ZAPALLAR, DE CARA AL MAR

miércoles, 10 febrero 2016

EN UN TERRENO CON VISTAS PRIVILEGIADAS Y UNA GRAN PENDIENTE SE UBICA ESTA CASA DE TRES MEDIOS PISOS. AQUÍ LA PROTAGONISTA ES LA MADERA, LA QUE NO PERTURBA EL PAISAJE, SINO QUE MÁS BIEN LO RESALTA.

Por: María José Mora D. / Producción: Carmen Dussaillant H. / Fotos: Matías Bonizzoni S.

El concepto principal de este proyecto fue el respeto por el entorno y aprovechar al máximo las vistas a la bahía de Zapallar. La casa se posa con pilotes sobre el cerro sin intervenir el terreno, respetando los árboles existentes, quedando estos incluidos en el proyecto”, cuenta Luis Fernando Grez, arquitecto de este proyecto y dueño del estudio de arquitectura LFG, el que hace ocho años se instaló en el sector de Zapallar, teniendo como foco crear espacios que respeten e incluyan el paisaje.

Uno de los mayores desafíos que tuvo el estudio, fue lograr proyectar en un terreno que posee una pendiente de casi 45 grados sin modificarlo, ya que si bien los mandantes le dieron plena libertad a Luis Fernando para crear, querían que el terreno no fuera modificado y que el entorno fuera respetado al 100%. “Para lograr esto creo que el mejor material es sin duda la madera, ya que ésta logra espacios muy cálidos, además de una propuesta volumétrica muy atractiva. Decidimos posar la casa sobre pilares de ciprés en poyos de hormigón, dejando pasar el cerro por debajo de ella sin intervenirlo”, explica el arquitecto.

La construcción es muy amplia, versátil y posee unas vistas que impactan, de hecho casi toda la propiedad posee vistas al mar. Esta tiene tres medios pisos que se conectan por medio de una rampa y que balconea hacia la salita, así los distintos niveles se conectan de manera fluida, llevándonos a las distintas terrazas y ambientes de la casa, ya que es esta rampa la que conecta los dos módulos opuestos que se ven a cada lado de la casa.

Para aprovechar al máximo el espacio, Grez propuso una solución bastante creativa que fue usar la parte inferior de la rampa para crear unos nichos como camarotes de barco. De de esta manera se solucionó de una manera más lúdica y ordenada el tema de las camas extras que generalmente son un problema a la hora de recibir más invitados.

La construcción llevó un año y el mayor desafío fue emplazar la casa de manera tal que no fuese necesario cortar el cerro y sin pasarse de las alturas máximas permitidas de construcción. La casa esta en el borde del Parque El Boldo y lo hace presente en su arquitectura. Aquí se priorizó el uso de materiales nobles, por lo que la casa se forró

–interna y externamente- con madera de roble, mientras que las vigas, el piso y los pilares son de ciprés. Para que esta no fuera muy calurosa en verano, Grez propone un sistema de ventilación cruzada que aprovecha la brisa marina generando una corriente natural que enfría toda la propiedad, manteniéndola muy agradable durante los meses de calor.

_BS_8136 _BS_8151 _BS_8196 _BS_8342 _BS_8411 _BS_6176 _BS_6245 _BS_7825 _BS_7890 _BS_7987 _BS_6132 _BS_8121

Escrito por

Ultimos Articulos COSAS