En Vitacura: Amor a primera vista

miércoles, 28 marzo 2018

La dueña de esta preciosa casa llegó a ella por pura casualidad y, nada más entrar, se enamoró perdidamente de todo lo que aquí había. Una propiedad a la medida de sus habitantes, quienes la decoraron con un estilo alegre y clásico.

Por: María José Mora D. / Fotos: Roque Rodríguez

Colores brillantes y diferentes texturas se pueden apreciar en esta acogedora casa, ubicada en un sector totalmente residencial de la comuna de Vitacura. Al entrar, lo primero que llama la atención es la luz y el papel rayado del hall, una apuesta osada, pero que aquí se ve muy chic y, de alguna manera, clásica. La puerta de entrada está centrada con la puerta del living y la de la terraza, lo que hace que desde el acceso se admire de inmediato el verde y frondoso jardín. Este es uno de los espacios favoritos de la dueña de casa, quien cuida de él continuamente y se enorgullece cada vez que nombra las numerosas especies de plantas y flores que existen en el lugar, en el que abundan los helechos gigantes, magnolios, naranjos, lavandas, rosas, rododendros, jazmines, calas, azaleas, crespones, buganvilias, arrayanes, entre muchos otros. “Si bien el jardín no es enorme, tiene el porte justo para nosotros, es un espacio muy agradable y siempre verde”, explica la propietaria. Y este lugar fue una de las razones más importantes para convencerla de que esta era “la casa de sus sueños”. “Yo siempre he vivido en casa y cuando me casé tenía un labrador, así que no había posibilidad de irme a un departamento. Vivíamos con mi familia cerca del Club de Polo San Cristóbal, un sector exquisito, pero poco a poco sentimos que el barrio explotó de gente y además nos hacía falta el verde, estábamos rodeados por casas. Así que un día le comenté esto a una amiga que es corredora de propiedades, y ella me dijo: ‘¡Tengo la casa que andas buscando!’. Cuando llegamos yo pensé que era una broma, porque la casa era justo lo que había soñado, pero no podía creer que valiera casi lo mismo que la mía. Llamé a mi mamá y a una íntima amiga para que ese mismo día fueran a verla y también llamé a mi marido, y cuando le comenté que había encontrado la casa que necesitábamos, me dijo: ‘Pero qué casa, si no estamos buscando casa’. Cuando la vio, decidimos comprarla al otro día”, cuenta la dueña de casa.

La propiedad tiene cuatro piezas, tres baños y un jardín de proporciones perfectas para lo que esta familia necesitaba. Es una casa amplia, pero abarcable, de hecho les sobra un dormitorio, el que la dueña de casa dejó para que fuera usado por las visitas, ya que tienen muchos familiares que vive fuera de Chile. La anterior dueña es decoradora, por lo que la actual propietaria conservó los papeles murales de La Canel, las cortinas y algunos muebles como el juego de comedor, el que resalta por el color frutilla de sus sillas, entregando un aire lúdico y entretenido al lugar. Este colinda con el living, y al igual que este, tiene salida directa a la terraza, así ambos espacios conviven y se comunican muy bien entre sí, además hay una puerta que se puede abrir o cerrar para separarlos, lo que da la opción de agrandar o crear espacios más íntimos. En ambos lugares, se observan colores fuera de lo común en tapices, muros y cortinas, esta mezcla se ha dado gracias a la fusión de los gustos de la ex y la actual propietaria. Destaca el sillón en terciopelo naranja, herencia familiar, además de numerosas obras de arte de artistas como Bororo, Pablo Domínguez, Patricia Ossa, Catalina Prado y Lorenzo Moya, entre otros.

Al salir de los espacios comunes, el hall de entrada nos lleva hacia la sala de estar, la que se conecta a la pieza de invitados y a la pieza principal. “Este es mi rincón personal, aquí me relajo, leo, veo películas o trabajo en el escritorio, es como mi oasis”, explica la dueña de casa. Y claro, este lugar también tiene salida al jardín al igual que su pieza, en la que destaca una increíble cama con dosel, la que le compró a la ex propietaria. “En general todo lo que hay en esta casa es un mezcla de estilos y proviene de diversas partes, desde ventas de garaje, anticuarios, grandes tiendas y por supuesto de la ex dueña de casa que tiene un gusto exquisito”, agrega la propietaria.

De este modo, la combinación de estilos armónicos ha dado como resultado una decoración, elegante, fresca y muy original.

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS