALEMÁN

Encontrar similitudes con el período antes mencionado y el actual es algo bastante titánico. Para Patricia Ready, la principal semejanza entre hoy y el expresionismo alemán es que este último fue un movimiento muy heterogéneo con una gran diversidad de propuestas artísticas que propiciaba la libertad individual del artista. “No todos los artistas buscan reflejar o comunicar sus subjetividades como ocurría en el expresionismo alemán, hoy veo que los artistas son bastante individualistas y sus obras no son necesariamente una reacción o crítica. Existen muchos artistas que trabajan desde la obra y para la obra, y por otro lado vemos piezas muy reactivas a la contingencia internacional. Hay mucha experimentación como ocurrió con las vanguardias, sin embargo creo que ahora es muy difícil clasificar o agrupar”, afirma.

El tema de la agrupación aparece como una de las grandes diferencias respecto de hace cien años. Para Soledad Acuña, ahora el arte es muy individual y en ese período tenían una idea de arte colectivo más arraigada, se sentían parte de un grupo y aprovechaban eso. “Hoy si tratas de encasillar a un artista en una tendencia, inmediatamente trata de desmarcarse ”. Agrega que actualmente vemos un refrito de las vanguardias anteriores y, que en muchos casos falta una base filosófica como la que marcó a estos movimientos. de hecho ellos fueron resultado de un proceso intelectual potente, la matoría tiene manifiestos y se extrapolan a la literatura, música e incluso el cine.

Para Víctor Hugo López, quien tiene una visión más negativa del arte actual, no se pueden confrontar ambos periodos en ningún caso. “Creo que las vanguardias (primeras y segundas), no se pueden comparar con lo que hoy sucede en el arte, salvo casos puntuales. Lo que prima hoy, y después de la posmodernidad, es el mercado del arte. El arte asociado a la especulación financiera. Se había incluso de burbuja del arte contemporáneo. Un caso que todavía se discute es el de Damien Hirst y agregaría también el de Jeff Koons. Y no porque su obra sea sólo comercial, sino porque probablemente también tenga un valor en la historia del arte. El problema se asocia a que hoy en el mercado del arte, el precio de sus obras tiene ribetes de escándalo y esto no está de ninguna manera ligado a lo que ocurrió con las vanguardias, al menos en la época de su eclosión. Las obras de la vanguardia también participan de la especulación financiera, pero cuando ya no es posible que los artistas sigan produciendo”, concluye. Para Ready es difícil comparar épocas entre sí, ya que cada una tiene su propio contexto histórico, político y social definitivo y existen muchas variables. “Por ejemplo, hoy con la globalización, los nuevos medios, la comunicación digital, internet etc… las diferencias que existen con un siglo atrás son abismantes. Es cierto que el mercado del arte es un elemento mucho más relevante o participativo que hace cien años. Sin embargo, el arte no ha dejado de ser revolucionario por el hecho de que exista un mercado más o menos potente. Diariamente veo a mis artistas llegar con ideas increíbles, sin pensar primero en comercializar su obra”. 

ARTISTAS DE HOY CON DEJO DE VANGUARDIA

Víctor Hugo López destaca que actualmente existen artistas que aún participan de las utopías y de las búsquedas, aunque lejos del sentido de la vanguardia. Un ejemplo es el alemán Anselm Kiefer con su proyecto “Sobre tus ciudades crecerá el pasto”. Por otra parte, en Chile podemos encontrar a distintos artistas que evocan la vanguardia, como el fallecido Pablo Domínguez, quien a juicio de Acuña tiene un poco de Die Brücke, principalmente por su representación de árboles rojos y azules. El escultor Ron Mueck también destaca por llevar la figura humana al extremo.

Adolfo Bimer yBororo se podrían considerar, a juicio de Patricia Ready, como neoexpresionistas.
vanguardia3
vanguardia6 vanguardia7

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS